La libertad según BADBADNOTGOOD
“Aburre tocar siempre lo mismo”
Cómo un trabajo práctico desaprobado para una escuela de música fue el génesis de un cuarteto canadiense que moderniza el jazz inyectándole hip hop nueva escuela.

El poder de las redes sociales atacó de nuevo el día que Tyler, The Creator andaba aburrido googleándose y dio con unos nerds haciendo un tributo instrumental a Odd Future. El encuentro viral se dio hace cinco años y fue el primero de muchos pasos para que BADBADNOTGOOD se consolidara como una de las experiencias más enriquecedoras del jazz y el hip hop contemporáneos. Después, los de Toronto dejaron la escuela de música y empezaron a grabar para seguir despertando orejas del palo, yuxtaponiendo sus tonos jazzeros a ritmos de hip hop, experimental y psicodelia. Grabaron cuatro discos y una de sus mejores obras, Sour Soul, en colaboración con Ghostface Killah, el contador de historias de Wu-Tang Clan. Y produjeron a pilares de la música negra como Kendrick Lamar, Kaytranada, Snoop Dogg, Freddie Gibbs, Danny Brown o Earl Sweetshirt.

El desembarco de los canadienses en Estados Unidos comenzó en 2012, pero este año se hizo masivo. “Por ahora tenemos tiempo antes de que comience la locura”, le comenta relajado Chester Hansen al NO. “La semana pasada anduvimos por Los Angeles y todavía no me recupero.”

Su último disco, IV, de 2016, fue el más celebrado por el ambiente del palo, pero en estos meses estuvo en boca de todos cuando el track Lavender, que grabaron con Kaytranada, tuvo una versión paralela grabada por Snoop Dogg, con sus versos despachándose contra Donald Trump y un video mostrando un mundo habitado por payasos en el que le dispara con un arma de juguete en la cabeza al presidente. Trump tuiteó su descontento en una ola de repudio que tuvo a todos opinando. “No tuvimos nada que ver con el video ni las letras, eso lo agregó Snoop. Pero no entiendo el revuelo, es una sátira”, excusa Chester. “Todo el mundo se la agarró con él, nosotros no tuvimos problemas.”

BADBADNOTGOOD era un trío cuando todo comenzó en los días del Humber College, cuando Matthew, Chester y Alexander estudiaban jazz y se juntaban a zapar. De hecho, su nombre surge del piloto de un programa de TV escrito por Alexander que nunca se grabó. Y su tributo jazzero a Odd Future fue un trabajo práctico que desaprobaron, ante el descontento de los profesores. “La escuela no es para todos. En mi casa aprendí un montón juntándome con compañeros a compartir música. En el jazz tenés que ser muy disciplinado para entender.” Ellos no terminaron las clases pero dieron cátedra con su debut BBNG (2012), que mostró un paso enorme hacia el jazz fresco con elementos de hip hop nueva escuela. Mucho cuelgue rítmico y todo instrumental.

“Los ensayos tienen mitad línea a seguir, mitad improvisación. Nos aburre tocar siempre lo mismo y los cuatro somos muy abiertos con todos los géneros, en el estudio y en vivo inventamos mucho sobre la marcha”, explica Chester. “Escribimos nuestra música juntos, el resultado es tan amplio que cuesta respetar las opiniones de los otros y discutimos pero bien.”

IV es la excusa que los traerá por primera vez a Argentina para dos Niceto Club. Un disco que sale de la norma instrumental que venían cosechando y tiene colaboraciones de Colin Stetson, Kaytranada, Charlotte Day Wilson y otros. “Fue una loca experiencia, no teníamos la forma del disco y tardamos meses en encontrarle la vuelta. Lo de meter voces surgió sobre la marcha, y ahí empezamos a invitar y grabar. Nos sobró material, vamos a ir lanzando temas nuevos a futuro.”

* Martes 2 y miércoles 3/5 en Niceto Club, Niceto Vega 5510. A las 21.