Acumula críticas de la comunidad internacional

Israel pone en suspenso su cuestionado plan de anexión de los territorios palestinos 

El proyecto de ley no se envió hoy al parlamento israelí, como estaba previsto.  En medio de las protestas palestinas, los gobiernos de Netanyahu y Trump aún deben coordinar dónde y cuándo ampliará Israel su control sobre Cisjordania.
Decenas de miles de palestinos protestaron contra el plan de Israel. Decenas de miles de palestinos protestaron contra el plan de Israel. Decenas de miles de palestinos protestaron contra el plan de Israel. Decenas de miles de palestinos protestaron contra el plan de Israel. Decenas de miles de palestinos protestaron contra el plan de Israel. 
Decenas de miles de palestinos protestaron contra el plan de Israel.  
Imagen: AFP

En medio de un fuerte rechazo mundial, el cuestionado proyecto israelí para anexionar territorios palestinos de Cisjordania deberá esperar. Así lo aseguró el ministro de Cooperación Regional, Ofir Akunis, quien reconoció que todavía no se llegó a un acuerdo con el gobierno estadounidense para avanzar sobre el denominado "plan de paz" . Akunis confirmó de esta forma que el envío del proyecto de ley de anexión al Parlamento no tuvo lugar el miércoles tal como se había acordado entre los partidos de la coalición de gobierno que encabeza Netanyahu. 

La medida sumó varias críticas de la comunidad internacional, incluyendo a la ONU, la Unión Europea (UE), países árabes e incluso aliados israelíes como el Reino Unido. En tanto, decenas de miles de palestinos se sumaron a las protestas contra la anexión israelí en la franja de Gaza.

"La extensión de soberanía sucederá en julio", dijo Akunis durante una entrevista con la radio del Ejército en la que señaló que, en su opinión, "se podría haber llevado a cabo hoy (por el miércoles), pero aún no hay un acuerdo con el gobierno de Estados Unidos".  Fuentes conocedoras de los contactos con Estados Unidos señalaron a The Jerusalem Post que se espera que los dos gobiernos coordinen su decisión sobre dónde y cuándo ampliará Israel su control sobre Cisjordania ocupada la próxima semana.

Se sabe que Estados Unidos reconocerá los asentamientos israelíes en esa área, lo que significaría la anexión de alrededor del 30 por ciento del territorio de Cisjordania.

Más allá de la coordinación con los representantes del gobierno de Donald Trump, en los últimos días se incrementaron los debates dentro de la coalición de gobierno israelí en torno a qué y cómo anexionar. Y mientras el bloque liderado por el primer ministro, Benjamin Netanyahu, impulsa desde hace tiempo una anexión unilateral, el ministro de Defensa y líder de Azul y Blanco, Benny Gantz, sigue manteniendo su postura de llevarla a cabo en coordinación con los palestinos y la comunidad internacional.

Gantz agregó días atrás que la anexión de territorios era menos urgente que lidiar con el coronavirus. Razones no le faltan, si se tiene en cuenta que este miércoles Israel registró el número más alto de contagios diarios desde el comienzo de la pandemia, contabilizando 859 en las últimas 24 horas. De esta forma, el total de infectados alcanza los 25.547, y los muertos son 320.

Por su parte, Netanyahu había insinuado el martes que no enviaría el proyecto el miércoles al Parlamento, al asegurar que habría más conversaciones con Estados Unidos. El primer ministro se enfrenta ahora a un nuevo problema: si en las elecciones presidenciales de noviembre ganara el demócrata Joe Biden, opuesto a la anexión, Netanyahu podría perder el apoyo estadounidense. 

Amplio rechazo al "plan de paz"

Más allá de la alianza con Estados Unidos, Israel no para de sumar críticas a su controvertido plan de anexión. En un editorial publicado en el diario de mayor circulación de Israel, el Yedioth Ahronoth , el primer ministro británico, Boris Johnson, destacó que, como "apasionado defensor de Israel", estaba particularmente preocupado por la posibilidad de una anexión de Cisjordania. "Temo que estas propuestas no lograrán su objetivo de asegurar las fronteras de Israel, serán contrarias a sus intereses a largo plazo y pondrán en riesgo recientes mejoras en las relaciones con el mundo árabe", afirmó Johnson.

En tanto, el jefe de la diplomacia alemana Heiko Maas expresó días atrás la "seria preocupación" de su país sobre el proyecto israelí. "Estamos en un momento crucial", advirtió por su parte el secretario general de la ONU, António Guterres. De ejecutarse la anexión, sería una "violación muy seria del derecho internacional", señaló recientemente el diplomático portugués en la apertura de una reunión del Consejo de Seguridad centrada en la anexión israelí de territorio palestino. "La anexión es ilegal. Punto final", declaró por su parte la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. "Las ondas expansivas de la anexión durarán décadas y serán extremadamente perjudiciales para Israel, así como para los palestinos", agregó la expresidenta chilena, quien aseguró que todavía hay tiempo para modificar la decisión.

"Una nueva oleada de lucha"

Miles de palestinos se manifestaron este miercoles en Gaza para expresar su absoluto rechazo a los planes del gobierno israelí. La protesta contó con la participación de líderes de las principales facciones políticas del enclave. Los manifestantes, que medios locales elevaron a 30 mil, ondearon banderas palestinas y cantaron contra Israel, Estados Unidos y la propuesta de paz diseñada por la Casa Blanca.

Sadi Aabed, vocero de las facciones políticas presentes en Gaza, dijo que Israel "no disfrutará de calma por mucho tiempo". Además, agregó que, tal como sucedió durante la Intifada de 1987, el pueblo palestino sorprenderá a Israel y al mundo con "una nueva oleada de lucha que nadie esperaba". En las últimas semanas se reanudó, aunque de manera muy intermitente, el lanzamiento de cohetes desde Gaza hacia Israel, con un total de tres disparos, seguidos por ataques de represalia israelíes contra posiciones de Hamas, que controla de facto el enclave desde 2007.

Los palestinos dicen estar preparados para reanudar las negociaciones bilaterales con los israelíes, pero no a partir del plan de Trump. "No vamos a sentarnos a una mesa de negociaciones donde se propone la anexión porque en ese caso no se trata de un plan de paz, sino de un proyecto para legitimar la ocupación", aseguró tajante el negociador palestino Saeb Erakat. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ