Denuncian que la trama de encubrimiento policial-judicial ya funcionó en otros casos

Desaparición y muerte de Katherine Moscoso, un antecedente de Facundo Castro

Katherine vivió y murió en Monte Hermoso.Katherine vivió y murió en Monte Hermoso.Katherine vivió y murió en Monte Hermoso.Katherine vivió y murió en Monte Hermoso.Katherine vivió y murió en Monte Hermoso.
Katherine vivió y murió en Monte Hermoso. 

El 17 de mayo de 2015 Katherine salió a bailar al boliche Arenas de Martín Fernández, hermano del ex intendente Marcos Fernández, en Monte Hermoso, donde vivía con su abuela y su tío Ezequiel, de 40 años y oficio de albañil. "Nunca volvió a casa, estuvo una semana desaparecida, la buscamos hasta que aparece su teléfono en un lugar muy cercano a nuestra casa y de uno de los principales sospechosos, y pocos días después el fiscal Sebastián Foglia dice a radio La Brújula de Bahía Blanca que Katherine se había comunicado por Facebook, que estaba en Neuquén porque no quería volver más a la casa, que estaba con su novio y mandaba saludos", recordó Moscoso en diálogo con Página12. El cuerpo apareció el mismo día que el funcionario hizo esas declaraciones, en un lugar que ya había sido rastrillado, semienterrada en un médano a pocas cuadras de su casa. La autopsia determinó que murió de asfixia, fue golpeada y sepultada cuando aún estaba con vida. "La nocturnidad no tuvo nada que ver", había dicho Foglia.

"En la causa determinaron que el golpe fue detrás del cuello, se desmayó, la creen muerta, hacen un pozo y la entierran, creemos que fue violada porque lavaron el cuerpo y lo plantaron ahí", dijo el tío de la joven. La familia sostiene que el crimen fue cometido por el hermano del intendente junto con los patovicas del boliche y así lo denunciaron, en una acusación que incluyó a la fiscalía de Bahía Blanca por haber impedido que los abogados de la familia vieran los legajos reservados durante cinco años. "Fuimos a hablar con el procurador Julio Conte Grand y nos dejó ver la causa, tenemos el pedido de detención de dos comisarios de alto rango que estuvieron en la búsqueda de Katherine, hay una chica que dice que hacían fiestas sexuales en un lugar costero a 10 kilómetros de Monte Hermoso por la playa con los patovicas y los gobernantes del pueblo, entiendo que la llevaron engañada a esa fiesta, tiene un retraso madurativo creemos que se negó a participar, le pegaron y la hicieron desaparecer", detalló.

Para Moscoso, "con el 10 por ciento de lo que hay en la causa ya estarían todos presos si no fuera porque está la Policía de la Provincia de Buenos Aires en conjunto con los fiscales y el poder político. Ahora la causa hace 4 meses que está en la fiscalía de Azul por el encubrimiento de las 22 personas que denunciamos cuando accedimos a los legajos reservados, porque no sólo taparon el crimen de Katherine sino muchas cosas más como la circulación de la droga". El tío de la chica afirmó que "en la causa dice que la policía de Monte Hermoso metía la droga y los inspectores de tránsito la repartían, desde ahí para arriba, estos tipos se creen impunes porque gobiernan desde hace 40 años acá". Moscoso habló de "un pueblo narco, con 30 puntos de venta, y una mafia que nadie investiga", al igual que el abogado de la familia Castro, Leandro Aparicio. Para el letrado el grupo de medios comprado por Gustavo Elías, que incluye La Nueva y La Brújula, hace ahora lo mismo que hizo el diario La Nueva Provincia durante la dictadura, es decir ponerse del lado de los represores y atacar a las víctimas.

"El otro punto en común es La Brújula, que siempre tiene información antes que las familias, porque son amigos de los fiscales y de la policía", afirmó Moscoso. Su sobrina estuvo desaparecida una semana, y en ese momento llegaron 300 policías al lugar. "En los legajos reservados los policías se mandan al frente entre ellos. Cuando aparece muerta Kathy fueron a matar a un testigo clave, González. La policía les dijo 'ahí tienen al asesino'. Liberaron la zona, no hace falta ser muy inteligente para darse cuenta", expresó. Moscoso apuntó que "si googleás Monte Hermoso vas a ver allanamientos y denuncias por droga que luego siempre quedan en la nada". Y resumió que la familia Castro está sufriendo lo que padeció la suya. "Que le devuelvan el cuerpo así termina el calvario de Cristina... van más de 100 días... Pero no creo que suceda porque si se llega a descubrir todo está en juego la cabeza de Berni... ¿Cómo se va a aventurar a decir que le va a entregar a Facundo con vida sin investigar nada?", pidió Ezequiel Moscoso.

En la síntesis del caso, el tío de Katherine dijo que "todo esto pudo ser ejecutado por una asociación ilícita, de policías, de funcionarios municipales (entre ellos ex policías como Ricardo Triches, recordado por el caso de Natalia Melmann de Miramar, quien era secretario de Seguridad de Monte Hermoso), y de instructores y fiscales". 

--¿Por qué los Castro dicen que para entender el trasfondo de lo que le pasó a Facundo hay que conocer el caso de su sobrina?

--Atilio Corvi y Gustavo Maldonado eran los comisarios encargados de dirigir la búsqueda de Katherine. En las marchas somos pocos porque casi todos le deben favores al poder político, personas que nos apoyaban contaron que las amenazaron con quitarles el trabajo, les mandaron cartas documentos para que no hablen del caso. Nosotros llevamos más de 60 personas a declarar y si hoy la causa no está cerrada es por la familia y por nuestro abogado. Estamos podridos, ya pasaron cinco años así que si tenemos que denunciar al procurador lo vamos a hacer, al fiscal de Azul también porque hay dos comisarios con pedido de detención y cuando nos notifican de las declaraciones nos manda a la misma policía bonaerense, es una tomada de pelo, toman con liviandad algo gravísimo. Pedimos entrevistas con el gobernador y con el Presidente, si no vamos a salir a la ruta a caminar hasta la Casa Rosada y hasta la Gobernación, no hay más opciones, no vamos a recuperar a Katherine pero esto sigue pasando, los muchachitos revientan del corazón con la droga y nadie hace nada.





Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ