OPINION

Misión urgente para el Banco Central

En Argentina el dinero excedente es mucho y el BCRA en vez de orientarlo a las actividades productivas, lo inmoviliza con el argumento que si lo deja sin tomarlo, se van a ir al dólar.

El Gobierno inyecta dinero a la economía, para hacer frente a los problemas generados por la pandemia, pero la mayoría de la emisión se estaciona en utilidades bancarias.

O sea que crece aceleradamente, el dinero reunido, disponible en la economía. El gobierno apela adecuadamente a la emisión monetaria para hacer frente a la caída de la recaudación y seguir ayudando a la población afectada. 

La emisión avanzó hasta el 1,4 % del PBI, en los últimos 90 días. Pero el dinero electrónico del Banco Central, para inmovilizar dinero vía Pases o Leliqs, en el mismo período, alcanzó al 1,7 % del PBI de intereses transferidos a los bancos.

De seguir así, al 31/12 la creación de dinero de ayuda a la población, llegaría al 5.3 % del PBI y los intereses hacia los bancos llegaría 7,5 % del PBI. Intereses al sistema bancario a cambio de nada. 5,3+7,5=12,8% pero solo 5,3% sirve a la población, el resto, 7,5% son ganancias de los bancos. ¡Esto es Omsinorep! (Peronismo al revés)

El problema de las altas tasas y el déficit cuasifiscal, via leliqs y pases se va a ir acentuando. O sea más dinero inmovilizado a alto costo, pagado por el estado. Y cada vez mayor el gasto del Estado pagando intereses.

Debiéramos poder terminar con la colonización de nuestras mentes, que nos impuso el sistema neoliberal. Cuando la economía está paralizada, es porque le falta dinero volcado a las actividades productivas. Con desocupación y recursos disponibles, hay que inyectar dinero para generar trabajo.

En Argentina el dinero excedente es mucho y el BCRA en vez de orientarlo a las actividades productivas, lo inmoviliza con el argumento que si lo deja sin tomarlo, se van a ir al dólar.

¿No es mejor, cerrar todos los caminos por donde puedan dolarizarse los fondos exedentes? Necesitamos crear trabajo genuino para 20 millones de argentinos en edad de trabajar, con la planificación correspondiente y el dinero es el facilitador de esos factores. Ya hoy debieramos estar en marcha en algunas cosas que no la pandemia ni la deuda las inhiben.

Terminemos con el argumento colonizado de un mercado de capitales que es inexistente. Solo especulativo, operando con títulos del estado. Pongamos la Argentina a trabajar, que es el postulado Peronista.

Con dinero volcado a actividades productivas, como ser actividades industriales preparatorias de actividades industriales, por ejemplo acopiar los materiales para hacer 1 millón de viviendas, poner en marcha los proyectos energéticos con desarrollos soberanos de equipamiento energéticos, miles de hectáreas forestadas. Proyectos casi sin divisas.

Cada crisis es una oportunidad. Se hace necesario dejar de pagar intereses inútiles por esta masa de dinero financiero y convertirlo en actividades industriales en las provincias sin peligros, orientando con él las actividades productivas.

Es necesario que el BCRA se haga cargo de los depósitos, ofreciendo a los ahorristas, para protegerlo de la inflación, cuentas de ahorro actualizables por CER, más un pequeño interés. Con mucho dinero disponible, la tasa tendería a ser “0” como en casi todos los países

El que quiera otro tipo de rendimiento, que lo haga en actividades que creen riqueza y no en actividades especulativas. Se hace necesario terminar con la financiarización de la economía, que está preparada para los negocios fugadores, monopólicos y extractores de renta, abandonando a la gente común.

Suspender durante la cuarentena la operatoria de las Bolsas de Valores, para avanzar rápidamente sobre el sistema financiero.

Aprovechemos estos 15 dias de cuarentema, para suspender el funcionamiento de las bolsas y marchar volviendo a poner a los depósitos bajo la órbita del BCRA.


* Economista. Corriente Nacional de Pensamiento Político Pymes

** Ingeniero. IESO y Central de Entidades Empresarias Nacionales.


Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ