El noruego Carlsen se había impuesto en la partida anterior porque su rival perdió la conexión a internet

Ajedrez: un campeón que se dejó ganar para hacer justicia

Carlsen es campeón mundial desde 2013Carlsen es campeón mundial desde 2013Carlsen es campeón mundial desde 2013Carlsen es campeón mundial desde 2013Carlsen es campeón mundial desde 2013
Carlsen es campeón mundial desde 2013 
Imagen: AFP

El campeón mundial de ajedrez, el noruego Magnus Carlsen, protagonizó un inusual hecho de caballerosidad deportiva. Sucedió en las semifinales de un torneo que se juega on line. A su rival, Lireng Ding, se le cayó la conexión en la primera partida y pudo recuperar la señal, pero el tiempo consumido entre medio hizo que perdiera porque el reloj llegó a cero.

En la segunda partida, Carlsen, de 29 años, se encargó de perder adrede en apenas cuatro movimientos.

El curioso episodio se dio en el match on line que enfrentó a Carlsen con el chino Ding Liren por las semifinales del Chessable Masters, que se disputa en la plataforma Chess24.com.

En la primera partida, con 15 minutos de tiempo por jugador, habían llegado a las 43 movidas en una posición muy equilibrada. La conexión del chino se cayó cuando le tocaba mover y cuando volvió, el reloj ya era su enemigo. Llegó a cero cuando al noruego aun le quedaba 77 segundos. 

Al jugar la segunda partida, ocurrió lo inesperado. En la segunda movida, Carlsen expuso su dama, en la jugada 4 el chino la comió con su dama y Carlsen abandonó. El campeón del mundo desde 2013, uno de los mejores ajedrecistas de la historia, caía en cuatro movimientos ante el número 3 del mundo.

Luego entablaron dos partidas y la primera relámpago (a 5 minutos más 3 segundos de recarga por jugada), y en la siguiente Carlsen se quedó con el match. En la final lo aguarda el holandés Anish Giri.

Hay antecedentes de derrotas deliberadas en ajedrez, aunque no se registra un caso on line. En su momento, la china Hou Yifan, campeona mundial, se dejó ganar en cinco jugadas en Gibraltar, en 2017. Lo hizo como protesta por haber tenido siete rivales mujeres en diez partidas, en un torneo mixto, con mayoría de jugadores varones.

Un caso muy particular se dio en el Campeonato de España de 2011. Miguel Illescas se enfrentó con su esposa, Olga Alexandrova en la última jornada. Cualquiera de los dos que hubiera ganado, habría sido el campeón. El único resultado que los perjudicaba era hacer tablas. Y se dio ese resultado. Firmaron el empate luego de diez movimientos y Alvar Alonso se consagró campeón.  


 


Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ