De 771 ramas, casi el 70 por ciento mejoró su desempeño en octubre y noviembre

La recuperación es para la mayoría

El comercio y la industria están entre los sectores que más se recuperaron, aunque actividades como el turismo, la gastronomía, el entretenimiento y la cultura mantienen fuertes bajas.
La industria automotriz es una de las que se recupera. La industria automotriz es una de las que se recupera. La industria automotriz es una de las que se recupera. La industria automotriz es una de las que se recupera. La industria automotriz es una de las que se recupera. 
La industria automotriz es una de las que se recupera.  
Imagen: NA

La recuperación económica se produce de manera heterogénea, tanto entre las distintas actividades, como dentro de las distintas provincias. De las 771 ramas productivas analizadas por el Ministerio de Desarrollo Productivo, casi el 70 por ciento mejoró su desempeño interanual entre octubre y noviembre, como el comercio y la industria. Por el contrario, actividades como el turismo, la gastronomía, el entretenimiento y la cultura mantienen fuertes bajas. 

Así la fabricación de heladeras creció casi 60 por ciento interanual en octubre, y 80 por ciento interanual en noviembre. El repunte se debe a que las personas pasan más tiempo en los hogares y “cambian los perfiles de demanda”, como así también el relanzamiento del Ahora 12, que cuenta con tres meses de gracia, según detalla el informe del Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), que dirige Daniel Schteingart. Por el contrario, cines cayó casi 100 por ciento interanual en los mismos dos meses, dado que las salas se encuentran prácticamente cerradas.

En noviembre, último dato de producción manufacturera del Indec, la industria volvió a crecer de forma interanual después de diez meses. Con respecto a diciembre, en lo que se refiere a la actividad industrial, la estimación del CEP XXI es que hubo una expansión del 6,1 por ciento interanual. Esto se debió a la mejora en la siderurgia, la metalmecánica y la industria automotriz. La siderurgia está siendo traccionada por la construcción y por la industria automotriz. En tanto, presentaron un mal desempeña la molienda de oleaginosas y la actividad de minerales no metálicos.

En lo que respecta a enero, hasta el momento están los datos de las primeras dos semanas, que son “todavía más auspiciosos”, según las estimaciones en base al consumo de energía que realiza el CEP XXI. En los primeros 13 días del año, el consumo de energía en la industria fue el mayor desde el 2011, debido a la mejora en los metales básicos, los minerales no metálicos, automotriz, caucho y plástico, alimenticias y aceites. Por el contrario, tuvieron una baja pronunciada interanual madera y papel y tabaco y molienda de cereales. 

También existen heterogeneidades dentro de un mismo sector, como ocurre con el turismo. Pese al repunte por la apertura de la actividad, o el plan previaje, el turismo sigue en números rojos. Sin embargo, hay sectores que se “redinamizaron”. Para medir los hábitos de consumo en tiempo real, desde el CEP XXI analizaron las búsquedas en internet. Con las aperturas tras la cuarentena, “alquiler de quinta” tuvo un fuerte crecimiento interanual en los últimos meses, mientras que en el otro extremo se ubicó “pasajes” o “aeropuerto”, cuyas búsquedas siguen muy deprimidas. En un intermedio se encuentran términos como “ruta”, “Bariloche” o “Delta del Tigre”. Los sectores más golpeados fueron los que dependen del turismo extranjero, como El Calafate.

Comercio

Las mejoras en noviembre y octubre en lo que se refiere a industria también se manifestaron a nivel territorial, de manera heterogénea: 20 de las 24 provincias experimentaron mejoras. Las de mayor crecimiento interanual respecto al resto fueron Formosa, Misiones, Chaco y Santa Fe. En el caso de Formosa y Misiones, se debe en parte a que tienen un “alto perfil agroindustrial”, por lo que la economía se daña menos debido a que son ramas esenciales. Por el contrario, las cuatro más afectadas fueron Neuquén, Tierra del Fuego, Santa Cruz y San Luis. Esto se debe, según el informe, a que tuvieron un crecimiento de casos de Covid, y tienen un perfil escasamente agroindustrial. Además, tienen destinos turísticos de gran importancia, donde los comercios estuvieron reducidos en su nivel de actividad.

También pueden observarse variaciones dentro de los barrios. La actividad comercial cayó en noviembre en el Área Metropolitana (AMBA), aunque menos que en octubre. Las regiones al oeste del centro porteño, en barrios como Paternal, Agronomía, Parque Chas, Nuñez o Villa Urquiza, tuvieron un crecimiento interanual. En el otro extremo, se encuentran barrios como San Telmo, San Nicolás, La Boca, Retiro y Recoleta, con caídas superiores al 15 por ciento interanual. Esto se explica por la falta del turismo, pero también la dependencia del trabajo en oficinas, que fue reemplazado por el teletrabajo. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ