Victoria Stéfano condujo un acto oficial en Santa Fe

La victoria de muchas travestis

La periodista tuvo a su cargo la presentación de un proyecto con Costa Rica. Lucha colectiva y decisión política.
Victoria Stéfano es periodista, tiene 28 años. Victoria Stéfano es periodista, tiene 28 años. Victoria Stéfano es periodista, tiene 28 años. Victoria Stéfano es periodista, tiene 28 años. Victoria Stéfano es periodista, tiene 28 años. 
Victoria Stéfano es periodista, tiene 28 años.  

Victoria Stéfano fue la primera travesti que condujo un acto oficial de gobierno en el país, la semana pasada, en la provincia de Santa Fe. "Tuve la oportunidad de conducir el acto de presentación del Proyecto de Cooperación Técnica para la formulación, ejecución, monitoreo y rendición de cuentas de políticas públicas para la Igualdad de género en el marco del IV Programa de Cooperación Triangular Costa Rica - España - Santa Fe en el Salón Blanco de la Casa Gris", contó en su cuenta de Instagram esta periodista de 28 años, que el 25 de noviembre estuvo a cargo del especial del canal público provincial 5RTV. "Tiembla la historia", compartió con sus seguidores de la red social. Y luego le dijo a Rosario/12: "Me pasan cosas con lo que tiene que ver con los techos de cristal de los que muchas veces hablamos, de aquellos lugares donde estamos pensadas, donde somos imaginadas, e incluso donde nos proyectamos. Jamás me lo hubiera imaginado, en mi vida, si no me imaginé conducir Noviembre Violeta, menos me imaginé conducir un acto oficial". Subrayó que se trata del fruto de la incansable lucha del colectivo travesti trans pero también de "la decisión política de una gestión de gobierno". 

En el acto que condujo Victoria estuvieron presentes el gobernador Omar Perotti, la embajadora de la República de Costa Rica Ginette Campos Rojas, la secretaria de Estado de Igualdad y Género Celia Arena, entre otros. "Todavía me cuesta creer que pasó, pero pasó", escribió Victoria y agregó: "Quizás podría solo ser otro renglón de mi currículum y otro paso en mi experiencia profesional, pero es muchísimo mas. Es otro salto del movimiento travesti-trans y otro capítulo en la historia. El futuro se construye con sueños y se afianza con lucha, y acá nunca vemos el techo". 

Victoria escribe en Periódicas, medio de comunicación transfeminista con sede en la ciudad de Santa Fe. "Algo que digo siempre es que yo no me hubiera imaginado la posibilidad de proyectar esto de estar haciendo comunicación sin los precedentes existentes". Se refiere a la militancia travesti trans. "El año pasado escribí para Periódicas un informe sobre cómo los medios habían construido la visión sobre las travestis. Fueron construyendo sujetas-objetas que pasaban por la prostitución, lo criminal, con una carga de peligrosidad y nos referenciaba desde ese lugar. Ese discurso se fue corriendo a otras posibilidades, donde empiezan a aparecer las primeras artistas trans, como Cris Miró y Flor de la V. Después aparecieron las primeras conductoras de programas, la misma Flor y Liz Tagliani. Recién el año pasado podemos hablar de la primera travesti pensada en términos de comunicación, y estamos hablando de Diana Zurco", trazó una línea histórica para Rosario/12. Consideró que esa llegada se dio "de la mano de un proyecto nacional y popular que la pone en el prime-time de la televisión argentina, en el noticiero de la televisión pública, en un lugar de pura visibilidad". 

Por eso, Stéfano se empeña en esa genealogía. "Pasamos de la prostituta, la criminal o la figura de la narco-travesti, que había sido rimbombante en un momento, porque la prensa amarillista la asociaba al narcomenudeo sin explorar en un sinfín de condiciones sociales, porque le había servido para vender una figura y construirla socialmente, desde la demonización, desde la criminalización. Y la sociedad compraba de inmediato", rememoró. La situación hoy es distinta: "La primera locutora trans al frente de un noticiero de la televisión pública fue un vuelco increíble de la construcción histórica".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ