LIBROS

La incesante búsqueda 

¿Quién te crees que sos? Esa pregunta hiriente que Angela Urondo Raboy escuchó desde pequeña, como descalificación, ella la resignificó para escribir un libro visceral, hecho de retazos, sensaciones, crónicas, reflexiones y sobre todo, de la voluntad de reconstruir una historia retaceada. 

La primera parte del libro se llama documentos (palabras inapelables). Reproduce lo ocurrido con su padre, Francisco "Paco" Urondo y su madre, Alicia Raboy, periodista, desaparecidos los dos en Mendoza, en junio de 1976. Angela lo supo muy tarde, creció con familiares que lo ocultaron. Algo de eso se lee en un pequeño texto "a modo de prólogo": "Inquietudes, contradicciones y certezas. Cosas chiquitas, importantes. Constitutivas. Fundamentales para la restitución de mi identidad. Cosas que tardé mucho tiempo en descubrir y que tardaré aún más para poder comprender. Cimientos. Simientes. Clicks. Tics. Cracks. En estas palabras encarno mi recuperación y duelo por la enorme pérdida. Tarde, pero segura". 

La voz de Angela se abre en esa maraña de violencias, silencios, negaciones, para reconstruir lo que va apareciendo de a poco en su vida, en pequeñas oleadas y luego se convierte en marea. Saber, se llama un fragmento especialmente inolvidable. "En 1994, el Estado argentino dispuso una 'reparación' económica para las víctimas del irreparable terrorismo de Estado. Ese fue uno de los motivadores fundamentales para que se empezaran a develar algunos detalles de mi familia de origen que se habían mantenido en secreto hasta entonces (...) Días después me llevaron a la Secretaría de Derechos Humanos para iniciar el trámite correspondiente a la Ley N° 24.411. A mi turno, con toda naturalidad, le dije a la señorita que me atendía: 'Me llamo Angela, soy hija de Alicia Raboy y de Francisco Urondo'. Para mi sorpresa, a ella inmediatamente se le llenaron los ojos de lágrimas. '¿Los conocés?', le pregunté, y ella me dijo que 'claro' que sabía quién era mi papá. Yo, que no sabía quién era, le pregunté entonces si habían sido amigos. Ella sonrío y me explicó que no, que nunca lo había conocido en persona, aunque le hubiese encantado, solamente había leído sus libros. Yo no sé por qué le conté que nunca había leído nada que él hubiese escrito... y que no lo conocía nada más que por ese nombre que por primera vez pronunciaba y que hacía poco acababa de conocer" (página 129). 

Esos dos párrafos son de algún modo un punto de partida de la restitución de una historia borrada. Condensan todo el silencio y el olvido que Angela debió atravesar para escribir quién es y qué pudo hacer con eso. Entre otras cosas, un libro que es testimonio desgarrado de época, donde cada frase puede ser una cachetada y también una caricia. En la carta final a sus "papis", Angela escribe "Que por ustedes hay nuevos poemas y canciones e imágenes que iluminan a quienes se perdieron el paso de ustedes por el mundo". Un paso recobrado de múltiples maneras.

¿Quién te crees que sos?, de Ángela Urondo Raboy, Editorial Capital Intelectual, 2012.   

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ