Se cumplen dos años del asesinato de la activista brasileña

Marielle Franco: el nacimiento de un mito

El 14 de maro de 2018, la militante por los derechos de las mujeres y disidencias, fue asesinada por matones a sueldo. “Mucha gente encuentra en ella la inspiración para luchar contra las desigualdades”, dijo Renata Souza, amiga de la activista y diputada por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

Se cumplen dos años de la muerte de Marielle Franco. El 14 de marzo de 2018, la militante por los derechos de las mujeres y disidencias, fue asesinada por matones a sueldo junto a su chofer Anderson Gomes en Río de Janeiro. La vida está llena de paradojas, y así como ese día hubo muerte, también se produjo un nacimiento: el de mito de Marielle. Hoy el nombre de la activista brasileña está en las remeras de miles de pibas. Tenía sólo 38 años cuando la mataron, pero cargó tantas luchas que pareció vivir mil vidas. Se definía como mujer, feminista, negra e hija de la favela de Maré, ubicada en la periferia de Río. Allí compartió militancia con su amiga, Renata Souza, que la acompañó en el Parlamento de Río cuando Marielle fue elegida concejala. “Mucha gente encuentra en ella la inspiración para luchar contra las desigualdades”, dijo Souza, diputada por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

-¿Quién era Marielle Franco?

-Una mujer que entendía la labor parlamentaria como algo que no debía burocratizarla o institucionalizarla. Su actividad política partía de lo cotidiano, de experiencias concretas con las personas ojo a ojo. Ella defendía a las personas más pobres, oprimidas por el patriarcado y por el proceso de fascismo estructural de nuestra sociedad. Todos sus proyectos de ley, toda su acción parlamentaria, la definía siempre junto a esos grupos.

-Las dos crecieron en la misma favela. ¿Cómo es vivir en Maré?

-Nos conocimos en Maré en el año 2000 en un proyecto de educación popular. Militar por los derechos humanos en Maré significaba defender nuestra propia vida. En esa época en la favela ya había una militarización de la vida. Las operaciones policiales cotidianas no dejan vivir a la población con tranquilidad. Las personas no consiguen trabajar, estudiar. Y muchas veces son asesinadas. Las favelas se construyen como el lugar donde está el enemigo público. Militando con Marielle en Maré no dimos cuenta de que teníamos que ayudar a organizar la favela, no solamente para protegerla, sino para que el poder público entendiera que allí tenía que existir la dignidad humana.

-Cuando habla de la muerte de su muerte sostiene que fue un femicidio político. ¿Qué quiere decir eso?

-Uso ese concepto por que en Brasil las mujeres negras son las mayores víctimas de femicidios. En veinte años crecieron un 30 por ciento los femicidios de mujeres negras, mientras que las muertes de mujeres no negras sólo un uno por ciento. Eso demuestra que ese cuerpo de mujer negra, disidente, proveniente de una favela de la periferia, es un cuerpo matable. Por lo tanto para mí es importante hablar de femicidio político. Y esa denominación en el campo del derecho brasileño no existe, y acá lo que no se nombra, no existe. Lo que pasó con Marielle existe y es un femicidio político.

-¿En qué estado se encuentran la investigación sobre su muerte?

- El carácter político de su femicidio es tan grande que la investigación tiene muchos cabos sueltos. Se quiere poner la investigación en manos de policías federales que están muy cerca del ministro de Justicia Sergio Moro. El ministro es aliado de Bolsonaro que en este momento intenta separarse lo más posible del asesinato de Marielle. Hay una disputa política. Hoy la investigación la están llevando policías civiles de Río de Janeiro que responder a Wilson Witzel, el gobernador de Río, que fue aliado de Bolsonaro. Pero ahora están peleados: Witzel quiere ser presidente de la república. Entonces hay una disputa en relación con las investigaciones. Es muy grave lo que pasa. Se avanzó en cuanto a detener a los asesinos materiales de Marielle. Pero no sé si llegaremos a los nombres de los que la mandaron a matar.

-¿Cuál es la vinculación del clan Bolsonaro con su asesinato?

-Los asesinos de Marielle formaban parte de un grupo criminal de Río. Su lider, Adriano Nóbrega, al que mataron en febrero pasado, era hombre de confianza de Flavio Bolsonaro. Por otro lado, uno de los asesinos es vecino de Jair Bolsonaro. Hay mucha proximidad. Pero no sabemos si la investigación está direccionada en ese sentido por que está en secreto de sumario.

-¿Con que sectores del poder se estaba metiendo como para que decidieran matarla?

-Eso es algo que nosotros no podemos entender. Por que Marielle no tenía un enemigo político declarado. Pensamos que posiblemente sea por su situación de mujer en pleno ascenso político en Río. Y también por las luchas sociales que ella encarnaba y que transforma en políticas. 

-Durante el último 8M, en Buenos Aires hubo banderas con la cara de Marielle. ¿Por qué creés que se generó todo esto en torno de ella?

-Me parece que Marielle logró reunir en su vida muchas de las reivindicaciones por las que luchamos hoy: por la vida de la mujer negra, los jóvenes negros de la favela y las periferias. Mucha gente se identificó con su lucha. Encuentran en ella la inspiración para hacer algo contra las desigualdades. Marielle es una persona que inspira a la humanidad. Siempre pienso que nosotros, los que estuvimos cerca de ella haciendo política, no tenemos el legado de Marielle por que su legado no es para una persona, ni para una grupo. Es para la humanidad. El regalo que nos deja es la lucha por una humanidad que no se deshumanice.

Entrevista: Juan Manuel Boccacci

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ