El presidente del BCRA cruzó al alcalde porteño

Pesce vs. Larreta por las Letras

Le pidió que desista en la intención de aplicar un impuestos a un instrumento de política monetaria como las Leliq. 
Por carta, el titular del Central se quejó de la decisión de la CiudadPor carta, el titular del Central se quejó de la decisión de la CiudadPor carta, el titular del Central se quejó de la decisión de la CiudadPor carta, el titular del Central se quejó de la decisión de la CiudadPor carta, el titular del Central se quejó de la decisión de la Ciudad
Por carta, el titular del Central se quejó de la decisión de la Ciudad 

El presidente del Banco Central, Miguel Pesce, le pidió al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que desista de la intención de aplicar un impuesto a un instrumento de política monetaria, como las Letras de Liquidez (Leliq).

En una carta, Pesce le señaló a Rodríguez Larreta que las Leliqs están destinadas a “lograr la estabilidad monetaria, financiera y cambiaria”, y le recordó que la Corte Suprema de Justicia “tiene jurisprudencia sobre la imposibilidad de los distritos de avanzar sobre las regulaciones del BCRA.

“Me encuentro en la necesidad de solicitarle tenga a bien arbitrar las medidas necesarias a fin de evitar que se efectivicen acciones de carácter tributario que distorsionan las políticas que lleva adelante el Banco Central de la República Argentina, mediante la implementación de los instrumentos que se encuentran legalmente previstos con la finalidad de lograr la estabilidad monetaria, financiera y cambiaria, que, conforme el artículo 3 de su Carta Orgánica, se erigen como premisas básicas de sus funciones y finalidad”, señaló el titular del ente monetario.

Pesce se refirió de esta forma al proyecto de Presupuesto 2021 que el Gobierno porteño envió a la Legislatura, que contempla la creación de un gravamen del 7 por ciento a las Leliq que recortaría la rentabilidad de los bancos y afectaría a los ahorristas.

La polémica con las tarjetas de crédito

La Ciudad de Buenos Aires ya tenía en su haber otro tributo impuesto al consumo masivo que generó revuelo incluso en los sectores empresarios. El Impuesto a los Sellos a las tarjetas de crédito fue incluido en el Presupuesto  del año próximo con el objetivo de recaudar 7.700 millones de pesos y consistirá en un gravamen del 1,2 por ciento a las compras que se hagan por ese medio de pago.

El sábado pasado, la Confederación Argentina de Mediana Empresa (CAME) manifestó también su "enfático rechazo" al nuevo tributo. "Es insólito, quieren estimular la economía agobiando al que la pone en marcha; en lugar de generar más incentivos para movilizar las ventas y la actividad productiva, le pegamos al cliente", sostuvo el presidente de la CAME, Gerardo Díaz Beltrán.

Otros representantes de la pequeña y mediana empresa y legisladores de la oposición en la Ciudad de Buenos Aires rechazaron el nuevo impuesto a los Sellos sobre los consumos con tarjetas de crédito.  La Asamblea de los Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) de la Ciudad consideró al respecto que "nunca es bienvenido un impuesto al consumo".

En declaraciones a Télam Radio, el vicepresidente de Apyme, Julián Moreno, manifestó que "los impuestos deberían gravar otras cuestiones, como los grandes patrimonios o las transacciones financieras especulativas". La decisión generó además ruido en la político, sobre todo tras la decisión de Cambiemos de no apoyar un tributo por única vez a las grandes fortunas de la Argentina; y en cambio ponerle un impuesto al consumo con tarjetas de crédito, que impacta, sobre todo, en sectores medios y medios bajos. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ