Un numeroso colectivo de organismos de derechos humanos mantuvo un encuentro virtual con Nadia Schujman, abogada y militante de H.I.J.O.S. Rosario, para expresarle su apoyo ante “la grave situación de persecución que atraviesa” en la provincia de Santa Fe. Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, el CELS y la Liga Argentina por los Derechos Humanos, entre otros, destacaron en un comunicado que la causa judicial contra el exministro Marcelo Saín y su equipo de trabajo, que incluía a Schujman, constituye una persecución “política” orquestada para “impedir el avance del trabajo de reforma de la Policía de Santa Fe, entre otros objetivos”.

Durante la reunión virtual, la abogada –que desde 2003 querelló en todos los juicios de lesa humanidad de Rosario– relató la situación de persecución que vive a raíz de su trabajo como directora de la Agencia de Control Policial del Ministerio de Seguridad provincial. “Puntualmente, la fiscal Mariela Jiménez y el fiscal Ezequiel Hernández armaron una acusación en su contra y un grupo de personas, que carece de pruebas y verdades. Esto se basa en la decisión de distintos sectores locales de impedir el avance del trabajo de reforma de la Policía de Santa Fe”, sostiene el comunicado que también firman H.I.J.O.S. Capital, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, la APDH y la APDH La Matanza.

La investigación por presuntas maniobras ilegales en la recopilación de información estatal impulsada a fines de noviembre pasado mediante allanamientos en oficinas de varios funcionarios sería impulsada por “sectores del radicalismo, hoy en Cambiemos, y sectores del propio peronismo opositor” al gobierno de Omar Perotti, señaló en aquellos días Saín. El mandatario instruyó esta semana al fiscal de Estado de Santa Fe para que la provincia se constituya como querellante en esa causa “atento los intereses públicos comprometidos”, explicó en su decreto.

“Militante por la Memoria, la Verdad y la Justicia en H.I.J.O.S. Rosario y el Colectivo Mario Bosch”, Schujman es “una compañera que está siendo atacada por prácticas de persecución que dañan fuertemente en lo personal y lo colectivo”, destacaron los organismos, que ya le habían expresado su solidaridad tras los allanamientos que derivaron en las renuncias de los funcionarios. “Estamos a su lado y reclamamos que cese la persecución en su contra. Quienes deben dar explicaciones son quienes incumplieron derechos y garantías, armaron una causa sin pruebas y pretenden avanzar en una persecución judicial que es política”, concluye el comunicado que también firman Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz, Comisión Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos y la Asociación Buena Memoria.