El primer ministro deberá afinar los detalles del nuevo gabinete

Italia: Conte gana la confianza del Senado y supera la crisis 

El gobierno de centro izquierda, liderado principalmente por el Movimiento Cinco estrellas (M5S) y el Partido Democrático (PD) y presidido por el premier, podrá seguir adelante con sus planes. 
Imagen: EFE


Desde Roma

El primer ministro italiano Giuseppe Conte ganó la segunda batalla en el Parlamento, consiguiendo en la noche del martes el voto de confianza del Senado, luego de haber obtenido el lunes la confianza de la Cámara de Diputados. Con estos dos resultados positivos, el gobierno de centro izquierda, liderado principalmente por el Movimiento Cinco estrellas (M5S) y el Partido Democrático (PD) y presidido por Conte, podrá seguir adelante en su trabajo de reconstrucción de la sociedad y de la economía italiana, gravemente dañada por la pandemia, como ellos mismos han reconocido.

El voto de confianza parlamentario fue necesario luego de que la semana pasada el gobierno entrara en crisis porque uno de los partidos de la coalición, Italia Viva (Iv) del ex primer ministro Matteo Renzi, decidió retirarse de la coalición gubernamental, sacando a sus dos ministras y un subsecretario, y acusando a Conte y los suyos de no aceptar una medida que ellos proponían insistentemente.

El resultado dela votación en el Senado fue de 156 votos a favor del gobierno y 140 votos en contra además de 16 abstenciones, sobre un total de 315 senadores. Entre los que votaron a favor del gobierno estuvo el ítalo- argentino Ricardo Merlo, del Movimiento Asociativo de Italianos en el Exterior. Pero también algunos senadores que cambiaron su posición tradicional como Pier Ferdinando Casini, ex democristiano y actualmente dirigente de Centristas por Europa, el ex primer ministro Mario Monti del partido Scelta Civica y dos senadores de Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi, que fueron inmediatamente expulsados del partido.

Renzi y los suyos, después de una larga reunión en el Senado, decidieron abstenerse del voto pese a que Renzi atacó duramente a Conte durante el debate. Es que votar contra la confianza hubiera sido lo mismo que entregarle sus votos a la derecha que quiere derrocar el gobierno para que se convoque a elecciones inmediatamente.

Conte se presentó ante el Senado en la mañana del martes, presentando más o menos los mismos argumentos que había planteado en su discurso del lunes ante la Cámara de Diputados. “Tenemos que repensar nuestro modelo de desarrollo”, dijo hablando del qué hacer frente a los problemas generados por la pandemia. Entre los muchos efectos de la pandemia, dijo además, “ha aumentado la consciencia del valor del diálogo”, no sólo en la política sino también con los técnicos y la ciencia, a fin de tomar las medidas “más justas”. Pero la pandemia también ha aumentado “el sentido de responsabilidad y de unidad”, tanto en la sociedad como en el gobierno. “Nada será como antes cuando termine la pandemia”, subrayó.

Y sobre Renzi subrayó: “No hay ningún fundamento plausible” de su retiro del gobierno, pero hay que seguir adelante, “tenemos que cambiar página”.

Renzi, que es senador y estaba presente, no perdió la oportunidad de atacarlo durante el debate. “Nosotros pensamos que su gobierno no es el más bello ni el mejor del mundo”, dijo Renzi. “Usted ha cambiado tres distintas alianzas de gobierno para quedarse en su puesto”, agregó el dirigente de Italia Viva, al parecer, según algunas versiones periodísticas, un poco enojado porque no está seguro de que su maniobra de desencadenar una crisis de gobierno lo vaya a beneficiar cuando todo el mundo espera tranquilidad y no disputas entre políticos en un momento de crisis como éste donde reina el coronavirus.

Matteo Salvini, el líder de la derechista Liga, por su parte hizo un discurso muy agresivo en el Senado atacando a Conte en toda su trayectoria. Pero no recordó que en el primer gobierno Conte nacido en 2018, su partido y él mismo formaban parte de la alianza de gobierno y que él a un cierto punto renunció, provocando la crisis (como ahora hizo Renzi) con el fin de provocar la caída de Conte e ir a nuevas elecciones, ya que la derecha estaba segura de que ganaría consiguiendo así el gobierno. Pero nunca se fue a elecciones porque el primer ministro consiguió nuevos aliados para seguir adelante.

Después de esta votación, que se une a la confianza aprobada el lunes por la Cámara de Diputados, Conte deberá presentarse ante el presidente de la República Sergio Mattarella para afinar detalles, sobre todo respecto al nuevo gabinete de ministros.

No conformes con los resultados ya que ellos empujan para ir a elecciones, los dirigentes de los partidos de derecha, Matteo Salvini de la Liga y Georgia Meloni de Fratelli d’Italia, declararon que pedirán una audiencia para ir a hablar con el presidente Mattarella y plantearle sus dudas sobre la estabilidad del gobierno Conte.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ