Cuidar y no reprimir, los objetivos del ministerio de Seguridad

Coronavirus: El desafío de reducir la circulación al máximo

Las autoridades pusieron en marcha el operativo para desalentar la circulación de personas y vehículos. Intensifican la búsqueda de infractores a las restricciones vigentes.

A la espera de la eventual declaración de una cuarentena general tras la reunión del presidente Alberto Fernández con los gobernadores, el Ministerio de Seguridad profundizó las medidas para desalentar la circulación de personas y vehículos con un operativo de seguridad en el peaje de Hudson, y también para certificar las denuncias al 134 y de ser necesario accionar judicialmente contra quienes incumplen el aislamiento pese a tener síntomas de coronavirus. “La idea no es montar una cacería pero sí buscar a los infractores”, afirmó Gabriel Fucks, secretario de Articulación Federal de Seguridad. “La óptica del Ministerio no es represiva sino que apunta a cuidar a la gente”, remarcó.

El operativo en Hudson, en la autopista Buenos Aires-La Plata, fue supervisado desde un helicóptero por los ministros de Seguridad, Sabina Frederic, y del Interior, Eduardo De Pedro, y apuntó a desalentar el tránsito hacia balnearios en la previa del fin de semana largo. Durante los controles, de los que participan personal sanitario, de la Agencia de Seguridad Vial, la Subsecretaría de Transportes bonaerense, Gendarmería y el Ministerio de Defensa, se detectaron casos de personas con alta temperatura que fueron obligadas a regresar a sus casas con custodia policial.

El operativo para desalentar la circulación y taponar la salida de vehículos hacia la costa consiste no sólo en tomarle la temperatura a los automovilistas o verificar con Migraciones si se trata de personas con orden de aislamiento sino también en controlar que tengan la documentación en regla, evaluar si se trata de sectores de riesgo y explicarles la importancia de restringir los traslados al mínimo.

“La gente debe ser consciente de que cuidarse es cuidar a los demás y por eso creemos que es necesario mostrar este operativo para desalentar la circulación”, dijo Frederic en conferencia de prensa. “Tenemos el ejemplo desafortunado de España en el que un fin de semana largo se contagió la mayor parte de la población”, recordó, y consideró “muy importante que los medios de comunicación contribuyan a que la gente tome la decisión de quedarse en su casa”. La funcionaria dijo que vieron “menos gente” de la que preveían, pero que “esperamos que sea menor” todavía y aclaró que “la cuarentena obligatoria es una decisión del presidente”. Esta situación “va a pasar rápido y lo mejor posible si la gente acata las recomendaciones del gobierno nacional”, concluyó”.

La segunda medida del Ministerio de Seguridad consiste en actuar contra quienes incumplen la cuarentena. “Primero se analiza la credibilidad de las denuncias al 134, se chequea con las bases de datos de Migraciones para ver si son personas que llegaron del exterior y tenían orden de aislarse, y cuando hay sospechas ciertas se acciona, se les toca timbre para ver si están en la casa (caso contrario incurren en flagrancia) y si es necesario se da intervención a un fiscal”, explicó Fucks. “Por otro lado hay una coordinación permanente con las policías provinciales y con los 24 ministerios de seguridad de las provincias. Hay consultas todo el tiempo”, añadió.

Desde los patrulleros de distintas fuerzas de seguridad, en tanto, se difunde un mensaje grabado para aconsejar la minimización al máximo de la circulación. “Vecinos y vecinas: en el marco de la emergencia sanitaria decretada por el Gobierno Nacional, el Ministerio de Seguridad de la Nación informa que para prevenir la propagación del coronavirus se deberán respetar las medidas de distanciamiento social, evitando aglomeraciones de personas y limitando la circulación”, se explica. “Recordá que cuidarse es cuidar a todos”, es el inusual mensaje que difunden los uniformados.

Irresponsabilidad en Hudson

El operativo sanitario en el peaje de Hudson permitió detectar, entre otros, a un conductor que viajaba solo en su auto con 38.5 grados de fiebre y dificultades para respirar, quien debió regresar escoltado hasta su casa por gendarmes y policías. “Esta persona contó que había tenido contacto con gente de Italia en una empresa de transporte y lo hicieron seguir trabajando pese a los síntomas”, relató Pablo Martínez Carignano, director de la Agencia de Seguridad Vial. “La irresponsabilidad en su grado máximo”, criticó la decisión de los patrones. “Se le va a mandar personal médico, se va a verificar su estado de salud y que esté confinado allí”, agregó el funcionario, quien consideró el episodio como “un mensaje para todos aquellos que estén pensando en ir a la ruta”.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ