La conspiración de 2004 que reveló PáginaI12

Mesa de enlace de policías y militares: Los protagonistas se repiten 16 años después

La tapa de PáginaI12 del 25 de mayo de 2004.La tapa de PáginaI12 del 25 de mayo de 2004.La tapa de PáginaI12 del 25 de mayo de 2004.La tapa de PáginaI12 del 25 de mayo de 2004.La tapa de PáginaI12 del 25 de mayo de 2004.
La tapa de PáginaI12 del 25 de mayo de 2004. 

Por más que los grandes medios de comunicación aseguren que la "nueva mesa de enlace” que anunciaron miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad es algo “novedoso” y que se da “por primera vez en la historia Argentina”, está lejos de serlo. El 20 de mayo de 2004, días antes de cumplir un año en la presidencia Néstor Kirchner, un grupo conformado y organizado por las mismas personas que ahora --el general retirado Ernesto Bossi y el presidente de la sociedad militar de seguros de vida, Daniel Reimundes-- se reunía de forma secreta en el casino de oficiales del Regimiento Patricios y era sorprendido por el entonces ministro de Defensa, José Pampuro, quien irrumpió en el encuentro por orden de Kirchner para desarticular lo que denominó un encuentro de "conspiradores a la nueva usanza". 

La excusa que dieron al ser encontrados en plena reunión --a la que asistieron unas 70 personas-- fue la misma que dieron ahora: “ojo que no estamos conspirando”, dijeron en 2004, a lo que Pampuro respondió: "eso que decís me garantiza que sí". Este martes, a través de algunos diarios, difundieron declaraciones similares: “los organizadores tienen en claro que causará resistencia en el Gobierno y que la propuesta buscará ser enredada de inmediato con hipotéticos planes golpistas, destituyentes, reivindicativos de la represión ilegal, coordinados con la oposición política y una larga serie de etcéteras: ‘Nada de eso es cierto. Pero no nos justificamos más’”, publicó el diario Clarín citando a los miembros de la mesa.

En 2004, la reunión que fue sorprendida el 20 de mayo por el ministro de Defensa estaba compuesta por militares retirados, empresarios –como el ex director del diario La Nueva Provincia Vicente Massot– y políticos, entre los que estaban los radicales Enrique Nosiglia, Horacio Jaunarena, y el ex ministro de Carlos Menem Jorge Domínguez. Nosiglia y Jaunarena fueron, hacia el final del gobierno de Raúl Alfonsín, impulsores de las leyes de Punto Final y de Obediencia Debida. Massot, tío de Nicolás Massot --jefe de bancada del PRO en Diputados entre 2015 y 2019-- fue el primer periodista en la historia argentina en ser imputado como responsable de delitos de lesa humanidad, causa que fue anulada por falta de mérito en 2016 y la sentencia apelada en la Corte Suprema.

El articulador principal de la reunión conspirativa en 2004 había sido Reimundes, quien ahora aparece en la foto de la "nueva mesa de enlace de las Fuerzas de Seguridad" y actualmente es titular de la Sociedad Militar de "Seguros de Vida", organismo que en 2004 presidía Ernesto Bossi, el organizador de la "nueva" mesa y también presente en aquella de hace 16 años. 

A Reimundes, Kirchner lo había desplazado del servicio activo junto con el jefe de Estado Mayor del Ejército, Ricardo Brinzoni. Tal como informó entonces Página/12, "Reimundes es llamado 'El dragoncito' por ser hijo de Manuel Reimundes, 'El dragón verde”". Este hombre fue agregado militar en Washington y con Brinzoni, ocupó la secretaría general del Ejército cuando este último intentó negociar la impunidad de los crímenes de la dictadura con la Corte Suprema.

En la misma edición de Página/12 en la que salió la nota contando sobre el encuentro del 20 de mayo, también se publicó una entrevista al entonces presidente Kirchner en la que habló del tema y definió a quienes se habían reunido en el casino de oficiales de Patricios como "conspiradores a la nueva usanza". 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ