El mandatario iba por la vicepresidencia

La Justicia electoral de Ecuador no aceptó la candidatura de Rafael Correa

El Consejo Nacional Electoral no aceptó la validación de su candidatura ya que el expresidente no hizo el trámite de manera presencial. "Ya no saben qué inventar", indicó Correa.

La Justicia electoral de Ecuador no aceptó la candidatura a vicepresidente de Rafael Correa para las elecciones del próximo 7 de febrero. Según las autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE) el exmandatario debía presentarse en forma personal para avalar su inscripción. Sin embargo, al encontrase en Bélgica, lo hizo a través de su hermana y apoderada Pierina Correa el martes pasado. También lo presenció en vivo, vía streaming, para dejar en claro que validaba el trámite. Sin embargo, el CNE emitió la lista con los candidatos inscriptos y sólo figura su compañero de fórmula, el economista Andrés Arauz. El expresidente denunció que la maniobra fue hecha a su medida para dejarlo afuera de las elecciones. "Cumplimos todos los requisitos de su absurdo reglamento. Ya no saben qué inventar", indicó Correa.

Fuera de la elección

El consejero del CNE, José Cabrera, aclaró que el acto administrativo debía realizarse de manera personal. "De acuerdo al reglamento vigente desde 2012, el trámite es indelegable y personalísimo", sostuvo el funcionario. Luego presentó una lista con los candidatos inscriptos y no figuraba la casilla de "vicepresidente" en el partido de Correa. Para el exmandatario Cabrera citó equivocadamente el reglamento para inducir a un error. "Acto personalísimo NO SIGNIFICA presencia física. Además, ¡hasta lo juicios se hacen telemáticamente!", posteó el expresidente en Twitter.

El martes su hermana se había presentado en las oficinas del CNE para llevar la documentación necesaria, junto al candidato a presidente por el frente Unión por la Esperanza (UNES). También se pudo ver a Correa vía streaming explicando lo que allí estaba ocurriendo. “Además de la presentación que está haciendo mi apoderada, estoy mandando en este momento al CNE y a organismos internacionales, a través de internet y con firma electrónica, mi aceptación a la candidatura a vicepresidente”, había señalado el exmandatario. 

Sin embargo, avalándose en la ausencia del candidato, el funcionario del organismo electoral no le entregó a su apoderada los formularios para hacer la inscripción. El expresidente denunció que el requerimiento de presenciar personalmente el trámite fue agregado a último momento para impedir su participación. “Pusieron este trámite de `aceptación personalísima´ que no existe ni en la ley. Por el contrario, la inscripción de las candidaturas sí pude hacerse vía internet, como sí lo indica la ley. Las primarias de los partidos también las pudimos avalar vía internet. ¿Quién entiende este absurdo?”, expresó el político ecuatoriano. Ahora, el caso podría llegar hasta el Tribunal Contencioso Electoral.

"Presiones políticas"

Para Alejandra Vivanco, abogada y exsubcontralor del Estado el cambio en la reglamentación del CNE se hizo por presiones políticas. “Antes de que saquen esta nueva reglamentación algunos miembros del organismo fueron denunciados y se pidió su destitución. Ahora están a la espera de que la Contraloría General de Estado (CGE) emita una resolución sobre este asunto. En paralelo tres de sus miembros fueron llamados a declarar ante la Fiscalía. Es muy difícil que bajo estas circunstancias los miembros del CNE actúen con independencia. Deberían denunciar una intromisión electoral”, sostuvo la exsubcontralor. Además enfatizó que antes de este cambio, las inscripciones podían hacerlas en forma personal los representantes legales de cada partido. “Esta reglamentación es antidemocrática y anticonstitucional”, enfatizó Vivanco.

Correa enfrenta varios procesos judiciales en Ecuador con órdenes de prisión. Si finalmente su candidatura es validada, gozaría de inmunidad y podría regresar al país para las elecciones. La justicia ecuatoriana confirmó en julio una condena a ocho años de cárcel contra el exmandatario por cohecho, en la causa conocida como “Sobornos 2012-2016”. Allí se lo acusa junto con una decena de exfuncionarios de haber recibido dádivas de empresarios a cambio de obra pública. La empresa brasileña Odebrecht figura entre las implicadas. La Suprema Corte Nacional de Justicia resolverá este jueves si avala o no la sentencia. Correa no podría participar en política si el tribunal mantiene la condena en su contra, tal y como marca la ley.

Además el exmandatario afronta otro juicio por el secuestro en Colombia del opositor Fernando Balda en 2012. Sin embargo esta lunes el exagente de Inteligencia de Ecuador, Raúl Chicaiza, confesó que fue presionado para involucrar al expresidente en el caso. Chicaiza dijo que Balda se reunió en varias oportunidades con el ahora presidente, Lenín Moreno, para armar la denuncia.


Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ