La Cámara en lo Criminal de Segunda Nominación condenó a la pena de 12 años de prisión a Rolando Amadeo Reales de 28 años, acusado de abusar sexualmente de una niña de 11.

Carla, la mamá de la sobreviviente, manifestó todo el dolor y la revictimización que significó el proceso penal. “Fue muy duro y difícil. Jamás duden de sus hijas”.

El abuso de la niña sucedió en 2018. En aquel momento, Carla la había enviado a cobrar una deuda que tenía con ella Reales, por unos sanguches que le había vendido y él no le pagó. Nunca imaginó que el sujeto la abusaría sexualmente y además amenazándola de muerte a ella y a sus hermanos. “Nosotros tuvimos un hecho muy traumático antes de llegar a ese barrio y fue que se nos quemó la casa donde vivíamos, él lo sabía y le decía a mi hija que si hablaba quemaría la casa también”, contó la madre.

La niña, como consecuencia del trauma y el miedo calló lo sucedido hasta que no pudo más. “Con una amiga que es profesora de Educación Sexual Integral le hablamos para que ella comience a aprender, pero no fue por eso que  nos contó lo que le había sucedido sino porque no podía más”, aclaró Carla.

La denuncia fue radicada el 27 de julio del año pasado. “La revictimización fue terrible. Le hicieron dos pericias ginecológicas, varias psicológicas porque se aceptaban los pedidos de los abogados de él. Además siempre poniendo duda la palabra de ella o la mía, acusándonos”.

“Es por esa razón que decidí buscar ayuda. Tenía capacitación en Ley Micaela y sabía que todo eso que estaba sucediendo no estaba bien. En ese momento llegué hasta María Carrizo que estaba en la Secretaría de la Mujer y me acompañó hasta hoy- por ayer- en el juicio. Siempre busqué respuestas”, contó.

Durante la espera del juicio, la niña recibió amenazas por parte de la familia de Reales. "Su familia nos persiguió y nos hostigó y espero que con la sentencia esto ya no suceda más".

Carla, explicó que afrontar los tres días de debate fue muy doloroso. “Los abogados de él (Oscar Romero y Gabriel Toloza) fueron violentos, me trataron de manipuladora, de obstinada y otras cosas horribles que no sé por qué se permiten. También otros diarios salieron a decir que él lloró durante el juicio cuando lo único que hizo fue decir que no fue y que yo inventaba”, aclaró.

En este contexto, la madre contó que escribió una carta para aquellos quienes deban atravesar por el mismo proceso “que no se elije”.

“A mi hija le arrebataron su niñez de una manera muy abrupta y perjudicial a su estado emocional, provocando un desequilibrio en nuestra familia. Hemos vivido una tormenta tan grande y debimos enfrentarnos a lo peor. Como madre quiero decirle a las demás y también a los padres que jamás duden de sus hijos o hijas porque ustedes son su sostén”, dice el escrito.

“Cuando busquen a un representante legal, tengan mucho cuidado, porque a la mayoría no les interesa la causa solo el factor económico. Pero tuve suerte y quiero rescatar el trabajo de Cristian Lagoria, quien nos ayudó con todo este proceso, con mucha paciencia, respetando el dolor atravesamos”.

Asimismo, aconsejó que las sobrevivientes tengan contención psicológica y pedir al Estado “que generen recursos para poder ayudar a las víctimas, porque muchas veces las familias solas deben costear los gastos en medio del dolor y es muy difícil, más si esas familias son del interior. Hay muchas situaciones que superan a las familias”, aclaró.

Por último, resaltó que cuando este proceso llega “uno aprende en carne propia por qué debemos unirnos a la lucha por los derechos y la erradicación de la violencia. La violencia no debe ser naturalizada mucho menos callada”, concluyó.

Debate

El fiscal y la querella pidieron 15 años de prisión efectiva para Reales por el delito de abuso sexual con acceso carnal. Los jueces le otorgaron 12 años de pena. Carla, dijo que está conforme y que se hizo justicia, aunque el dolor continúe.