Nuevo reclamo por los autos judicializados abandonados

La Ciudad no resuelve el problema de la contaminación por los vehículos para chatarra

Vecinos y comuneros de Agronomía, Chacarita y barrios aledaños denuncian que el gobierno porteño se limitó a llevar los vehículos a otro sitio, "por lo que sólo traslada el problema de un lugar a otro".
Imagen: Dafne Gentinetta

Después de la denuncia de la presidenta del área de Ambiente de la Comuna 15, Nancy Bolaño, publicada la semana pasada por este medio, la Ciudad retiró los vehículos judicializados que se encontraban abandonados a la intemperie, contaminando y listos para ser compactados, que estaban sobre la calle Joaquín Zabala, a metros de la escuela "Federico García Lorca" y al jardín de Infantes. Sin embargo, la representante vecinal de los barrios de Agronomía, Chacarita, La Paternal, Parque Chas, Villa Crespo y Villa Ortúzar, al igual que comuneros de otros barrios, advirtió que “lo único que se hizo es trasladar el problema de un lugar a otro, los autos no fueron compactados porque el Programa de Descontaminación, Compactación y Disposición Final de Automotores (PRO.COM) de la Ciudad está parado”. Por su parte, voceros del gobierno porteño aseguraron que “si bien no se está compactando por la pandemia, a los autos que están esperando para ser chatarra se los descontamina a la espera de que se reactive el sistema”.

Según detalló la comunera, tras la visibilización del reclamo, la Ciudad removió los 42 automóviles y las 57 motos que se acumulaban en el estacionamiento improvisado sobre la calle Joaquín Zabala, entre Av. Chorroarín y Av. De los Constituyentes. Autos que por el estado de abandono y deterioro, por permanecer a la intemperie durante meses, se convierten en focos de propagación de enfermedades infecciosas, como el dengue, y de contaminación ambiental producto de la degradación de los materiales. No obstante, señaló que “aún quedan tres “depósitos policiales de autos judicializados en la Comuna 15”: en Av. Jorge Newbery entre Av. Guzmán y Av. Warnes, 14 automóviles y 83 motos, y en Av. Warnes al 2700, entre Av. De los Constituyentes y Av. Chorroarín, 50 autos secuestrados.

“Aunque sacaron los autos, no es bueno que nos tomen de ingenuos, porque cuando uno pregunta a dónde fueron esos vehículos no lo informan, pero por la red de vecinos nos enteramos que esos autos fueron acomodados sobre la calle warnes, al lado del hospital Alvear, es decir, no están resolviendo el problema sino trasladándolo por la ciudad y generando nuevos focos de contaminación, especialmente en un momento como este, donde además de la pandemia de coronavirus hay dengue”, advirtió la comunera.

“Sería bueno que la Ciudad compacte y reactive el PRO. COM que, a diferencia del programa nacional de compactación (pronacom), está parado”, dijo Bolaño, quien aseguró que el otro gran problema es que en la Ciudad “hay un vacío legal respecto a los estacionamientos o playas judiciales, no existen como concepto, no están reguladas y por eso los 'depósitos' terminan siendo lugares improvisados en las calles alrededor de las comisarías, o en los huecos que encuentran en algún predio, donde los terminan acumulando sin control pese a que contienen materiales, pintura, batería y fluidos, que  se degradan por el abandono o el paso del tiempo y contaminan".

Ese mismo estado de abandono se replica en la mayoría de las comunas, ya que en prácticamente todas hay lugares utilizados como playones judiciales. En la Comuna 13, Belgrano, Núñez y Colegiales, hay varios de estos depósitos de futura chatarra. El comunero Diego Gonzalo Achile recorrió y sacó fotos de los autos abandonados en el predio del ferrocarril que está a la altura de Juramento y Superí. “Son más de veinte autos y diez motos que están a la intemperie, sobre el pasto, algunos chocados, otros incendiados, muchos sin ventanas, que contaminan el suelo y generan un foco de dengue por la acumulación de agua de lluvia en los autos. Y vamos a ver qué se puede hacer a través de la Junta Comunal”. 

Desde Ciudad, la información fue otra. Voceros del gobierno porteño aseguraron que los autos removidos de la calle Zabala “fueron trasladados a la playa judicial ubicada en Lavarden al 300, en Parque Patricios, e incorporados al PRO.COM”. Sin embargo, confirmaron que el sistema de compactado no esté funcionando porque, alegaron, “los que reciben la chatarra están cerrados”. De todas formas, aseguraron que a estos autos judicializados “que están para ser compactados, se los descontamina a la espera de que se reactive el sistema”, y señalaron que las demoras para retirarlos de los lugares donde están “tiene que ver con los plazos legales”.

No obstante, no pudieron aclarar cuál es el grado de legalidad que tienen estos playones judiciales que la comunera de la 15 sostiene que son ilegales, por lo cual,  presentará la semana que viene un proyecto de ley que los regule. 

"La compactación tiene que ser ambientalmente sustentable, los playones tienen que tener características específicas de uso, no pueden estar como ahora sobre tierra, tienen que tener control, un protocolo de extracción de los elementos contaminantes y se tiene que emitir una declaración de disposición final del vehículo. También se deben remediar aquellos suelos que fueron contaminados y,  hasta tanto se apruebe la ley, hay que exigir al gobierno de la Ciudad que no siga contaminando".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ