Violencia institucional 

Una mujer trans fue demorada y golpeada por la Policía 

Ocurrió en Joaquín V. González. La joven sostuvo que fue discriminada y que quisieron obligarla a realizar el aislamiento ya que la acusaban de haber estado en situación de prostitución con camioneros.
Unidad Regional 5 y Comisaría 50Unidad Regional 5 y Comisaría 50Unidad Regional 5 y Comisaría 50Unidad Regional 5 y Comisaría 50Unidad Regional 5 y Comisaría 50
Unidad Regional 5 y Comisaría 50 

Thalia Altair, mujer trans de 30 años, fue demorada por la Policía de la ciudad de Joaquín V. González el pasado miércoles. La mujer sostuvo que la demora fue por su condición de género y que la golpearon con una cachiporra además de insultarla. 

La acusaban de haber estado en situación de prostitución con camioneros y querían obligarla a realizar el aislamiento estricto para personas que ingresan a la provincia, esa medida duró hasta el viernes en que la levantaron luego de que expusiera su situación en medios de comunicación locales. 

Altair manifestó que el miércoles a las 20.30 se dirigía a la casa de su amiga en el barrio El Alto. Para ir hasta allí cruzó caminando por una de las estaciones de servicio. Adujo que dos efectivos de la Policía la demoraron "sin motivo alguno". "Cuando me interceptan dos policías en moto, pregunté por qué estaba demorada. Para hacerlo leve y no reproducir tantas palabras ofensivas, me dijeron que las chicas trans somos una basura y que contraemos virus y todo ese tipo de cosas. Después llegaron más policías y me dijeron que tenía que hacer aislamiento social", contó la joven. 

"Especulaban con que yo me había subido a un camión. Dije que no, que iba a la casa de una amiga. Me tuvieron más de una hora, con maltrato físico y verbal, en la estación de servicio en la parte de atrás", relató Altair.

La joven manifestó que eran 5 o 7 efectivos varones que se manejaban en un móvil y en motocicletas. "No había ninguna policía femenina. Me pidieron el DNI. Les mostré que lo tengo con mi identidad de género pero me trataban como varón, de 'él'. Me maltrataban, les dije que me den espacio porque quería sentarme. Un policía me golpeó con la cachiporra en el estómago. Yo tuve que defenderme y forcejear o me iban a pegar una golpiza", sostuvo. 

Altair dijo que todavía tiene las marcas de las esposas y que le duele el golpe que recibió. Indicó que cuando la demoraron le apagaron el celular y le revisaron la cartera. "Me dijeron que tenía profilácticos y les dije que obvio porque son de cuidado personal", planteó.

Altair dijo que los policías llamaron a la ambulancia y le indicaron que debía hacerse un testeo y que le tomaran la temperatura. "Yo dije que el aislamiento era injustificado. Que el dueño de la estación de servicio facilite la cámara para que se pueda verificar lo que estaba diciendo", afirmó.

La mujer sostuvo que no estaba ejerciendo la prostitución y que no había tenido contacto con nadie. Contó que cuando la trasladaron en ambulancia, un policía la esposó y la maltrató. "Me decía que a eso me lo buscaba yo. Que lo único que sabemos hacer nosotras es dedicarnos a 'ese tipo de trabajo', que nos merecemos todo lo que nos pasa, me hizo dar contra la ventana de la ambulancia", relató.

Después la llevaron a su casa. Altair sostuvo que su madre tiene problemas de salud y no quería que la expusieran a esa situación. "Mis vecinos lamentablemente me evaden. En el pueblo me están difamando, dicen que me vieron con camioneros brasileños. Yo soy consciente de lo que está sucediendo con la pandemia, no iba a exponer a mi familia", afirmó.

Altair aún no pudo radicar la denuncia contra los efectivos policiales. La obligaron  a realizar el aislamiento hasta este viernes. "No sé por qué tanto ensañamiento. A esa hora había mucha gente circulando pero solo me interceptaron a mí", aseveró.

Planteó que viene soportando mucha discriminación en Joaquín V. González. Su situación económica era complicada antes de la pandemia y ahora ha empeorado. Dijo que solo le dieron un bolsón en abril desde el municipio y otro la diputada Alejandra Navarro. Una de sus hermanas les está llevando la comida a ella y su madre. 

La joven se encuentra en situación de vulnerabilidad. No tiene ningún plan social y no pudo cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia. Indicó que antes tenía una pensión por discapacidad ya que padece artrosis pero durante el macrismo se la sacaron. "Tengo un 89% de discapacidad. Ahora con el gobierno de Alberto Fernández volví a hacer los trámites en ANSeS y estoy esperando. No recibí otras ayudas sociales porque en el sistema me sigue figurando que cobro la pensión", sostuvo. 

Lo ocurrido con Altair fue al día siguiente de que en el Concejo Deliberante de Joaquín V. González se apruebe el cupo laboral trans. 

Ante la consulta de Salta/12, el área de Prensa de la Policía de Salta indicó que por dificultades de comunicación con la Comisaría 50 y la Unidad Regional 5, de González, no pudieron aportar información sobre el operativo. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ