Opinión
Donde hubo fuego, sigue habiendo fuego
Supernova, obra de Luis Rodríguez expuesta en la última edición del Premio ItaúSupernova, obra de Luis Rodríguez expuesta en la última edición del Premio ItaúSupernova, obra de Luis Rodríguez expuesta en la última edición del Premio ItaúSupernova, obra de Luis Rodríguez expuesta en la última edición del Premio ItaúSupernova, obra de Luis Rodríguez expuesta en la última edición del Premio Itaú
Supernova, obra de Luis Rodríguez expuesta en la última edición del Premio Itaú 

Soy uno de los artistas que formó parte de la muestra del Premio Itaú Artes Visuales 2015/16, que comenzó con la inauguración en el Palais de Glace en Buenos Aires y culminó con el incendio del ECA, en Mendoza (ver  https://www.pagina12.com.ar/17162-el-arte-en-mendoza-es-agua-y-fuego).

Me enteré del siniestro por una cadena de mails de los artistas, colegas con los que compartía el, hasta ese momento, agradable gusto de participar en el premio, y por una denuncia de un artista mendocino quien publicó en Facebook que había perdido (en otra exposición simultánea) gran parte de su obra en las llamas que consumieron la cúpula del ECA. 

La comunicación con Fundación Itaú llegó un tiempo después, pero nos dejó a la deriva de las informaciones, lo que me llevó a preguntarme sobre la seriedad de la organización del Premio.

Cada vez más los premios son una parte importante en el mundo del arte: legitiman o refuerzan la carrera de un artista.

El incendio fue apagado en su momento pero las llamas crecieron en las conversaciones entre artistas. Comenzó a crecer la preocupación entre quienes teníamos obra en el ECA, porque pasaban los días y no sabíamos en qué condiciones estaban nuestras obras y cuándo retornarían al taller.

La semana pasada recibimos la noticia de que a partir del viernes 17 de marzo, las obras llegarían a un depósito en Lomas de Zamora y que en los siguientes 4 días hábiles deberemos ir a retirarlas porque de lo contrario podrían pasar a ser propiedad de la Fundación Itaú. Si la situación era delicada luego del incendio (las obras fueron sometidas a pericias en Mendoza para evaluar el deterioro en cada caso) ¿por qué se nos exige a los artistas residentes en CABA costear un flete hacia la provincia y retirar la obra personalmente, teniendo que corroborar su estado ante un responsable del depósito y no ante alguien que responda por la Fundación organizadora?

Nosotros entregamos las obras en perfecto estado y nos envían como respuesta informes de conservación confusos y la posibilidad de apropiarse de nuestras obras si no las retiramos este jueves.

Lo que podría haber sido el cierre de una itinerancia de poco más de un año, finaliza con revelaciones polémicas sobre el estado de los museos en el país, la conservación de las obras y problemas que excedieron a la organización del Premio y que comprenden a todo el entramado de las artes visuales: museos, políticas culturales, premios legitimantes, y artistas participantes… Quizás el incendio no se apagó sino que está comenzando a tomar fuerza.

* Artista visual. 
Adhieren a esta nota: Nubia Ozzi, Julián de la Mota, Alejandro Pasquale, Sol Kesseler, Julián Teran, Santiago Carrera, Ariel Ballester, Mariana de Matteis y siguen las firmas, de finalistas del Premio Itaú a las Artes Visuales 2015/16.

Gentileza Axel Lloret
Incendio en el ECA de Mendoza