Reunión de Alberto Fernández con la UIA y la CAC

Empresarios piden cuarentena light

También solicitaron medidas de apoyo más contundentes, como por ejemplo un crédito automático para que las empresas puedan afrontar los sueldos.
Alberto Fernández con los directivos de la CAC.Alberto Fernández con los directivos de la CAC.Alberto Fernández con los directivos de la CAC.Alberto Fernández con los directivos de la CAC.Alberto Fernández con los directivos de la CAC.
Alberto Fernández con los directivos de la CAC. 

Dos de las principales cámaras empresarias asistieron este viernes a la Residencia de Olivos y pidieron al presidente, Alberto Fernández, que se flexibilicen las restricciones a la actividad productiva. También solicitaron medidas de apoyo más contundentes, como por ejemplo un crédito automático para que las empresas puedan afrontar los sueldos, en lugar de la línea a tasa del 24 por ciento para el pago de la nómina salarial. Argumentan que esa herramienta no funciona porque los bancos no facilitan la operatoria y porque en este momento las propias empresas temen endeudarse. El mandatario recibió por separado a la UIA (Unión Industrial Argentina) y a la Cámara Argentina de Comercio (CAC), aunque hubo coincidencia patronal en la crítica a los bancos y el pedido de la reapertura de todas las sucursales en todo el país.

La semana que viene se realizará una reunión entre el gobierno, la UIA y la CGT para "programar de manera ordenada y paulatina la salida y recomponer de a poco la actividad productiva", dijo en conferencia de prensa posterior al encuentro con la UIA, el ministro de Producción, Matías Kulfas. El funcionario agregó que "el sector bancario tiene que hacer un esfuerzo mayor, que se ponga a trabajar de manera más activa". También subrayó que los Repro del Ministerio de Trabajo van a ser aprobados de manera ágil para atender a la crisis.

Más allá del gran problema que representa dejar de operar para muchas actividades económicas, la política del gobierno hacia los bancos y las propias entidades financieras quedó en la mira de todo el arco empresarial. “Los bancos se manejan con instrucciones del Banco Central. Es necesario que se los instruya para que abran todos los días y todas las sucursales del país. Pero además, los bancos están sentados sobre el dinero y no facilitan los créditos necesarios para pagar los salarios”, indicó a este diario Jorge Di Fiori, titular de la CAC. En ese diagnóstico coincide todo el abanico empresarial: “cada uno de los nosotros está poniendo el hombro, pero el sistema financiero no colabora”, titularon un comunicado elaborado días atrás ochenta entidades empresariales.

Vicente Lourenzo, directivo de la Cámara de Comerciantes Mayoristas (Cadimra), detalló a este diario problemas que están teniendo las pymes con los bancos. “Hay una mayoría de bancos privados que están contestando a sus clientes que no hay ninguna línea al 24 por ciento para el pago de la nómina salarial, desconociendo lo informado por el Gobierno. Dicen que no tienen instrucciones. Hay otras entidades que exigen información contable de imposible elaboración en medio del aislamiento”, explicó.

Los dirigentes de la CAC presentaron al Presidente una serie de pedidos de ayuda masiva para el sector privado. El más contundente fue el "otorgamiento de un préstamos instantáneo y directo a tasa cero que se acredite en las cuentas sueldo de los trabajadores". Más allá de que este pedido prospere o no, hay una parte del abanico empresarial que entiende que la ayuda que dio el gobierno para pagar los sueldos no es suficiente. La CAC también pide que se exima completamente el pago de las contribuciones patronales de los sueldos de marzo y abril, postergar el pago de los aportes personales y que también se aplacen vencimientos de IVA, impuesto a los débitos y créditos bancarios, Anticipos de Ganancias, Ingresos brutos y tasas municipales. En la UIA esperan que la entrega de Repro por parte del Ministerio de Trabajo pueda ayudar a encauzar la situación financiera de las empresas.

Por otro lado, los empresarios buscan “establecer un aislamiento social selectivo, que permita un paulatino regreso a la actividad”. Pidieron al Presidente que los trabajadores retornen a los establecimientos de trabajo en jornadas de seis horas, primero en los casos en donde vivan a no más de cinco kilómetros del establecimiento, y que haya una modificación de los turnos de trabajo para evitar la generación de horas pico en los medios de transporte. Además, la CAC pidió que se “permita a los comerciantes ir hasta sus locales o depósitos para que puedan vender y despachar los pedidos directamente a través de un servicio de paquetería, correo o fletes habilitados”. Asistieron de parte de la CAC el titular de la entidad, Jorge Luis Di Fiori, junto a Eduardo Eurnekian, Alberto Grimoldi y Víctor Dosoretz. “El Presidente está dispuesto a ir flexibilizando las restricciones a medida que se salvaguarde la salud. Empecemos por decirles a los bancos que abran todos los días. Además, creemos que se pueden sumar rubros a las excepciones a la cuarentena”, dijo Di Fiori a Página/12. 

Por parte de la UIA asistieron su presidente, Miguel Acevedo (Aceitera General Deheza) junto a Daniel Funes de Rioja (Copal), Adrián Kaufmann Brea (Arcor) y David Uriburu (Techint), entre otros. Desde la entidad consideran que hay actividades que es necesario reactivar con dotaciones mínimas y protocolos sanitario, como es el caso de los bancos y rubros de la manufactura “capital intensivos”, es decir, con baja uso relativo de mano de obra, tienen que reabrirse. Se trata del sector autopartista, maquinaria agrícola, foresto-industrial, minería y tubos para la industria petrolera, entre otros. Algunos de esos rubros fueron incluidos en las nuevas excepciones que publicó el gobierno este viernes. Ese listado de exceptuados podría ampliarse en los próximos días.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ