El PRO se esperanza con el dictamen
Presupuesto en Diputados
Tras una intensa negociación con los gobernadores a los que prometieron obras, el PRO se esperanza con lograr el dictamen en Diputados. La negociación incluyó a Sergio Massa y a Diego Bossio.
El recorte en Ciencia y Técnica, uno de los puntos en discusión.El recorte en Ciencia y Técnica, uno de los puntos en discusión.El recorte en Ciencia y Técnica, uno de los puntos en discusión.El recorte en Ciencia y Técnica, uno de los puntos en discusión.El recorte en Ciencia y Técnica, uno de los puntos en discusión.
El recorte en Ciencia y Técnica, uno de los puntos en discusión. 
Imagen: Leandro Teysseire

El macrismo se esperanza con poder obtener hoy dictamen en Diputados de la Ley de Presupuesto 2017. Luego de una sucesión de derrotas la semana pasada –por el proyecto de obra público-privada y la reforma del Ministerio Público Fiscal–, el PRO se muestra seguro de haber logrado un acuerdo con el massismo y el bloque justicialista. Buena parte de la negociación fue con los gobernadores en el trasfondo. El Gobierno les garantizaría una partida especial de cinco mil millones de pesos del fondo sojero para las provincias y los municipios, además de giros automáticos para cubrir el déficil en las cajas previsionales. 
El oficialismo está confiado en conseguir la firma del dictámen hoy y votar el miércoles y el jueves el Presupuesto 2017. Junto con esta ley se votará la de superpoderes: el macrismo estaba dispuesto a restringir al 10 por ciento del presupuesto la posibilidad de reasignar partidas. Además, volverán a la carga con el proyecto de contrato público-privado, con el argumento de que será clave para asegurarle las obras a las provincias. El proyecto pone al Estado como garante de las deudas que tomen las empresas privadas y ya ha sido comparado con la Ley Dromi de comienzos de los noventas.
Las negociaciones del paquete del presupuesto estuvieron a cargo del ministro del Interior, Rogelio Frigerio; el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; los jefe del bloque del PRO Nicolás Massot, y de la comisión de presupuesto, Luciano Laspina. Sus interlocutores fueron el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, junto al diputado Marco Lavagna y, por parte del bloque justicialista, Diego Bossio. Ellos le garantizarían los votos para aprobar el Presupuesto 2017.
Ayer existía ya un borrador del dictámen que tendría consenso para ser firmado hoy a las 16 en la reunión de la comisión. Se firmaría junto con el de superpoderes. La idea del oficialismo es ponerlo en consideración en una sesión que comenzará el miércoles y, se calcula, seguirá por unas 30 horas hasta el jueves. 
Según trascendió, se negociaron varios puntos en función de lo que reclamaban los gobernadores peronistas. En el encuentro en septiembre en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) habían advertido que si no se modificaba el proyecto, sus legisladore no votarían el presupuesto. Allí estuvieron Domingo Peppo (Chaco), Carlos Verna (La Pampa), Gildo Insfrán (Formosa), Juan Manzur (Tucumán), Lucía Corpacci (Catamarca), Sergio Casas (La Rioja), Sergio Uñac (San Juan) y los vicegobernadores Juan Carlos Arcando (Tierra del Fuego) y José Nader (Santiago del Estero).
Luego de un mes de negociaciones, el gobierno nacional les ofreció incorporar un suma de 5000 millones de pesos para el fondo sojero que se distribuirá de acuerdo a los índices de coparticipación (el 70 por ciento a las provincias y el 30 a los municipios), pero tendrán el requisito de que se utilicen para obras de infraestructura. Con esta oferta, esperan compensar la negativa del macrismo a destinar el 2 por ciento del impuesto a las ganancias para reforzar los ATN y que se distribuya por la ley de coparticipación. 
A la propuesta, le sumaron obras de infraestructura para construir un acueducto en La Pampa, una autopista en Mendoza, rutas en varias provincias y se autorizó al gobierno a utilizar el sistema de contrato público privado –con el que el macrismo volverá a la carga luego del revés de la semana pasada– para permitir la inversión privada.
Acordaron, además, coparticipar 7000 millones de pesos para financiar las cajas provinciales e incorporar una suma de 1.000 millones de pesos para las Universidades Nacionales, que era otro reclamo de los gobernadores.
A cambio, el oficialismo mantuvo en el proyecto sus previsiones macroeconómicas: 17 por ciento de inflación, un dólar a 18 pesos, un déficit del 4,2 por ciento y una deuda estimada en 247.000 millones de pesos. El macrismo acordó incluir 1200 millones de pesos para el área de Ciencia y Tecnología. También se aumentó en 550 millones de pesos  el presupuesto del Sedronar, 40 millones al ministerio de Turismo y dos millones para el museo del Holocausto. Además, la partida del ministerio de de Agricultura sumará 4.500 millones de pesos para destinar a Senasa, economías regionales, y agricultura familiar.
El macrismo insistía, en tanto, con mantener los superpoderes con un límite del 10 por ciento, mientras que sectores de la oposición lo quería reducir al 5 por ciento. “Nosotros estamos trabajando con responsabilidad, de hecho hemos intervenido en el debate en Diputados, recogiendo el interés de los gobernadores. El país necesita presupuesto, sería una pésima señal que el país no tenga una ley de Presupuesto”, aseguró el jefe del bloque del PJ en el Senado, Miguel Pichetto.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ