MARCELA CIOCCALE 

QUÉ PASA CUANDO SE APAGA EL FUEGO: UN INFORME SOBRE LOS INCENDIOS EN CÓRDOBA

La Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad de Córdoba realizó una publicación basada en entrevistas a investigadores y especialistas de esa casa de estudios para comprender el impacto ambiental del fuego que afectó a la provincia en los últimos meses.

En Córdoba, los incendios forestales arrasaron con 190 mil hectáreas de bosques nativos, con su fauna y flora silvestre, en lo que va del 2020. Estos incendios llevan a una pérdida y/o degradación de espacios naturales, muchas veces irrecuperables, disminuyendo así la biodiversidad y dañando además gravemente el suelo y el sistema hídrico natural.

Conscientes de esto, desde la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba (FCEFYN), un grupo de especialistas trabajó en un informe para el día después del fuego, llamado: ¿Qué pasará cuando se apaguen los incendios? En el documento se analiza el impacto que estos desastres ecológicos tienen en el ecosistema de la provincia y los distintos abordajes para la recuperación.

Marcela Cioccale, secretaria de Investigación y posgrado de la FCEFYN destacó, en diálogo con este Suplemento, el rol de la universidad pública como “difusor y elemento para concientizar a la sociedad” y destacó que desde esa Facultad decidieron "organizar un trabajo de divulgación para que la gente tome conciencia no solamente en el momento del fuego sino en las consecuencias”.

- ¿Cómo nace el proyecto y cuáles son sus alcances?

- Nosotros veíamos que los trabajos publicados en revistas científicas tienen gran impacto académico, pero la llegada a la población cuesta más, así que pensamos centrarnos no en el fuego que pasó sino en qué podemos decir sobre el después para que la población tome conciencia de esta problemática. Y así surgió la idea de hacer una publicación basada en entrevistas a los propios investigadores con un lenguaje claro, pero con la información científica necesaria, y a la vez con fuerte impacto para la difusión.

Había que adelantarnos a un problema muy grande que son los suelos quemados, las lluvias que desatan crecidas, todas estas consecuencias son en las que nos queríamos centrar y lo importante era cómo se lo vamos a decir a la población.

- ¿Cómo hicieron para que sea simple de entender y que tenga toda la información científica a la vez?

- Fue de las cosas más difíciles. La idea siempre fue llegar a la población con información científica y con un vocabulario que lo puedan entender. Para eso había que atacar por dos frentes: el lenguaje simple y directo le da a la población información necesaria, principalmente en lo referido a la prevención y concientización, y a la vez hay papers con material científico para el que quiere profundizar.

De esa forma se puede llegar a un espectro de la población mayor, y creo que los resultados fueron muy favorables. tanto que pensamos expandirnos en diferentes plataformas.

- ¿Habla de medidas de prevención porque no cree que se trata de incendios intencionales con fines económicos?

- Los incendios son cuestiones complejas, donde hay un escenario de fuego, condiciones de humedad, temperatura, combustible y condiciones culturales, de cultivo, de manejo de la tierra. Uno es el que va a poner el fósforo o el que se le escapó, porque hizo un fuego, etcétera. En todo ese abanico de posibilidades está la mala intención y está la negligencia. Hay varias condiciones. No es un tema simple.

Es muy fácil decir “es intencional” o “no es intencional”. Es una simplificación del problema. Los incendios en Córdoba se vienen repitiendo durante décadas en la misma época. Evidentemente, hay condiciones naturales, y a partir de ahí nace un abanico enorme de posibilidades de cómo comienzan.

- ¿Cómo se abordan las acciones del después del fuego desde la Facultad?

- Se necesitan múltiples miradas, como la prevención, el ataque al fuego, las consecuencias y la restauración, así que en ese sentido, estos equipos son muy importantes.

Hay un grupo que trabaja con suelos. El efecto del fuego y las consecuencias en su estructura, que lleva a entender mejor cómo se va a erosionar o cómo se va a perder ese suelo en las sierras.

Otros grupos trabajan en la parte de conservación y restauración de esos paisajes. Otro estudia la parte preventiva a través de sensores remotos y la posibilidad de tener escenarios de fuegos, para poder prevenir, todo eso unido a grupos que estudian la vegetación propia de la sierra y el impacto del fuego en la ganadería y las múltiples actividades.

- ¿Particularmente qué medidas se deben tomar?

- Varias porque cada zona tiene su particularidad y su uso. La propia naturaleza se va a tratar de acomodar. El bosque tiene su banco de semillas que queda en el suelo y se puede recuperar. Esto hay que combinarlo con no poner en el mismo lote ganado, por ejemplo, para dejar que se recupere. Y hacer tareas de forestación y sembrado, que los técnicos implementan en cada área, de acuerdo a las características de cada terreno.

También se está trabajando en el después con las inundaciones. Cuencas que ahora están completamente descubiertas y llega una lluvia que lleva cenizas a los ríos y eso dificulta la toma del agua potable en algunas ciudades.

- ¿Qué consejo le daría a la población en materia de prevención?

- En general no se le pide más que los mismos cuidados que tienen en su casa. Nadie dejaría un fósforo prendido en su hogar, y menos cerca de un lugar combustible. Cuidar el lugar como si fuera su lugar es un primer paso enorme.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ