El hijo del Pillín quedó imputado y detenido 

Dos rosarinos a los botellazos

Junto a Gabriel Galvano, fueron arrestados tras ser acusados de agredir a Matías Montín en un boliche de Mar del Plata.
Galvano y Bracamonte fueron interceptados cuando volvían a RosarioGalvano y Bracamonte fueron interceptados cuando volvían a RosarioGalvano y Bracamonte fueron interceptados cuando volvían a RosarioGalvano y Bracamonte fueron interceptados cuando volvían a RosarioGalvano y Bracamonte fueron interceptados cuando volvían a Rosario
Galvano y Bracamonte fueron interceptados cuando volvían a Rosario 

Tras el botellazo que dejó internado a un joven de 20 años que estaba con amigos en un boliche de Mar del Plata, Andrés Guillermo Bracamonte, hijo del jefe de la barra brava de Central, "Pillín" Bracamonte, fue uno de los imputados por la brutal agresión. También fue acusado Gabriel Galvano, detenido anteayer junto a Bracamonte mientras conducía un BMW, de regreso a Rosario. El tercer mencionado en la causa es Matías Belloso --jugador de Arsenal de Sarandí e hijo de Gonzalo, ex jugador y actual dirigente de Desarrollo de Conmebol-- quien se presentó, declaró y quedó en libertad. Según se indicó, el fiscal Paulo Cubas apuntó al delito de "lesiones graves” y pidió la prisión preventiva de Galvano y Bracamonte. Por la tarde, el portal marplatense quedigital.com.ar publicó que el Juzgado de Garantías Nº 1 de Mar del Plata confirmó que los dos continuarán detenidos. En tanto, el abogado de la familia de la víctima, Ignacio Trimarco, pidió el cambio de carátula al del tentativa de homicidio. La causa pasará a manos de la fiscal Andrea Gómez.

Bracamonte, de 21 años, es hijo del jefe de la barra de Central que estuvo detenido por lavado de activos el año pasado. El joven fue arrestado el martes por la tarde junto a Galvano, de 23 años, que era quien conducía el BMW cuando fueron interceptados. El abogado Carlos Varela negó que estuvieran huyendo, y aseguró que volvían porque sus vacaciones habían culminado. También dijo que Andy "no es el agresor". 

El letrado representa en Rosario al joven que el año pasado fue mencionado en la causa que se le sigue a su padre, por lavado de activos. A mediados de 2020, cuando el fiscal Miguel Moreno imputó a Pillín, el chico fue mencionado al detectarse que tenía al menos tres vehículos (dos taxis) cuya compra no pudo justificar por no tener ingresos acordes. Las crónicas de aquellos días dan cuenta que el fiscal agregó que Andy figuraba con ingresos en Dragados y Obras Portuarias SA, con un recibo de sueldo por 25.500 pesos. En la causa, sigue investigado como posible testaferro, aunque no fue imputado.

Ayer, junto a Galvano --señalado como quien golpeó a la víctima con una botella, según el mencionado sitio marplatense-- fueron representados por el abogado Sergio Fernández, quien aseguró que sus clientes "se defendieron" dentro del boliche Ananá. Sin embargo, el fiscal Cubas solicitó que queden detenidos.

En tanto, Matías Belloso no viajaba en el auto detenido el martes por la tarde, ya que se quedó en Buenos Aires. Tras la detención de sus amigos, se presentó ayer, prestó declaración sobre los hechos del lunes por la noche en el boliche, y quedó en libertad.

El padre de Matías Montín --quien permanece internado, en recuperación--, señaló que su hijo quiso acercarse a un grupo de jóvenes que estaba en el vip del boliche Ananá y que había peleado con un amigo, con el fin de distender la situación. En ese momento fue agredido.

En tanto, además de haber sido secuestradas las cámaras de videovigilancia del interior del boliche, el local fue clausurado. Ahora la causa que inició Cubas desde la unidad de Resolución temprana de conflictos, pasará a la fiscal Andrea Gómez, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 4.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ