El ex jugador de Vélez considera que se subestiman las medidas contra el Covid-19

Santiago Cáseres: “En México la gente sale a la calle como siempre”

El mediocampista, cedido por Villarreal, se encuentra en una cuarentena autoimpuesta para resguardarse. Se entrena vía streaming y vive con incertidumbre ele momento: “No sabemos si se reanudará la competencia”.
Cáseres, con la camiseta de Villarreal, que lo pagó 10 millones de euros.Cáseres, con la camiseta de Villarreal, que lo pagó 10 millones de euros.Cáseres, con la camiseta de Villarreal, que lo pagó 10 millones de euros.Cáseres, con la camiseta de Villarreal, que lo pagó 10 millones de euros.Cáseres, con la camiseta de Villarreal, que lo pagó 10 millones de euros.
Cáseres, con la camiseta de Villarreal, que lo pagó 10 millones de euros. 
Imagen: AFP

"El coronavirus es un tema bastante complicado porque la autoridad más alta del país no lo toma tan grave como es la situación. Entonces todavía no se ha dictado la cuarentena y la gente sigue saliendo normalmente a la calle porque tiene que trabajar. Por eso están creciendo los casos”, explica Santiago Cáseres - actualmente en el América - sobre cómo se vive el avance del Covid-19 en México.

“Igualmente el fútbol se ha parado hace dos semanas. Hacemos entrenamientos en casa por streaming. No se sabe cuándo volverá la competencia ni si se reanudará el torneo. Se vive con mucha incertidumbre”, agregó el mediocampista de 23 años, en declaraciones al programa Ataque Futbolero por radio Club Octubre 947.

Con la madurez que exhibe en el campo de juego desde que debutó en la Primera de Vélez de la mano de Omar De Felippe, el jugador que recientemente había sido preseleccionado por Fernando Batista para participar de los Juegos Olímpicos admitió que “si nos toca ceder parte de nuestro sueldo lo haremos sin problema porque hay que ser solidarios”. Tampoco le esquivó a los sentimientos en momentos como éste: “No es fácil para un jugador estar lejos de la familia, pero acá en México me siento como en casa”.

A mediados de 2018, prácticamente un año después del comienzo de su carrera profesional, el futbolista fue vendido en 10 millones de euros al Villarreal de España. Y si bien tuvo un arranque prometedor en el viejo continente, un cambio de entrenador le jugó una mala pasada y perdió terreno. “Fue un privilegio jugar en España, para mí, la mejor liga del mundo. Además me sirvió para crecer mucho como jugador”, contó.

Para recuperar sensaciones, para reencontrarse con esa estampa de volante posicional con recuperación y buena entrega de pelota, partió a préstamo a comienzo de año al poderoso equipo de la capital mexicana. “Mis compañeros me recibieron bien y acá me siento muy cómodo. La gente es muy amable. Miguel Herrera, mi entrenador, es una persona muy reconocida en el ambiente. Es un exponente grande. Desde el primer día me dio mucha confianza y eso te da tranquilidad para afrontar los partidos”, describió sobre el tiempo que lleva en la Liga MX y el vínculo con el que fuera el director técnico de la selección mexicana en el Mundial 2014.

También se refirió al Estadio Azteca, donde son locales. “Para todos los argentinos el Azteca tiene algo mítico. Obviamente porque ha jugado Diego (Maradona) y Argentina ha sido campeona del mundo. Para cada uno que le toca jugar ahí es algo impresionante y también se siente el apoyo de la hinchada. Lo que complica un poco es la altura”.

Así como puso a Santi Cazorla como el mejor jugador con el que compartió equipo, también ponderó la tarea de Gabriel Heinze y la influencia que tuvo en su carrera: “Es un entrenador que se destaca sobre todos. He tenido la oportunidad de tenerlo durante más de un año y me ha enseñado muchísimo. Es un profesional impresionante, un loco para el trabajo. Un perfeccionista. Creo que uno a medida que va pasando el tiempo trata de tomarlo como ejemplo y tarde o temprano terminás haciendo las cosas que él te inculcó. No es normal que todos hablen tan bien de él. Se debe a que trabaja mucho para los jugadores, para dejarles algo para el día de mañana cuando ya no estén con él. Por eso sólo tengo palabras de agradecimiento y deseo que le vaya bien en los próximos pasos de su carrera”.

Entre la lluvia de elogios hacia el técnico que le dio rodaje y enseñanzas en Liniers, recordó entre risas que el entrerriano lo dejó afuera del plantel dos semanas porque estaba haciendo mal las cosas. “Entendió que tenía que sacarme para que me diera cuenta que no estaba entrenando al 100 por ciento y no me estaba cuidado”.

Si bien todavía no cosechó títulos en su carrera, remarcó que haber ayudado a que Vélez se salvara del descenso fue uno de los grandes logros que ha tenido. “Uno siempre piensa en volver a Vélez, en volver al país. Se extraña mucho, es un club en el que siempre he estado de diez y en el que he nacido. Uno lo piensa pero todavía no es el momento. Tengo que aprender un montón de cosas para después volver tranquilo sabiendo que hice una gran carrera”.

Entre los equipos que estuvieron interesados en repatriarlo ante su falta de minutos en el fútbol español estuvo River. “Se comunicaron desde River con mi representante, pero todo quedó en un rumor. Igualmente hoy me toca estar en América que es tan poderoso como River o Boca”, aclaró.

[email protected]     

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ