Un joven italiano fue detenido por la policía de Asti, en el noroeste de Italia, acusado de falsificar un Ferrari F430. El muchacho construyó artesanalmente el modelo de la casa de Maranello a partir de un coche de la marca Toyota al que le modificó la carrocería y la apariencia exterior.

El joven, de 26 años, fue arrestado mientras conducía su falso Ferrari por las carreteras de Asti. La policía lo detuvo hace unos días en un control rutinario y presentó el caso como la "Operazione Cavallino".

En el coche se habían sustituido los escudos, los logotipos, las llantas, las pinzas de freno, el capó, los protectores de rueda y el volante de un Toyota MR Coupé de tal modo que simulaba ser uno de los famosos deportivos rojos de la marca del Cavallino Rampante.

El aparente Ferrari, que imitaba el diseño del modelo "Pininfarina" producido entre el 2004 y 2009, fue confiscado por las autoridades. El joven propietario fue denunciado ante la fiscalía por el "uso no autorizado de marcas registradas".

La incautación "de uno de los símbolos más conocidos y apreciados del estilo italiano en el mundo" responde al "compromiso permanente de la Guardia de Finanzas para luchar contra las cadenas de suministro ilegal de falsos Made in Italy", indicó la policía en un comunicado.

La falsificación del coche, que a simple vista podía parecer por un auténtico Ferrari, fue certificada por peritos.