El gremio de la Salud exige respuestas a Vidal
Hacia la carpa sanitaria
El principal sindicato de los trabajadores de la salud de la provincia de Buenos Aires anunció un paro de 48 horas en reclamo de paritarias y analiza levantar un consultorio en el Congreso o en el Obelisco.
Imagen: Twitter

Ante la falta de respuestas del Ministerio de Salud y de la gobernadora María Eugenia Vidal, la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de Buenos Aires (CICOP) convocó a un nuevo paro general de actividades en la provincia, el doceavo del sector, y denunció que la última propuesta salarial fue rechazada en diciembre de 2016 y que desde entonces no hay diálogo.

En el marco de la Jornada Nacional de Lucha convocada por la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina, la Cicop se movilizará al Ministerio de Salud bonaerense, en La Plata, en reclamo de “paritarias libres y sin techo, 82 por ciento móvil y fin de la precarización laboral”. Allí se fijará el día y el lugar para la instalación de la Carpa Sanitaria en la Ciudad de Buenos Aires, como lo hicieron en los primeros días de mayo de 2016 frente al Congreso Nacional.

“Apoyamos la discusión que se está dando con los maestros pero la Salud está en la misma situación y no se está haciendo nada. Queremos poner en discusión el sistema de salud, algo claramente desatendido por los gobiernos nacional y provincial”, expresó a Página/12 Fernando Corsiglia, presidente de la Cicop.  Con esta medida por 48 horas, que se suma a los otros 11 paros previos, se suspenderán las actividades en los 80 hospitales públicos bonaerenses y sólo habrá atención de emergencias por guardia y a pacientes internados.

A pesar de que la Ley 10.471 reconoce que la paritaria de los trabajadores de la salud es independiente de la negociación de los estatales, el gobierno de Vidal pretende incluir a los 10 mil afiliados de la CICOP dentro de este grupo, incumpliendo la norma. “Hay un destrato muy importante en la discusión del sistema de Salud. La paritaria de 2016 fue laboriosa y extensa, el último trimestre no lo pudimos discutir, con una débil propuesta del 1,6 por ciento, en línea con los aumentos a los estatales”, explicó Corsiglia.

El gremio pide una recomposición salarial que ronde el 40 por ciento y no el 18, para incluir la pérdida del poder adquisitivo y un retroactivo correspondiente al último trimestre del año pasado. Los profesionales de la salud reclaman, además, otros cuatro puntos: ausencia de mesas técnicas para tratar el nuevo régimen previsional, las condiciones laborales de los residentes, la infraestructura y la violencia en los establecimientos. “La decisión del gobierno es que no se lleven a cabo”, denunció Corsiglia.