Según los investigadores, tendría problemas psiquiátricos

Quinta de Olivos: el hombre que lanzó una molotov volvió a la residencia presidencial y amenazó con quitarse la vida

José María, de 48 años, regresó esta mañana al lugar con un cuchillo y amenazó con autolesionarse. Los policías lograron quitarle el arma blanca y el hombre fue trasladado a un hospital de la zona para ser evaluado por personal psiquiátrico. 
Imagen: Sandra Cartasso

El hombre que el pasado 9 de septiembre fue detenido por lanzar una bomba molotov contra uno de los paredones de la Quinta de Olivos volvió este miércoles a la residencia presidencial y amenazó con quitarse la vida con un cuchillo. Según informaron los investigadores, el hombre ya fue reducido y quedó bajo arresto. 

De acuerdo a la División Protección Residencia Presidencial de Olivos y Operaciones, José María, de 48 años, se presentó este miércoles a las 8.30 en la esquina de Villate y Salta, a 50 metros del portón de ingreso, con un cuchillo con el que amenazó con autolesionarse. 

Fuentes policiales detallaron a Télam que el hombre pedía la presencia de un juez para denunciar que sus teléfonos están intervenidos

Para evitar que el hombre atentara contra su vida, la zona se aseguró con personal de la Policía Federal, de la Sección de Bomberos, de la Policía Bonaerense y del SAME. Luego de unos minutos, los policías lograron quitarle el cuchillo y el hombre fue trasladado a un hospital de la zona para ser evaluado por personal psiquiátrico

En septiembre pasado, José María había sido protagonista de un ataque contra la Quinta de Olivos cuando lanzó una bomba Molotov contra uno de los paredones de la residencia presidencial, la cual pudo ser desactivada por efectivos de la División Explosivos de la Policía Federal.

Tras ese hecho, el Cuerpo Médico Forense (CMF) remitió un informe al Juez federal 2 de San Isidro, Lino Mirabelli, en el que el hombre fue diagnosticado con “síndrome delirante persistente”, por lo que fue declarado inimputable. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ