Apuntes de clases

Ilustración de Bruno Trivisonno para la tapa del libro Apuntes de clases, de Natalia PérezIlustración de Bruno Trivisonno para la tapa del libro Apuntes de clases, de Natalia PérezIlustración de Bruno Trivisonno para la tapa del libro Apuntes de clases, de Natalia PérezIlustración de Bruno Trivisonno para la tapa del libro Apuntes de clases, de Natalia PérezIlustración de Bruno Trivisonno para la tapa del libro Apuntes de clases, de Natalia Pérez
Ilustración de Bruno Trivisonno para la tapa del libro Apuntes de clases, de Natalia Pérez 

Apuntes de clases (36)

No escucho bien, lo noto porque confundo algunas letras. Cuando le pido a alguien que hable más alto o module cree que le estoy haciendo una broma. En mi modo, exagerado a veces, de ocuparme de mi salud, pensé en ponerme unos audífonos, menos Roxy. Hablando con Sandra me decía que la audición se relaciona con los riñones. También puede ser que los pequeños huesecillos dentro del oído (martillo, yunque y estribo) estén un poco "pegados", y que ese movimiento que viaja de uno a otro, como en un diminuto dominó, no esté sucediendo. Meditaba estos días, creo que sé escuchar a los otros, escucharme. A veces no me escucho y no escucho. Para hacerlo bien no hay que tener la respuesta o el comentario ya preparado, no hay que interrumpir. Escuchar... como cuando nos dejamos afectar por un paisaje, miramos el mar, la selva, la montaña: dejamos que eso venga, nos impregne. Necesito un ambiente tranquilo y no tan ruidoso para conversar. La verborragia me abruma. Hay muchas personas que no hacen pausa ni para tomar aire o tragar saliva y cuando estás por responderles ya dieron media vuelta y les ves la nuca. Retorna uno de mis libros preferidos Momo de Michael Ende. El título en alemán es Momo oder Die seltsame Geschichte von den Zeit-Dieben und von dem Kind, das den Menschen die gestohlene Zeit zurückbrachte (Momo, o la extraña historia de los ladrones de tiempo y de la niña que devolvió el tiempo a los hombres). Lo leí de niña. Estos días vuelve y vuelve el alemán de mi infancia, Düsseldorf. Soñé con la nieve y con un juego infantil en donde nos pegábamos unas especies de chauchas en la naríz para ser rinocerontes (nashorn). Fue fuerte el otro día mostrarle los dedos de mi mano a Juana, mientras se mataba de risa: eins, zwei,drei, vier.

Apuntes de clase (35)
Hay un libro que es un tesoro, se llama Somática-Recuperar el Control de la Mente sobre el Movimiento, la Flexibilidad y la Salud, es de Thomas Hanna, la primera edición en español fue en 1994, el título original Reawakening the Mind s Control of Movement, Flexibility, and Health editado por primera vez en 1988.
Hay algo ahí que realmente me cambió, me hizo un "cric".
Hay una forma de olvido que recibe el nombre de amnesia sensomotora (asm).
"Consiste en la pérdida de la memoria de cómo se siente determinado grupo de músculos y cómo controlarlos. Y ya que esto ocurre a nivel del sistema nervioso central, no tenemos conciencia de que suceda y, sin embargo, nos afecta hasta la médula de los huesos. La imagen que tenemos de nosotros mismos, de lo que experimentamos y de lo que podemos hacer se ve notablemente disminuída por la amnesia sensomotora. Y es principalmente este hecho, y sus efectos secundarios, lo que errónemente llamamos envejecer".

 

Apuntes de clases (34)
En estos años de dar clases a los más chicos, en los cursos Integrales de la Escuela Municipal de Danzas y Arte Escénico "Ernesto de Larrechea" percibo algunos dolores, miedos, principales: el duelo por la llegada de un hermanita/o, la separación de los padres y el duelo por los cambios (de nivel inicial a primario, una mudanza, el cambio de niñera o quién los cuida, el aumento de trabajo de los padres y la ausencia en esas horas, etc. )
La manera amorosa que encuentro es a través del juego y principalmente cuando nos juntamos en la ronda para charlar de cómo estamos, de lo que vamos hacer ese día o compartir y mostrar un juguete nuevo o viejo.
Con los grupos nos vemos 3 horas semanales, son grupos numerosos, la experiencia es muy intensa para mí.
En algunos horarios y grupos estoy sola, en otras con parejas pedagógicas.
Volviendo, la manera más potente que encuentro es cruzar la metáfora, el lenguaje, lo simbólico con la expresión corporal.
Hay infinita bibliografía para estudiar.
Comparto algunos juegos o dispositivos que fui encontrando, en el trabajo con mis compañeras.
"Yo no soy una seño... soy un panda.... soy una mesa... soy una lagartija, una mariposa..."
Este juego esta basado en un cuento que le escribí a Miguel, chuni de la tía: ahora mide 1, 80 mts y estudia Ciencias Políticas.
El efecto es el mismo que cuando lo hacía con Miguel, reírse y luego pescar el juego y multiplicarlo al infinito.
Yo no soy Antonela soy un pájaro, yo no soy Violeta soy una rosa, yo no soy Yael soy un ninja.
Jugar a ser otro y cómo se mueve ese otro.
Este juego es una "chispa" que se enciende a una velocidad que luego tengo que ver cómo hacer para terminarlo.
En relación a la separación, yo misma fui una niña de 7 años cuando mis padres se separaron, así que ahí siento que los puedo entender bastante.
Los juegos que sugiere Camels de separación, distancia, el objeto que se esconde (con la angustia que conlleva) y la ansiedad por descubrirlo.
Los niños comparten muchas intimidades de sus hogares, de su cotidiano, sin anestesia, sin rodeos.
Muchas veces me dan ganas de llorar, cuando puedo los abrazo, les doy sostén.
Bailar, movernos, pintar, crear nos ayuda a todos a elaborar nuestros duelos.

Apuntes de clases (33)
Cuaderno de Dalí: imagen de Gala en primer plano, y en el fondo la espalda surrealista de ella; una mujer mira a la otra.
Durante varios años compartimos con Luigi clases de Contact, de improvisación y Tango.
Fue un trabajo muy rico, un intercambio, una danza de la que aprendí muchísimo.
Una exploración: el abrazo pensando en la conexión entre nuestros brazos, en el abrazo como una "rueda" conectada, el diálogo de las cinturas escapulares.
Otra, ese diálogo de la cintura escapular con la cintura pélvica.
La que avanza es la pelvis, las piernas y los pies vienen después.
Luiyi me regaló dos discos preciosos, uno el recital de Astor Paizzolla en el Central Park y otro Tangos de Hugo Díaz.
Viiajando un poco hacia atrás: el living de calle Rodriguez.
El combinado, mi abuelo Miguel escuchando a Goyeneche con bastante melancolía.
Yo bailando tango con él, pisando con mis pies sus pies.

 

Apuntes de clases (32)
"A veces la vida se comporta como el viento, desordena y arrastra, algo susurra pero no se le entiende. A su paso todo peligra hasta aquello que tiene raíces". Liliana Bodoc.
A Eva la acabo de encontrar en el piso, tendrá alrededor de 80.
Es una vecina, no la conocía hasta hoy.
Cuando caminábamos después de la caída le dije: "qué nombre eh?" y ella: "y si la primera mujer y la primer política".
Tenía una camisa soñada, con mariposas bordadas.
Es de Japón me dijo.
Se notaba por el tiempo que se tomaron para bordarlo.
Aparte de que las veredas están muy rotas e irregulares y como dice Paxton, las ciudades están diseñadas para que se muevan los que pueden hacerlo sin problema, me llama la atención la cantidad de gente, de todas la edades, que veo en el piso.
Nos caemos.
Enseguida se hace una ronda alrededor y cada uno aporta lo suyo: ayuda, desesperación, llamar a una ambulancia.
A veces la vida se comporta como el viento
y nos tumba
nos levanta
La corriente de la vida. 

*Apuntes de clases, de Natalia Pérez, publicado por Río Belbo Ediciones, se presenta hoy, jueves 3 de diciembre, a las 20, en Distrito 7 (Ovidio Lagos 790). Con cumplimiento del protocolo de distanciamiento social, se deben hacer reservas a los teléfonos 3413273091 o 4374016. Andrés Maguna y la performance de Mariana Frare y Marcos Ramos acompañarán las palabras de la autora. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ