La causa contra Messi por evasión al fisco español
¿La Pulga detenido?
El Tribunal Supremo español comenzó a debatir si confirma o no la condena a 21 meses de prisión para Lionel Messi y su padre por evasión fiscal.

El fiscal de la causa que implica a Lionel Messi por evadir al fisco unos 4,1 millones de euros pidió al Tribunal Supremo que confirme la pena de 21 meses de cárcel que la Audiencia de Barcelona impuso al rosarino. La Corte deberá decidir si confirma o cambia las penas teniendo en cuenta la postura del fiscal, para quien Messi “debe ser considerado responsable de los delitos fiscales por los que ha sido condenado”.

La defensa de la pulga y su padre Jorge presentó un recurso de casación para que el tribunal español revea la condena. "El recurso se fundamenta en que la sentencia no es adecuada a la ley", sostuvo en unas breves declaraciones el abogado del crack rosarino, Enrique Bacigalupo, quien prefirió no hacer ningún otro tipo de comentario respecto a las expectativas sobre la revisión de la condena. 

La Sala de lo Penal del Supremo español, con sede en Madrid, comenzó ayer a reunirse sin presencia de abogados ni de los condenados "para analizar los recursos presentados contra la sentencia del caso Messi", explicaron fuentes oficiales.

El destino de la condena de Messi depende, en gran parte, del juez Luciano Varela, quien presentó la propuesta de resolución. Varela se ganó el apodo de "juez estrella" en 2009 cuando procesó a otro mediático magistrado, Baltasar Garzón, por haber investigado los crímenes de la dictadura franquista, un caso que terminó en absolución. Con fama de implacable, Varela se convirtió en uno de los jueces más impopulares del país. 

Messi y su padre Jorge fueron encontrados culpables de la evasión de 4,1 millones de euros en 2007, 2008 y 2009, originados por la explotación de los derechos de imagen de la Pulga. La Audiencia provincial de Barcelona condenó a ambos a siete meses de cárcel por cada uno de los tres años de evasión. Además, a Messi le impuso una multa de más de dos millones de euros y a su padre de un millón y medio. 

"Yo me dedico a jugar al fútbol, y confiaba en mi papá y en los abogados que llevan estas cosas", se defendió Messi ante el tribunal cuando declaró en febrero pasado en el juicio oral en su contra, argumentando desconocer que había evadido impuestos. Por su parte, Jorge cargó la culpa a sus asesores fiscales, quienes le recomendaron crear la estructura societaria -en paraísos fiscales- que sirvió para canalizar los ingresos que no tributaron. "Para mí este tema es chino básico, no entiendo nada", sostuvo. 

En las conclusiones del juicio, la Fiscalía mantuvo que Messi era inocente. "En el juicio quedó demostrado que no había ánimo de defraudar", señaló la fiscal Raquel Amado que, en cambio, responsabilizó a Jorge Messi de la gestión económica de los ingresos del astro. Sin embargo, el Abogado del Estado, quien consiguió la condena, llegó a comparar a Messi con un "capo" de una organización criminal, que desconoce los detalles de cómo se hacen las cosas pero le interesa el resultado final, en este caso, la evasión de impuestos.