De Zizek y la postpandemia

¿Cómo va a ser el mundo?

Imagen: REP

A continuación, la transcripción de una charla de tres personas por Zoom. Empieza hablando el que armó la reunión. Se llama Atilio.

Atilio -- Hola ¿qué tal? Soy Atilio ¿Usted es el cuñado de Zizek?

Cuñado de Zizek -- Si… soy cuñado de Zizek…

Atilio --¿Pero ustedes tienen una relación lejana o…?

Cuñado de Zizek --Mire… hablamos todos los días…

Atilio --Ah… y por lo que veo usted es argentino…

Cuñado de Zizek  --Sí. Ahora estoy en Avellaneda. En la parte de Gerli que es Avellaneda.

Atilio --Claro. Bueno… Le presento a mi amigo, el ingeniero Bronson.

Cuñado de Zizek --Hola, ingeniero…

Ing. Bronson --Hola. Le cuento. Nosotros andamos con ganas de hablar con su cuñado, pero está difícil… No atiende. Seguro está muy ocupado…

Cuñado de Zizek --Perdón ¿Ustedes quieren saber si se viene el comunismo?

Ing Bronson --Bueno… Somos un grupo de pensadores…

Cuñado de Zizek --Ustedes trabajan en Techint… son de Techint, ¿por eso preguntan?

Atilio e ing. Bronson --Bueno, no… nosotros…

Cuñado de Zizek --Ahí en la pared tiene un diploma. Dice “Por los 25 años en Techint”.

Ing. Bronson --¿Eh? ¿Dónd…? ¿Un dipló… ah?

Cuñado de Zizek --Ahí en la pared. Atrás suyo. Y se ve en la biblioteca fotos con Paolo Rocca también. Están con sus esposas… ahí están en Disney. Veo otra en un jacuzzi. Se ve que hay amistad.

Atilio(interrumpe) --Okey. Nos descubrió. Pero no es lo que usted piensa…

Cuñado de Zizek (ríe) --Ueh he hey… Están cagados en las patas porque mi cuñado manda fruta del comunismo. Y ahora pintó lo de Vicentin. Tranqui. Todo eso, es algo que le dije yo…

Ing Bronson --¿Eso que Zizek dice últimamente se lo dijo usted?

Cuñado de Zizek --Sí. El siempre me pide que hable con un amigo mío… que se la pasa tirando profecías. El gordo “Noslafumamus”. Le decimos así porque siempre se está revisando los bolsillos buscando tucas y apenas encuentra una dice: “Nos la fumamos”. Y ahí ya te tira una profecía. De lo que sea. Puede ser “Ahora va a pasar un Fiat Duna rojo”. Y a los dos minutos… ¡pin! Pasa un Fiat Duna rojo…

Atilio --Increíble…

Cuñado --Profetiza de todo. Un 2 a 1 de Banfield-Lanús, la fusión de Fox con Disney, para qué lado dobla un perro que viene por la vereda, tres meses seguidos la calificación de Moody’s sobre bonos de vencimiento progresivo. De todo acierta.

Ing. Bronson --¿Y este Gordo Noslafumamus fue el que dijo lo del comunismo ?

Cuñado --Sí… Fue a pedido. Slavoj me llama y me pide que el gordo profetice algo del futuro después de la pandemia. No sabíamos con el gordo cómo hacer. Porque las profecías se le vienen al azar, no a pedido. Se nos ocurrió entonces agarrar un libro para ponerlo en tema: “Teoría general del empleo, el interés y el dinero”, que nos había prestado una banda de keynesianos que hacen Aikido en “Amor y lucha”. El gordo se lo fumó. Literalmente. Agarró las hojas del capítulo “La expectativa como elemento determinante de la producción y la ocupación” y se las fumó todas. Le re pegaron. Entonces yo le empecé a preguntar: “¿Qué le digo a Zizek?”

Ing. Bronson --Y ahí fue cuando…

Cuñado --De entrada no me decía nada. “¿Tenés algo para Zizek?”. “Zizekñor!”, me decía… “Zizekalla el cantoooor”, me cantaba como Horacio Guarany. Dele hacer chistes pelotudos. Dos horas… “Zizekivoca”, “Zizekaga”… De pronto se puso a hablar de cosas como “La expectativa como elemento determinante de la producción y la ocupación”…

Atilio --Apa… ¡keynesianísimo!

Cuñado de Zizek --Y de la nada, se cortó y mandó: “El coronavirus también nos obligará a reinventar el comunismo basado en la confianza en las personas y en la ciencia”.

Ing. Bronson --¡¡Ea-eaapepé!!

Cuñado --A la noche le mandé un wasap a Slavoj. Él me mandó un “buenísimo, me sirve”. Después ordenó un poco las ideas y salió a hablar. No fue Zizek… Fue el gordo. Así que hacen bien en estar un poco cagados ustedes…

Atilio --Usted podría contactarnos con su amigo?

Cuñado --Y… no. No me da… yo soy medio zurdo, como mi cuñado. Ateo como él no. Pero tengo cosas medio de peronista, un poco de comunista… Fui a un colegio de monjas tercermundistas acá en Gerli.

Ing. Bronson --Es porque se pueden dar otras posibilidades. Empresas que pueden quebrar o necesitar ser vendidas, por ejemplo… Es decir, otras oportunidades…

Atilio --Queremos saber. Porque uno escucha muchas cosas… Fíjese esto que dice Yuval Harari, un historiador israelí: “Hay dos posibilidades: control social estricto, con las tecnologías, como en Israel y Corea del Sur. O solidaridad y empoderamiento de las poblaciones… Yo estoy a favor de que los gobiernos tomen medidas fuertes”. Esto lo dijo en una nota.

Cuñado --Sí. En la BBC… Después de leer a Zizek, Harari me llamó a mí para que le pregunte al gordo…

Ing. Bronson --¿Harari repite lo del gordo “Noslafumamus” también?

Cuñado --Y sí… Todos hippies… Si usted supiera todos los que llaman. Porque el tema acá es que todos saben que algo va a cambiar. Es esa lucidez de cabotaje que aparece cada vez que alguien cercano o conocido se muere. El esquema de valores se relativiza y toda esa garompa.

En este caso, aplica suponer que “mágicamente” todos aprendimos algo. Es solamente un deseo. Ahí están todos los “memes” de Alberto hecho Stalin. Llegar a la dictadura del proletariado abriendo centros culturales y comiendo hamburguesas de alpiste podría llevar mucho tiempo. Habrá que ver. Ya pasó con Malvinas, el Proceso, el 2001. Nunca se aprende lo suficiente.

El gordo dijo el otro día (sin saber qué decía, obvio) “Lo más imbécil de lo burgués tiene una eficaz capacidad de reconstrucción. El olvido es aliado de la idiotez”. Así que, esto está para cualquiera. Hola… están congelados… están ahí? Se me cortó el zoom…

Publicado en el ciclo virtual Pensamiento ya! Sitio del Centro Cultural Kirchner.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ