La ex gobernadora bonaerense evitó confrontar con Alberto Fernández

Vidal reapareció en Lanús

La referente de Juntos por el Cambio participó de una reunión de organizada por el intendente, Néstor Gridentti, para analizar el avance del coronavirus en el distrito. 

María Eugenia Vidal reapareció en una reunión de gabinete de Lanús, el distrito gobernado por Néstor Grindetti. Como lo hizo con otros intendentes PRO y con el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, la ex gobernadora los asesoró en las estrategias de gestión, en especial, en el área social. Vidal optó nuevamente por no responderle al presidente Alberto Fernández, quien volvió a recordar el estado de los hospitales al final de su mandato. En su entorno, explicaron que esa seguirá siendo su estrategia: no entrar en confrontaciones y menos en plena pandemia. Sí respondieron otros dirigentes del PRO.

Con barbijo, Vidal fue a Lanús a un encuentro del gabinete de Grindetti, del que participó también el vicepresidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Adrián Urreli. Fue muy informada de todos los detalles locales, lo que sorprendió a más de un ministro. Esa es la forma en la que se condujo, también, cuando le pidió algo similar hace diez días Guillermo Montenegro, intendente de General Pueyrredón. Tuvieron una videollamada, dado que Vidal no se podía trasladar a Mar del Plata. O hace algunas semanas, cuando participó de otra reunión de Gabinete de Jorge Macri. Con Larreta, hace tiempo que asesora ad honorem. En los últimos tiempos, Vidal había intervenido más en el área social . “María Eugenia nos brindó una mirada amplia de la situación a nivel general y puntualmente desde lo social que es su principal campo de trabajo", dijo Grindetti tras el encuentro en Lanús.

Por iniciativa de Cristian Ritondo, Vidal participó hace poco de un Zoom con unos 700 dirigentes del PRO de Santa Fe, que reclamaban escucharla. Tiene previsto para la semana próxima un Zoom similar con dirigentes de La Pampa y otro la siguiente con los de Córdoba, lo que demuestra que -pese a su silencio estratégico- Vidal no está fuera de carrera y sigue muy activa.

Su decisión de no responder a las críticas del presidente se mantiene como ocurrió la primera vez que Alberto Fernández sacó el tema de los hospitales que no inauguró. "Ella no se va a subir al ring al que la invitó a Alberto. Ella considera que no es momento de chicanas, más allá de que salieron a contestar Cristian Ritondo y Alvaro González", indicaron.

Ritondo, ex ministro de Seguridad bonaerense y actual jefe de bloque del PRO, sí salió a responder: "La salud no es un edificio, sino lo que tiene adentro. No se equivoque, Fernández, la gestión anterior no se negó a abrir nuevos hospitales, se negó a inaugurar 5 veces un mismo lugar como hicieron ustedes y lo demuestran todos los videos de la época". "Es cierto, no cortamos cintas. Trabajamos en silencio en lo que le cambiaba la vida a la gente, trabajamos en lo que no se veía", sostuvo Alvaro González. Como queda claro, Vidal tiene quienes pueden contestar por ella.

Vidal no se sumará a los que responden. En su entorno, indican que no es solo una cuestión estratégica, sino que está convencida -lo estaba antes de la pandemia- de que hay que respetar el resultado de las urnas. "Como ex gobernadora, sabe lo que atraviesa Axel y no va a interferir, porque entiende que su gestión no convenció. No es el momento de confrontaciones", dijeron. Lo contrario a lo que opina el sector que conduce Mauricio Macri y que tiene como cara visible a Patricia Bullrich.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ