Detuvieron al contador de la familia Kirchner
En campaña no hay feria
Fue una decisión de Claudio Bonadio, que se había declarado incompetente en esta causa. El juez consideró que Manzanares intentaba “obstruir a la Justicia”.
Víctor Manzanares fue detenido ayer en su estudio en Río Gallegos.Víctor Manzanares fue detenido ayer en su estudio en Río Gallegos.Víctor Manzanares fue detenido ayer en su estudio en Río Gallegos.Víctor Manzanares fue detenido ayer en su estudio en Río Gallegos.Víctor Manzanares fue detenido ayer en su estudio en Río Gallegos.
Víctor Manzanares fue detenido ayer en su estudio en Río Gallegos. 
Imagen: Télam

El juez federal Claudio Bonadío se quedó en su despacho en la feria judicial e inauguró la temporada con la detención de Víctor Manzanares, el contador de la familia Kirchner. Lo hizo en la causa conocida como “Los Sauces” en la que se había declarado incompetente después se procesar a Cristina Fernández de Kirchner por supuesto lavado de dinero y asociación ilícita, pero sigue tomando medidas mientras la Cámara Federal define quién investiga. Bonadio consideró que Manzanares, también procesado con anterioridad, intentaba “obstruir a la justicia” por la derivación del pago de alquileres del Hotel Las Dunas, del “Condominio Máximo y Florencia Kirchner” que se encuentra intervenido, a una cuenta del ex gobernador Carlos Sancho. “La detención es ilegal, tiene una finalidad electoral y se inscribe en el marco de una persecución”, dijo Carlos Beraldi, abogado de Manzanares y de la ex Presidenta. El letrado pidió la excarcelación, que el juez debe resolver hoy a más tardar.  

Manzanares fue detenido en su estudio en Río Gallegos por la Policía Federal y sería trasladado a Buenos Aires. Sancho fue citado a indagatoria para el lunes 1 de agosto. Bonadio le atribuye obstaculizar y entorpecer la investigación judicial al vincularlo con pagos de los alquileres de propiedades de los Kirchner que considera que se habrían desviado. El hotel Las Dunas pertenece al Condominio Máximo y Florencia Kirchner, donde están registrados varios inmuebles de la sucesión del ex presidente que no fueron divididos. La sucesión dejó de tener actividad el año pasado y se creó el condominio. “Sancho es el apoderado del condominio, y por eso él cobraba los alquileres. Los que percibió son anteriores a la intervención por orden judicial, excepto uno que se hizo con posterioridad. Por ese pago fue intimado y respondió que lo cobró sin conocer la medida de intervención. Además, todo lo cobrado se usó para pagar los gastos del condominio”, explicó Beraldi.

Los Sauces es una de las empresas de la familia Kirchner dedicada a la compra y alquiler de inmuebles. Muchas de las propiedades ya integraban el patrimonio familiar antes de que Néstor Kirchner ganara la intendencia de Río Gallegos y otro tanto antes de ser Presidente. Bonadio sostiene que los alquileres de Los Sauces se creó para recibir dinero a modo de contraprestación por el “indebido otorgamiento de obra pública”. Beraldi  dijo que aunque no conoce el detalle de la fundamentación, “no puede haber ninguna acusación por el cobro de alquileres porque no son de personas investigadas en la causa, son de terceros que hace un operador inmobiliario, y de hecho no hubo ninguna restricción para que se cobraran”, señaló. El juez se agarra de que los inquilinos habían recibido una notificación que decía que debían depositar el alquiler en la cuenta de Sancho. “El condominio no tiene cuenta, se le paga al apoderado”, insisitó Beraldi. La advertencia al juzgado la habría hecho Raquel Moyano, interventora judicial de la sucesión y del condominio. La mujer había sido denunciada penalmente por Máximo Kirchner por no haber pagado obligaciones impositivas.

En la causa Bonadio procesó a CFK, sus hijos, Manzanares, López y Báez, entre las figuras centrales. Después se declaró incompetente y dijo que toda la causa debía estar en manos de Julián Ercolini, que tiene el caso “Hotesur”. Este último expediente estuvo en sus orígenes en manos de Bonadio, pero la Cámara Federal lo separó porque había mandado hacer pericias sin notificar ni dar participación a los imputados. Después de aquella resolución, y con una oportuna denuncia de Margarita Stolbizer, Bonadio pudo seguir con el mismo tema en el expediente Los Sauces. La defensa de CFK planteó ya había señalado que la causa era un calco de la original que pasó a manos de Ercolini, pero Bonadio siguió hasta procesar a la ex presidenta y su círculo cercano más los empresarios.

Mientras la Sala I de la Cámara Federal analiza las apelaciones a los procesamientos por asociación ilícita y lavado así como la declaración de incompetencia, Bonadio sigue tomando decisiones, como encarcelar a Manzanares.