Son encuestas sobre diversos temas con enfrentamientos por llaves

Los mundiales de Twitter, entretenimiento durante la pandemia

Nadie sabe quién empezó con estos divertimentos, pero en algunos casos reciben miles de votos y generan discusiones "encendidas" por los gustos personales.
Las temáticas de los mundiales conforman un abanico tan amplio como insólito.Las temáticas de los mundiales conforman un abanico tan amplio como insólito.Las temáticas de los mundiales conforman un abanico tan amplio como insólito.Las temáticas de los mundiales conforman un abanico tan amplio como insólito.Las temáticas de los mundiales conforman un abanico tan amplio como insólito.
Las temáticas de los mundiales conforman un abanico tan amplio como insólito. 

“SEÑORAS Y SEÑORES ACÁ ARRANCA EL MUNDIAL DE SERIES 2020 ESPECIAL CUARENTENA”. Así, a los gritos, la cuenta de Twitter @crisenberg2 anunciaba en abril el lanzamiento de encuestas tuiteras con las que se proponía elegir la mejor serie de todos los tiempos. A continuación, los primeros 32 cruces que se sucedieron en modalidad eliminatoria tuvieron un promedio de cien mil votos cada uno, lo que significa un total de más de tres millones de participaciones. Como casi todo lo que ocurre en Twitter, nadie sabe muy bien cómo comenzó. Lo cierto es que los mundiales tuiteros ya se convirtieron en una práctica ineludible en época de confinamiento. Las temáticas que atienden estos juegos conforman un abanico tan amplio como insólito. Ya hubo mundiales gastronómicos: de alfajores, de chocolates; geográficos: de la Provincia de Buenos Aires, del Mejor Pueblo de Misiones; metafísicos: de filósofos, de mística argentina; endogámicos: Mejor pareja tuitera; meta-mundiales: mejor mundial de Twitter y, por supuesto, infinidad de mundiales culturales. Series, películas, directores, canciones, discos, artistas en general fueron sometidos al escrutinio público virtual, con diversas metodologías, llegada y, por supuesto, resultados.

“No es la primera vez que hago un mundial. En 2015 hice el de bandas argentinas y también tuvo mucho éxito, aunque todavía sigo enojado porque Soda Stereo le ganó a Los Redondos”, recuerda amargamente el usuario @crisenberg2, estudiante de periodismo de la UNLP que prefiere mantener el anonimato. Y esta vez no le fue mucho mejor, porque su candidata, Breaking Bad, fue vencida por Los Simpson, en una final en la que votaron más de 130 mil cuentas. Su experimentada trayectoria en la red social del pajarito lo volvió inmune al comportamiento hiperbólico que suele tener el público tuitero, así que soportó estoicamente insultos, amenazas y hasta peleas en sus interacciones. El resultado lo explica a partir de la viralización tan explosiva que tuvo su propuesta: “Al masificarse tanto, todo puede cambiar. En el caso de mi mundial, Los Simpson ganaron absolutamente todas las encuestas sin un mínimo de esfuerzo. Mucho influye lo que significan Los Simpson para la gente, porque si te pones a comparar con las demás series, tiene muchas más temporadas malas que buenas”.

Diego Batlle es periodista y crítico de cine y un pionero de los mundiales tuiteros en tiempos de covid-19. Las compulsas desde su cuenta @dmbatlle para elegir mejores Director, Director argentino, Actor, Actriz y Director clásico contaron con un promedio de más de 25 mil votos cada una. En su caso, la selección de los grupos iniciales se hizo por sorteo, y las votaciones estuvieron abiertas por lapsos de dos o tres horas, de modo tal que un mundial se resolvía en el correr de un día o un fin de semana. Para él, estas encuestas no son más que un entretenimiento del momento y los resultados no son representativos en términos de la crítica: “Es un juego, un guiño, la gente se engancha, pero no creo que sean indicativo de nada porque son un recorte. Si bien yo, al ser crítico de cine, tengo unos seguidores bastante cinéfilos, en general vota cualquiera”.

En ese sentido, cuenta que en la final de Directores argentinos, a último momento entraron a votar unas cuentas de fanáticos de Damián Szifrón y lograron dar vuelta la tendencia que daba por ganadora a Lucrecia Martel. Batlle tuvo que lidiar también con usuarios disconformes, tanto en su cuenta como en la web otroscines.com: “Twitter es bastante de discutir y de la gente enojada. Pero a mí no me interesa engancharme. Si uno hubiera hecho bien una encuesta, en forma científica, entre especialistas, podría tener algún valor. Pero ahí también hay un recorte, un capricho, arbitrariedad… Así que no le daría más entidad que la de ser un chiste cinéfilo, totalmente superficial y efímero”.

La música en este marco es terreno fértil para la competencia. El periodista Miguel Mora, desde su cuenta @Maikeme, fue instigador de mundiales de canciones de Kiss, Guns N’ Roses, Queen, los Rolling Stones y Ramones. En su caso, el sistema de armado de las primeras rondas fue más concienzudo: cada uno de los ocho grupos de la etapa inicial contó con canciones “cabezas de serie” que fueron escogidas con detenimiento, con la intención de hacer más picante la convocatoria. Para Mora, la idea de estos mundiales es justamente avivar la pasión que genera el fanatismo por las bandas, aunque tener que estar eligiendo entre un tema y otro resulte muchas veces antipático: “Parte del chiste es eso: que a vos te genere un conflicto, que te pase como a la gente en los mundiales de fútbol. Hay mucho camiseteo por tal o cual canción y si esa canción avanza, desarrolla una fidelidad que después no se abandona. La onda es que las canciones más populares vayan teniendo su recorrido, por eso la selección al principio”, explica.

Las cosas no siempre salieron como él esperaba: “A veces pasa que una canción que no dabas dos pesos termina ganándole a una que vos en la previa pensabas que iba a llegar mucho más lejos. En el de los Stones, por ejemplo, ‘Satisfaction’ no llegó ni a las semifinales”. Y vaya si dio sorpresas el Mundial Stone, que terminó consagrando ganadora a “Gimme Shelter” en una reñida final contra “Sympathy for the Devil”. En todo caso, para el periodista lo divertido de este tipo de juegos virtuales es proponer opciones lo más amplias posibles, para llegar a un gran público: “Quiero que esto sea bien popular y que vote la mayor cantidad de gente posible. Para discutir de música con mis amigos, me armo una reunión por Zoom”.

Y como en Twitter hay lugar para todos, también se organizaron mundiales de culto. Carlos Sidoni, comunicador y gestor cultural, se sintió inspirado después de ver el Mundial de Mística Argentina (en el que Juan Román Riquelme le ganó al ex presidente Carlos Saúl) y lanzó desde su cuenta, @cisidoni, el Mundial de discos de Daniel Melero. En su caso, además del entretenimiento de redes, los mundiales que organiza constituyen material para el ciclo Hasta la pista, que se emite por el canal de YouTube de DJ Villa Diamante y del cual participa. Por ese motivo, ordena los tiempos para que las finales se definan sobre la hora del programa.

Este domingo, entre las 22 y las 0, se sabrá el ganador del Mundial de discos de Babasónicos, que empezó a las cero horas del jueves. Sidoni cuenta que a él estos juegos le sirvieron para acercarse nuevamente a las discografías completas de los artistas y escucharla con criterio curatorial. También considera que, bien utilizados, podrían ser una buena estrategia de marketing: “Quizá los mánagers podrían usar la herramienta para reproducir esa fidelidad con los fans que es tan linda. Porque lo que demuestran estos mundiales es que el fan es un ser muy acérrimo de sus pensamientos. Y no tiene miramientos en defender lo que quiere. Estos mundiales apelan más a lo emocional que a lo racional porque tocan más el corazoncito de la nostalgia que el criterio musical. Y eso tiene sentido, viniendo de donde vienen: las redes sociales, quizás el lugar menos racional que ha construido el ser humano para participar con otres”. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ