El Conicet investiga su uso 

Qué es la carragenina, el spray nasal que podría prevenir el coronavirus

Investigadores argentinos que forman parte del proyecto Unidad Coronavirus COVID-19 (conformada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, el CONICET y la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación) estudian los efectos de un spray nasal, que ya se comercializa en el país, que podría funcionar en la prevención del coronavirus.

El principio activo del spray es la carragenina, un polisacárido producido por algunas algas rojas utilizadas también como espesantes y estabilizadores en la industria alimentaria. Según se evalúa, este compuesto químico podría ayudar a reducir el número de casos de covid-19.

No es la primera vez que se estudia las propiedades antivirales de la carragenina. Ya se realizaron ensayos in vitro y en animales para la influenza B, virus herpes tipos 1 y 2, virus de la inmunodeficiencia humana, del papiloma humano, influenza A H1N1, dengue, rinovirus, hepatitis A, enterovirus y algunos coronavirus.

“La acción antiviral de la carragenina se debería a que este compuesto polimérico funciona como una barrera eléctrica que, gracias a su carga negativa, se uniría a las partículas virales, cuya envoltura contiene proteínas con carga positiva, impidiendo así que el virus se una a la superficie de las células y bloqueando su ingreso a las mismas. La carragenina puede también ‘capturar’ las partículas virales que liberan las células que ya fueron infectadas”, detalla un artículo publicado por el Conicet.

El investigador superior del Conicet y director científico del proyecto, Osvaldo Uchitel, explicó que el estudio del uso de la carragenina persigue dos objetivos. “Por un lado, frenar la infección por la vía nasal en individuos sanos, mediante el blindaje de las células que forman el epitelio de la mucosa nasofaríngea. Por otro, en el caso de pacientes infectados que fueron recientemente diagnosticados, impedir que la partículas virales liberadas por las células que mueren colonicen nuevas células, por ejemplo del epitelio olfatorio, y que eso le permita al patógeno esparcirse hacia nuevas vías, para terminar llegando al sistema nervioso central”, detalló en la publicación del Conicet.

Si dicho compuesto químico inhibe la llegada del virus al cerebro o a los bronquios y pulmones sería posible reducir los pacientes graves de covid-19.

El equipo comenzó el estudio del uso de este spray hace seis meses en diez centros médicos del país, a través de un ensayo a doble ciego, aplicado en 395 personas mayores de edad sin antecedentes de haber padecido covid-19. A todos ellos se les asignó al azar cuatro dosis del spray -o placebo- durante 21 días. Los resultados hasta ahora son alentadores: su uso redujo un 80 por ciento las chances de adquirir el virus.

Pese al optimismo por los resultados, los investigadores sostienen que antes de aprobar el uso masivo en la población aún son necesarios nuevos estudios para corroborar la efectividad de la droga. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ