Cómo sigue el aislamiento en dos municipios con distintas realidades

La nueva cuarentena en la provincia de Buenos Aires

En 25 de Mayo, "el setenta por ciento de la actividad del pueblo está en marcha". En Chacabuco, en cambio, tenían "todo preparado" para flexibilizar el aislamiento, pero aparecieron algunos casos en el municipio.
Imagen: NA

El aislamiento social obligatorio entró en una nueva fase. El interior de la provincia de Buenos Aires comenzó una etapa avanzada en la que distintos comercios e industrias pueden comenzar a trabajar. Sin embargo, cada distrito transita diferentes realidades, según sus particularidades. "El setenta por ciento de la actividad del pueblo está en marcha, cumpliendo con los protocolos sanitarios que corresponden", señaló en diálogo con PáginaI12 el intendente de 25 de Mayo, Hernán Ralinqueo. "Teníamos todo preparado pero aparecieron algunos casos en el municipio y tuvimos que dosificar la cuarentena administrada", apuntó el intendente de Chacabuco, Victor Aiola.

"Estamos en una etapa de reapertura progresiva. Habilitamos la mayoría de los comercios que tienen atención al público, por supuesto con todos los protocolos sanitarios que corresponden", aseguró a este diario Ralinqueo. Con 35 años y en su segundo mandato, el intendente más joven de la provincia de Buenos Aires explicó que "el setenta por ciento de la actividad del pueblo está activo. Por suerte no tuvimos casos positivos de coronavirus en el distrito y eso ayudó mucho a que podamos estar hoy en esta situación". 

El control central en las distintas etapas de la cuarentena en 25 de Mayo estuvo puesto en el transporte de alimentos, y en el necesario contacto con el exterior que este rubro demanda. "Establecimos un solo punto en el que concentramos el abastecimiento y la distribución. El chofer que viene de otras zonas no tiene contacto con nadie. No se baja del camión y también determinamos que para el abastecimiento sean solo pobladores de 25 de Mayo los que manipulen la mercadería", explicó el dirigente peronista.

El gobernador, Axel Kicillof, anunció que la provincia de Buenos Aires iniciaba un desfasaje en la fase de la cuarentena. Para el Area Metropolitana de Buenos AIres las reglas y los protocolos sanitarios quedaron más o menos igual. Sin embargo para el interior de la provincia, fundamentalmente en los distritos que no tienen casos de contagios de la enfermedad, llegaron las nuevas condiciones que permiten la reactivación de algunas ramas del comercio y la industria.

"Los productores rurales son los que están más expuestos a contagiarse. Y también se hace difícil que los vecinos entiendan lo que son las fases. Porque primero les decimos que hay que quedarse adentro de sus casas y cuando abrimos un poco la cuarentena la gente tiene miedo", destacó Ralinqueo mapeando el sentir de los bonaerenses con los últimos cambios. 

"Entendemos que es más importante generar conciencia social que recurrir a la fuerza del Estado solamente. El Estado tiene que generar conciencia social para pasar a otra etapa donde la gente aprenda a cuidarse", observó el intendete, destacando que "encontrar ese equilibrio es lo más difícil".  

A poco más de doscientos kilómetros de la ciudad de Buenos Aires los habitantes de Chacabuco pasaban el aislamiento social obligatorio cumpliendo las recomendaciones del gobierno nacional y el provincial sin sobresaltos. Hace unos días cinco casos positivos de covid-19 sacudieron la modorra chacabuquense. "Estábamos a un poco de pasar de fase y aparecieron los casos de coronavirus", contó Aiola, intendente radical del municipio. 

"La gente se asustó, y es un poco triste porque lo primero que apareció fue la xenofobia. Las familias contagiadas tienen raíces bolivianas y lo primero que hicieron fue atacarlos por su procedencia", narró Aiola. "Lo fundamental entonces fue establecer un diálogo para que se entienda que nadie quiere contagiar a propósito a nadie, no importa de dónde venga", agregó. 

Aiola es médico pediatra y resaltó que "el aislamiento social es la mejor forma de cuidarnos. Pero la economía en el presente y en el futuro nos obliga a abrir algunos comercios. De lo que habíamos planteado al gobernador, al aparecer sorpresivamente casos que se contagiaron en Escobar, pudimos poner en funcionamiento solo una parte de los comercios", explicó el intendente. "Las decisiones que viene tomando en Nación y en Provincia son las más acertadas. Pero la emergencia económica, que ya viene de la gestión anterior, también habrá que atenderla".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ