Los radares ya tienen aprobación 

Desde abril la fotomulta va en serio 

La Municipalidad certificó tres cinemómetros fijos y habilitó las multas de tránsito registradas con cámaras en cascos de motoristas.

El radar detector de velocidad (cinemómetro) fijo de la avenida Banchik al 6010 y los de la avenida Juan Domingo Perón al 3110 y 4260 de la ciudad de Salta obtuvieron los certificados de revisión periódica que extiende el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI)

El organismo nacional indicó que los tres instrumentos de medición de velocidad cumplen los requisitos reglamentarios, permiten mayor transparencia, seguridad en la fiscalización y confiabilidad de las mediciones a las que están sujetos. Con esta certificación la Municipalidad capitalina quedó con el camino allanado para avanzar en la aplicación de multas a partir de las mediciones de estos radares. 

Los tres cinemómetros miden solo velocidad respecto a un punto fijo, en un rango de 30 a 150 kilómetros por hora, pero no incluyen las funciones de control de tránsito, como registro de violación de luz roja, invasión de senda peatonal, adelantamiento indebido y luces bajas no encendidas.

Las resoluciones del INTI fueron incorporadas al derecho público municipal y junto con esa medida, la Municipalidad aprobó un modelo de formulario de notificación de Acta Única de Comprobación. Tiene similares características a los ya aprobados, tanto en términos de código de barra único identificador como de medidas de seguridad, para asegurar trazabilidad y autenticidad en los sistemas.

Con este trámite, todas las actas generadas por los cinemómetros a partir del 1 de abril próximo surtirán efectos legales como acta de comprobación.

También la Municipalidad habilitó para labrar actas de infracción los equipos tecnológicos denominados POS, Marca Telpo, Modelo TPS390, y dispuso que todas las actas generadas a partir del 1 de marzo de 2020 surtirán efectos legales como documento de comprobación. Se trata de 20 cámaras dispuestas en cascos de inspectores motoristas.

En los considerandos del decreto que habilita las actas con esta tecnología se sostiene que “la medida no va en desmedro del derecho de defensa del presunto infractor, que en caso de no optar por el pago voluntario, puede comparecer ante el Juzgado interviniente en la causa y hacer valer sus derechos”.

Para la Municipalidad “aumenta la transparencia y legitimidad de las actas de infracción en beneficio de los ciudadanos y resuelve la necesidad imperante del Tribunal Administrativo de Faltas de mejorar el juzgamiento de las actas labradas manualmente, para aumentar la calidad y precisión de los datos correspondientes a cada infracción; también agiliza la registración en las bases de datos centrales del municipio y permite al presunto infractor la posibilidad de efectuar un reconocimiento voluntario de la infracción, sin necesidad de presentarse ante el Juzgado para realizar el descargo”.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ