Raúl Dávila, de 22 años, estuvo detenido 14 días en Chascomús acusado de un delito por el que pedían 3 meses

Otra preventiva inútil que terminó con la muerte de un joven

Raúl Dávila, joven de 22 años, murió quemado en la ciudad de Chascomús tras un incendio producido en el calabozo de la comisaría donde estaba detenido hace dos semanas por "resistencia a la autoridad", delito leve cuya sanción no puede superar las 48 horas de prisión. Aunque los efectivos de la comisaría indicaron que fue la propia víctima quien generó el incendio, aún queda por probar cómo fue que se inició el fuego y por qué las llamas llegaron a quemar el 50 por ciento del cuerpo de Dávila antes de ser apagadas por los agentes. El hecho fue denunciado por la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), que en un comunicado aseguró que "la policía bonaerense y la justicia provincial deberán responder ante esta nueva muerte evitable".

"Raúl fue detenido el 27 de junio luego de una discusión con el padre de su novia. El hombre llamó a la policía y cuando los agentes se hicieron presentes detuvieron al joven bajo la excusa de resistencia a la autoridad", informó la CPM y agregó que "hasta el jueves, Raúl permanecía detenido por un hecho menor por el cual el fiscal pedía tres meses de prisión en suspenso para un juicio abreviado. La justicia no solo rechazó su excarcelación sino que además dictó la prisión preventiva".

Según la versión de los efectivos que se encontraban en la Comisaría Primera de Chascomús, el jueves por la noche, al llegar la noticia de la prisión preventiva, Dávila habría decidido incendiar el colchón -que por normativa debe ser ignífugo- de su calabozo a modo de protesta. Cuando los bomberos llegaron al lugar el fuego había sido disipado por uno de los policías pero el joven ya tenía quemaduras graves, por lo que se lo derivó al Hospital Municipal San Vicente de Paul donde finalmente falleció el viernes por la tarde con el 50 por ciento del cuerpo quemado.  

Antes del injustificado dictado de prisión preventiva por un delito menor, con pedido de pena de tres meses en suspenso, Dávila no tendría que haber permanecido en la comisaría más de dos días. Para la Comisión "este hecho alerta una vez más sobre la detención de personas en comisarías por delitos leves y plazos extensos. En este caso fueron más de 14 días cuando no se pueden superar las 48 horas". 

En la causa, que hasta el momento está caratulada como "averiguación de ilícito", interviene el Juzgado de Garantías número 5 de Dolores, a cargo de Christian Gasquet y la UFID número 10 del fiscal Jonatan Robert. Mientras se esperan los resultados de la autopsia, Robert tomará declaración a los efectivos en el marco de una investigación que deberá probar si efectivamente fue Dávila quien inició el incendio y, en ese caso, cómo fue que su cuerpo llegó a quemarse de ese modo con los efectivos en presencia del hecho.

Por esta razón, la CPM pidió que "la justicia garantice una investigación transparente, independiente, eficaz y rápida, apartando a la fuerza policial de todo el proceso", y remarcó que, tanto la muerte del joven como el asesinato de Lucas Nahuel Verón en La Matanza, se enmarcan "en un contexto marcado por la extrema gravedad que reviste la desaparición de Facundo Astudillo Castro  hace poco más de 70 días, donde otra vez la policía bonaerense aparece como la responsable principal".

Informe: Santiago Brunetto

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ