El presidente Alberto Fernández confirmó que trabajan en una extensión de la medida

El congelamiento de alquileres se prorroga 

Como anticipó Página/12, la medida seguiría vigente hasta el 31 de enero. En el caso de los créditos UVA buscan una solución que contemple el "esfuerzo compartido". 
El congelamiento beneficia a viviendas e inmuebles utilizados por monotributistas, autónomos y mipymes.El congelamiento beneficia a viviendas e inmuebles utilizados por monotributistas, autónomos y mipymes.El congelamiento beneficia a viviendas e inmuebles utilizados por monotributistas, autónomos y mipymes.El congelamiento beneficia a viviendas e inmuebles utilizados por monotributistas, autónomos y mipymes.El congelamiento beneficia a viviendas e inmuebles utilizados por monotributistas, autónomos y mipymes.
El congelamiento beneficia a viviendas e inmuebles utilizados por monotributistas, autónomos y mipymes. 
Imagen: Sandra Cartasso

El presidente Alberto Fernández dio importantes definiciones en materia de vivienda. El 30 de septiembre es una fecha clave: ese día finalizan dos decretos, el que congela el precio de los alquileres y suspende los desalojos, y el que mantuvo sin aumentos las cuotas de los créditos hipotecarios UVA. En cuanto a los alquileres, el mandatario aseguró, tal como anticipó Página/12, que el Gobierno trabaja en “prorrogar lo que hoy existe”, con el objetivo de “proteger a los más débiles”. Sobre los créditos UVA, reveló que trabajan en una posible solución bajo el sistema del "esfuerzo compartido"

Alquileres

Sobre el decreto 320, que mantiene congelados los alquileres y suspendidos los desalojos, el presidente fue contundente: “Estamos trabajando para prorrogar lo que ya existe”, sostuvo el miércoles por la noche en declaraciones televisivas. La medida, establecida en marzo, finaliza a fin de este mes. Según pudo saber este diario, la prórroga sería hasta el 31 de enero del 2021. La semana que viene habría una definición oficial.

Alberto Fernández explicó que esta extensión podría darse dado que la economía “está intranquila”, y en ese contexto buscan “proteger a los sectores más débiles, no castigarlos”. Durante esta semana hubo reuniones por el tema entre Jefatura de Gabinete (Santiago Cafiero y Cecilia Todesca) y el Ministerio de Hábitat, que encabeza María Eugenia Bielsa.

“Prorrogar lo que hoy existe”, tal como definió el presidente, significa que se mantendría tal cual está. Las personas a las que les caiga el aumento semestral seguirán pagando lo mismo, quienes no puedan afrontar el alquiler no podrán ser desalojados y a quienes se les termine el contrato se les deberá prorrogar automáticamente. Los contratos alcanzados son los de vivienda, pero también los inmuebles utilizados por monotributistas, autónomos, mipymes, cooperativas y actividades comunitarias.

El Gobierno analiza hace varios días la prórroga. Para eso, se monitorean variables sanitarias y económicas. La urgencia de la crisis, ante la suba de contagios y la prolongada recesión, definió la decisión. Ahora resta definir la fecha del nuevo vencimiento. La idea inicial era fin de año, pero diciembre suele ser un mes alborotado, por lo que una posible fecha es el 31 de enero. Los inquilinos, en tanto, venían solicitando que se extendiera hasta marzo, para que las familias puedan desendeudarse, pagar los alquileres y así evitar desalojos masivos cuando finalice el decreto.

Créditos UVA

También el 30 de septiembre finaliza el plazo del decreto 319, mediante el cual fueron congeladas las cuotas mensuales de los créditos hipotecarios UVA al valor de marzo. Sobre este punto, aún no hay precisiones. “Estamos trabajando”, aseguró el presidente. En este tema, no interfiere solamente el Ministerio de Hábitat y Jefatura de Gabinete. También debe formar parte de la discusión el Banco Central y el Ministerio de Economía.

Durante los meses de congelamiento, el hipotecado paga lo mismo, pero la diferencia la financia el Estado. Entre agosto del año pasado y enero de este año, el gobierno de Cambiemos congeló las cuotas de los préstamos de hasta 120 UVAs (el 90 por ciento del total). Entre marzo y septiembre de este año, el gobierno del Frente de Todos congeló las cuotas de la totalidad del universo (105 mil familias) y habilitó la posibilidad de diferir el pago para cuando finalice el crédito. “Hicimos un enorme esfuerzo que nos costó 1500 millones de pesos”, informó el presidente. Una posible solución, anticipó, es el sistema de “esfuerzo compartido”, para que “ambas partes cedan un poco y busquen un punto de equilibrio”.

En tanto, la semana pasada en una teleconferencia con periodistas, la ministra Bielsa manifestó: “Creemos que es importante no alentar sucesivas prórrogas”. De todos modos, informó que se encuentra trabajando en el tema, y mantiene reuniones con el colectivo de hipotecados. Los hipotecados reclaman que continúe el congelamiento, dado que se espera que la cuota aumente en un 15 por ciento (la UVA sigue el valor de la inflación). Pero la solución que buscan de fondo es “salir del UVA” es decir, que el monto adeudado y las cuotas dejen de ajustarse por inflación, tras dos años de inflación récord.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ