Centro clandestino del Servicio de Inteligencia de la policía
Una señalización necesaria
Fue el principal centro de detención clandestina y de exterminio de la región, por donde pasaron alrededor de 2000 personas durante la última dictadura. Muchos continúan desaparecidos. Desde ayer, está señalizado como sitio de la memoria.
Los tres pilares ubicados en la esquina de la ex jefatura de Policía de Rosario.Los tres pilares ubicados en la esquina de la ex jefatura de Policía de Rosario.Los tres pilares ubicados en la esquina de la ex jefatura de Policía de Rosario.Los tres pilares ubicados en la esquina de la ex jefatura de Policía de Rosario.Los tres pilares ubicados en la esquina de la ex jefatura de Policía de Rosario.
Los tres pilares ubicados en la esquina de la ex jefatura de Policía de Rosario. 
Imagen: Sebastián Joel Vargas

"La lucha por la Memoria, Verdad y Justicia es una cuestión que debe estar presente en toda la ciudadanía", señaló ayer el secretario de Derechos Humanos provincial, Marcelo Trucco, al inaugurar la señalización del Centro Clandestino de Detención, en Dorrego y San Lorenzo, donde funcionó el Servicio de Informaciones (SI) de la Policía de Santa Fe durante la última dictadura cívico-militar. En uno de los tres pilares destacan que "fue el principal Centro de Detención Clandestina y de Exterminio de la región y la provincia, siendo, a su vez, centro de distribución de prisioneros". Por el lugar, que cerraron en 1979, pasaron alrededor de 2000 hombres y mujeres, algunas de ellas embarazadas, militantes populares opositores a la dictadura quienes fueron secuestrados, torturados, y muchos aún continúan desaparecidos. "Tenemos un fuerte compromiso en tiempos donde por ahí se nos intenta convencer de que hay que retroceder, éste es un testimonio de lo que queremos hacer, de qué lado queremos estar, y es el comienzo de una serie de señalizaciones en el resto de la provincia", subrayó Trucco.

Del acto participaron, entre otros, los subsecretarios de Derechos Humanos, Ramón Verón y Publio Molinas, la directora del Museo de la Memoria, Viviana Nardoni, la militante de Familiares de Detenidos y Desparecidos por Razones Políticas, Elida Luna, y representantes de organismos de Derechos Humanos.

En el primero de los tres pilares ubicados en la esquina de Dorrego y San Lorenzo se lee: "Este espacio ha sido inaugurado como Espacio de Memoria en 2015 por el Gobierno de Santa Fe, en el marco de una política pública de memoria, para propiciar su apertura al conjunto de la sociedad y garantizar activamente su función testimonial. Esto ha sido posible a partir del testimonio invaluable de las y los sobrevivientes, la lucha inclaudicable de los organismos de Derechos Humanos y el trabajo realizado por diversos peritos, técnicos y peritos".

"El testimonio que tenemos al poder señalizar estos espacios implica fundamentalmente que la memoria cobre un verdadero sentido. Hoy todos estamos luchando contra el olvido, comprometidos en esta búsqueda incansable de más Memoria, más Verdad y más Justicia. El viernes tuvimos la posibilidad de acompañar la condena a varios de los responsables de haber cometido estos crímenes tan aberrantes", dijo Trucco.

Por su parte, Verón señaló: "Más allá del dolor por todo lo que significa este lugar, nos debemos enteramente un sencillo homenaje a esas vidas jóvenes que querían un país distinto y que entregaron su vida por eso. Señalizar es una tarea que está encomendada de acuerdo a la ley y a las leyes hay que respetarlas".

Luna recordó a su compañero, Daniel Gorosito, secuestrado antes del golpe militar, a quien asesinaron allí a golpes cuando tenía 23 años; el primer escrache histórico que realizaron en esa esquina en 1981, y cuando en 2002 salió finalmente el decreto provincial para recuperar el espacio, el primero en el país: "Nos parecía importantísimo, no solamente por toda la historia que encierra, por aquí pasaron nuestros familiares y compañeros, sino además poder abrirlo para que la gente lo recorra, y que le iba a parecer mentira que en pleno centro de la ciudad hubiera un centro clandestino de detención, uno de los más grandes, por donde pasaron más de tres mil compañeros".

Nardoni dijo esperar que "haya continuidad de las políticas públicas en torno a Memoria, Verdad y Justicia", además de confiar en que el secretario Trucco "reactive el programa de Protección a Testigos, y dinamice el Archivo Provincial de la Memoria para tener en Rosario copias digitales de esos archivos". La directora del Museo de la Memoria consideró que la señalización del espacio "es una gran reivindicación para los desaparecidos, muertos, secuestrados, y para los sobrevivientes, los que pusieron el cuerpo, el rostro y la voz en las causas Feced I y II, y que lo volverán a poner a partir del 8 de junio cuando comience Feced III en los Tribunales Federales de Rosario".

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ