ALBÚMINA

Arte para videoconferencias 

De la nebulosa pandémica surge Zoom Museum, para que las obras de arte desembarquen en los fondos de las reuniones virtuales.
Alice Schille, White HousesAlice Schille, White HousesAlice Schille, White HousesAlice Schille, White HousesAlice Schille, White Houses
Alice Schille, White Houses 

Salpimentar las tan recurridas videoconferencias es hoy más sencillo gracias a una iniciativa a tono con los enclaustrados tiempos que corren: el Zoom Museum, flamante propuesta online. Una web que aúna obras de arte, puestas a disposición por distintas instituciones de Estados Unidos para que internautas las utilicen como fondos en aplicaciones del tipo, sí, sí, Zoom. “Es difícil precisar en qué momento de la nebulosa pandémica, museos comenzaron a liberar piezas como backgrounds, pero a mediados de abril ya se había convertido en un fenómeno en toda regla”, señala la web arty Hyperallergic. Destacando cómo, a la fecha, “tener una pintura o escultura como fondo se ha convertido en un extendido ritual que nos acerca a nuestras galerías favoritas”, en épocas donde visitarlas está fuera de discusión. Además de ahorrarle a usuarios/as, todo sea dicho, el trajín de ordenar el propio cuarto al momento de conectarse para una reunión de laburo, una clase escolar, una fiesta virtual; en fin, toda la variedad de encuentros digitales; generalmente tan mal encuadrados e iluminados, valga la rauda mención.

La gran ola de Kanagawa, de Hokusai

Creado como proyecto de graduación por Iruoma Ekpunobi, a la sazón estudiante de la New York University con sede en DC, reúne así la joven curadora una enjundiosa colección de piezas, dando fácil y rápido acceso a enlaces a través de Google Drive, con carpetitas perfectamente organizadas. Del Metropolitan Art Museum, por caso, habemus obras de Jan Steen o de Edward Hopper; del Canton Museum of Art, de la pintora Alice Schille; de la Provincetown Art Association, de Blanche Lazzell o Selina Trieff; del Los Ángeles County Museum of Art, La gran ola de Kanagawa, de Hokusai, Sous Bois, de Paul Cézanne, y siguen las firmas. “El Zoom Museum es completamente gratuito y abierto al público independientemente de dónde estés”, aclara por si las moscas Ekpunobi, que nutre con mimo su compendio de óleos, fotografías, instalaciones, imágenes de lustrosos interiores del siglo XVIII, a las que suma instrucciones paso a paso para que efectivamente sean configuradas como fondos de videoconferencias por personas que se inician en el arte del background.

Más en zoommuseum.tumblr.com 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ