Opinión

Brasil pierde contra la pandemia

Imagen: AFP

Río de Janeiro.La llegada de la pandemia encontró a Brasil sin liderazgo político, con el Estado debilitado, junto con todos los servicios de salud, con el gobierno desmoralizado frente a la población, en las peores condiciones para enfrentar un desafío como el que plantea la pandemia. Las debilidades de Jair Bolsonaro (foto) y su gobierno amenazan con ser fatales para el resultado de esta batalla.

La lucha contra la pandemia, como cualquier gran lucha, es una lucha política. No en el sentido de disputa política, de partido o electoral o de una disputa menor entre supuestos líderes políticos.

Es una lucha política en el sentido de que, en primer lugar, solo movilizando a todas las fuerzas del país, se podrá enfrentarla con éxito. Política, porque para eso necesita un comando fuerte, claro, respetado por el país. Política, en el sentido de definir su máxima prioridad en relación a todas las demás actividades nacionales, que necesita los recursos, la atención, el personal, las condiciones de acción, la movilización de la voluntad nacional para enfrentar y triunfar en esta lucha.

Antes de la pandemia, el gobierno de Bolsonaro ya había fracasado. El saldo del primer año a nivel económico, una prioridad para el gobierno, había sido desastroso. A pesar de la creación de las mejores condiciones para que los empresarios inviertan, con desregulación, con ricos recursos económicos, con una violación brutal de los derechos de los trabajadores, con una prioridad escandalosa a favor del capital especulativo, contra el productivo y los trabajadores, el saldo del primer año fue catastrófico. Crecimiento cero, desempleo de 12 millones de personas, 38 millones en precariedad, hambre, miseria, personas abandonadas en las calles en aumento exponencial. Nadie previó nada mejor para el segundo año.

El estilo de acción totalmente inadecuado para el puesto, la incapacidad de unir incluso a aquellos que lo apoyaron y lo eligieron, la incapacidad de mantener una mayoría en el Congreso, los ataques al Poder Judicial, el Parlamento, los medios de comunicación, a la oposición, a países fundamentales para Brasil, como China, la mala relación con los países vecinos, la vergonzosa adhesión subordinada a los Estados Unidos – todo lleva a la condena al presidente por su incapacidad para gobernar el país.

La llegada de la pandemia encuentra al país sin comando político, con el Estado debilitado, junto con todos los servicios de salud, con el gobierno desmoralizado frente a la población, en las peores condiciones para enfrentar un desafío como el que plantea la pandemia. Una batalla en sí misma difícil, que necesita luchar con todo lo que el país tiene, para superarla. Las debilidades de Bolsonaro y su gobierno amenazan con ser fatales para el resultado de esta batalla. Los servicios médicos brasileños se comportan de manera heroica y ejemplar, sacrificándose en condiciones de trabajos difíciles e imprudentes, los programas públicos de salud se imponen una vez más como el mejor instrumento para combatir las amenazas que sufren los brasileños.

Pero Brasil está perdiendo la lucha contra la pandemia, debido a la falta de comando político. En lugar de priorizar esta lucha sobre cualquier otra cosa, Bolsonaro se dedica a debilitar la voluntad nacional para resistir la pandemia, con comportamientos irresponsables, con llamados contra el aislamiento social, con desvío de acción a disputas menores, que en lugar de fortalecer el comando político, lo debilita, en medio de la batalla, demostrando que incluso como militar, que él dice está orgulloso de ser, es un militar incompetente, que no se impone a sus propias tropas, que divide en lugar de unir, que desmoraliza en lugar de fortalecer moralmente a los brasileños, lo que desvía la atención de la más alta prioridad a cuestiones menores, que le interesan como político de quinta categoría, que no sabe qué es gobernar, mandar, presidir Brasil.

Bolsonaro no está a la altura del desafío que Brasil enfrenta y, por esta sola razón, ya merecería ser removido de la presidencia del país. Porque sabotea en lugar de fortalecer la lucha contra la pandemia. Porque, cínicamente, él, que produjo y mantuvo el desempleo y la precariedad, temas que nunca antes había mencionado, trata de apelar a este problema, que nunca enfrentó, para alentar a las personas a salir a la calle a buscar el sustento del que dependen para sobrevivir. La ayuda ridícula, que llega a los necesitados tarde, mal y nunca, es el gran incentivo para que las personas no obedezcan el aislamiento social y prefieran asumir riesgos de salud en lugar del sufrimiento del hambre diario. Cuanto peor vive la población, más sabotea el gobierno el aislamiento y aún quiere usarlo para obtener ganancias políticas inmediatas.

Brasil enfrenta una lucha que definirá el destino del país para la primera mitad del siglo, con la falta de comando político. La gente sufre mucho más de lo necesario, las muertes se multiplican más de lo inevitable, debido a la falta de comando. El mes de mayo se anuncia como catastrófico para el país, sin que exista un plan extraordinario de recursos para enfrentar el caos que se anuncia.

Sería una derrota que condenara Brasil a problemas difíciles de superar en el futuro, debido a la incapacidad, la irresponsabilidad, la falta de carácter de quien están en la presidencia de la república y demuestra, incompetencia para liderar al país en un momento decisivo. No tiene sentido hacer que la pandemia se convierta en el principal responsable de esta derrota y de las duras consecuencias que Brasil y su gente ya pagan y pagarán aún más en el futuro. ¡Las ollas que suenan todas las noches a las 20.30 horas son un grito desesperado de Fuera Bolsonaro! Las fuerzas políticas tienen que encontrar la manera de llevar a cabo este deseo nacional y organizar un comando político en línea con los enfrentamientos decisivos actuales. Todavía es hora de revertir esta pelea, en la que todos los brasileños están perdiendo. No habrá perdón si el país deja pasar el tiempo, con más vidas humanas perdidas, más sufrimiento para los brasileños, más desmoralización, depresión y desánimo para todos.

Brasil aún puede revertir esta batalla de la que dependen su presente y su futuro. Con la actual falta de liderazgo, está condenado a la derrota. Y Brasil no merece esa derrota, el país tiene los recursos para revertir esta lucha y triunfar sobre ella.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ