El oficialismo no pudo obtener dictamen y se vio forzado a seguir negociando con la oposición

Otra semana de rosca para el presupuesto

La falta de acuerdo entre Cambiemos con el Frente Renovador y el bloque de Diego Bossio demoró la aprobación del proyecto para 2017. Las provincias reclaman más fondos. Críticas del kirchnerismo.
Nicolás Massot, presidente del bloque del PRO en Diputados, confía en que el proyecto se aprobará la semana que viene.Nicolás Massot, presidente del bloque del PRO en Diputados, confía en que el proyecto se aprobará la semana que viene.Nicolás Massot, presidente del bloque del PRO en Diputados, confía en que el proyecto se aprobará la semana que viene.Nicolás Massot, presidente del bloque del PRO en Diputados, confía en que el proyecto se aprobará la semana que viene.Nicolás Massot, presidente del bloque del PRO en Diputados, confía en que el proyecto se aprobará la semana que viene.
Nicolás Massot, presidente del bloque del PRO en Diputados, confía en que el proyecto se aprobará la semana que viene. 

No hubo dos sin tres esta semana para el gobierno. El dictamen de comisión en Diputados al proyecto de Presupuesto 2017, que el oficialismo pretendía alcanzar ayer para poder votarlo en la sesión del próximo miércoles, fue postergado debido a la falta de acuerdo en los cambios que se pretendían introducir, principalmente en lo referente al financiamiento de las provincias. La dilación se suma al fracaso de la aprobación de la ley de participación público-privada para la contratación de obras de infraestructura y servicios en esa misma Cámara y al retiro del proyecto de reforma del Ministerio Público del temario del miércoles. El presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, Luciano Laspina (PRO), convocó a continuar la reunión hoy a las 10, mientras que se trabajó durante la noche para elaborar un texto ordenado, y adelantó que si no se alcanza acuerdo durante la jornada se buscará conseguir dictamen de mayoría el martes antes de la sesión del miércoles.
Durante la sesión en el Anexo C de la Cámara baja sobrevoló el enojo del oficialismo con el Bloque Justicialista y el Frente Renovador por lo sucedido el día anterior. Cambiemos los contaba como aliados para la aprobación del proyecto privatizador de contratación para la obra pública debido a que habían consensuado en privado algunos cambios. Pero luego los responsabilizó del fracaso en la votación del día anterior, porque algunos integrantes del massismo convalidaron la moción del Frente par la Victoria para que el tema vuelva a discutirse en comisión. “Ahora hay que recomponer la confianza. Es casi como empezar de cero”, dejaron trascender desde el oficialismo.
Ayer en el debate de Presupuesto, Cambiemos rechazó que existan negociaciones a espaldas de la comisión. “Me genera una profunda indignación”, dijo Laspina. Pero la noche anterior el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se había reunido en el despacho del presidente de la Cámara, Emilio Monzó, con el diputado radical Mario Negri, Laspina, el massista Marcos Lavagna y Diego Bossio, para discutir el tema de las transferencias de recursos automáticas a las provincias. El diputado por el FpV, Axel Kicillof, se quejó de que otros bloques no acompañen en la tarea de hacer planteos de fondo a la ley presupuestaria, la cual, según dijo, cristaliza el ajuste, la caída del salario y el endeudamiento que comenzó a implementarse este año. El ex ministro de Economía criticó que se acuerden cambios cosméticos y adelantó su voto en contra, aunque aclaró que no dejará al gobierno sin Presupuesto el año próximo como sucedió con el kirchnerismo en 2011.
La posición unificada de los gobiernos provinciales es el mayor escollo que encuentra el oficialismo. Se mantiene el acuerdo en la reforma de la ley de Responsabilidad Fiscal, que contempla una reducción del 10 por ciento de los déficits provincial y nacional y se obliga a los gobiernos provinciales que quieran tomar deuda en el exterior a cumplir con la meta de disminuir el desequilibrio fiscal para que Nación autorice el endeudamiento. Persisten diferencias en el cumplimiento de un artículo de la ley de Reparación Histórica, que permite a las provincias acceder a una moratoria de 90 cuotas para saldar las deudas por aportes previsionales con la AFIP. Otro punto sin acuerdo es la reforma en la ley de Administración Financiera referida a las facultades del gobierno nacional para reformular partidas presupuestarias.
Además, diputados de distintos bloques pidieron refuerzos de partidas para diferentes organismos como sucedió con el INTA, y Ley de Bosques, a los que se sumó ayer el Sedronar, a pedido del diputado mendocino Alejandro Abraham (FpV). Otro punto que había sido reclamado por diputados del oficialismo y la oposición es un refuerzo para la cartera de Agricultura, y se resolvió que se sumarán 4500 millones de pesos, según anticipó Laspina. También hubo pedidos vinculados con promesas de campaña del macrismo. El diputado Néstor Pitrola (FIT) recordó la promesa de eliminar el Impuesto a las Ganancias que luego mutó a una elevación del mínimo no imponible y cambio de escalas.  “Es un tema que iba a estar atado al Presupuesto, y no lo estamos debatiendo”, señaló y adelantó la presentación de un despacho de minoría. En tanto, la socialista Alicia Ciciliani propuso reducir las asignaciones para “megaobras de la Ciudad de Buenos Aires que pueden esperar” y, en cambio, ampliar la inversión para urbanizar villas.
Laspina consideró que ante “la complejidad y la importancia que amerita el tema le demos el tratamiento suficiente y necesario para que lleguemos a abordar todos los temas que todavía no se han abordado en las intensas reuniones que tuvimos”. Y acordó entonces con el massismo y el bloque Justicialista demorar la firma de los dictámenes hasta el martes. El presidente de la comisión anticipó que se trabajará para tener “mañana (por hoy) o más tarde el martes” un texto consensuado con la oposición. El gobierno se manifiesta confiado en que la prórroga no modificará la agenda y que los proyectos se tratarán en el pleno del cuerpo el próximo miércoles y jueves en una sesión especial. En esa sesión el gobierno quiere además incluir el proyecto privatizador de contratos público-privados, que se debatirá en comisión el martes próximo. De esta manera, el macrismo espera revertir al menos dos de los tres fracasos legislativos de esta semana.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ