Hoy comienza la octava edición del Festival CineMigrante, en diversas sedes de la ciudad
Imágenes necesarias para el presente
“Queremos reflexionar sobre lo que está sucediendo hoy”, señala la directora de la muestra, Florencia Mazzadi. Hasta el miércoles 20 podrán verse 78 películas relacionadas con la temática de la migración y los derechos humanos, junto a actividades complementarias.
Generation revolution muestra historias de una nueva generación de activistas black & brown en Londres.Generation revolution muestra historias de una nueva generación de activistas black & brown en Londres.Generation revolution muestra historias de una nueva generación de activistas black & brown en Londres.Generation revolution muestra historias de una nueva generación de activistas black & brown en Londres.Generation revolution muestra historias de una nueva generación de activistas black & brown en Londres.
Generation revolution muestra historias de una nueva generación de activistas black & brown en Londres. 

Desde 2010, el Festival Internacional de Cine y Formación en Derechos Humanos de las personas migrantes, más conocido como CineMigrante, se propone generar un espacio cultural que permita el acercamiento, la profundización, el encuentro y la sensibilización acerca de la temática migratoria. El objetivo es que desde la difusión de la cultura de manera masiva se pueda construir un territorio plausible de conocimiento de otras realidades, vivencias e historias que fortalezcan la plataforma necesaria para el reconocimiento del “otro” y, en consecuencia, el cumplimiento efectivo de los derechos humanos. Luego de haber convocado a más de 42 mil personas en sus siete ediciones anteriores, la 8° edición del Festival CineMigrante se realizará entre el hoy y el 20 de septiembre en diversas sedes de la ciudad, entre ellas la Sala Cine.ar Gaumont, con entrada gratuita. La programación está compuesta por 78 películas de una veintena de países, tres secciones especiales y diversas actividades y mesas de reflexión sobre la temática migrante.

“Dado el contexto internacional, el objetivo de este año es reflexionar sobre algo que venimos trabajando hace mucho tiempo: cómo el sistema actual en determinados países se plantea un tipo de gobierno que reconoce solamente como parte de su identidad a un grupo específico. Y las discusiones en torno al acceso de derechos de personas migrantes o no principalmente tiene que ver con la determinación de esa identidad”, señala Florencia Mazzadi, directora del Festival CineMigrante. “Queremos reflexionar sobre lo que hoy sucede en Estados Unidos con la asunción de Trump y con las manifestaciones fascistas que se observan de ese Estados Unidos blanco, lo que se observa en Francia con la determinación de una identidad francesa que no reconoce a los hijos de las ex colonias, lo que sucede aquí en la Argentina con el recrudecimiento de la violencia institucional a determinados grupos específicos, principalmente migrantes e hijos de la Latinoamérica profunda”, agrega Mazzadi.  

La estructura del festival está compuesta por una competencia internacional, tanto de largometrajes como de cortos, una competencia latinoamericana, otra donde se premiará a la mejor película en torno a la temática de refugiados y solicitantes de asilo. También se compone de la sección central y de las retrospectivas. La sección central es “Las vidas negras importan”. Está curada por la cineasta argentina Andrea Testa (directora de Pibe chorro y codirectora de La larga noche de Francisco Sanctis), la cyberfeminista Diana Mc Carty (EE.UU./Alemania), el director César González (Argentina) y el cineasta e investigador estadounidense Billy Woodberry. Esta sección abordará cómo la violencia institucional en la actualidad es direccionada hacia jóvenes pobres de los suburbios de las grandes ciudades en países donde “la reaparición de gobiernos que instalan modelos de opresión ejercidos desde una tecnología de dominación que legitima un régimen específico de exclusión basado en las determinaciones del racismo”, explica Mazzadi. Al ejemplificar el caso de la Argentina, Mazzadi señala que para hablar del “pibe chorro” al cual se lo estigmatiza en la actualidad “la Argentina trajo 250 años de identidad en discusión, en donde estos pibes y pibas solamente tienen un lugar: las cárceles o vivir en los márgenes del sistema. Y lo mismo sucede con la población afroamericana actual. Por eso traemos esa sección”, anticipa la directora de la muestra.  

Por lo tanto, “Las vidas negras importan” permitirá recorrer de manera transversal desde los últimos asesinatos de jóvenes afroamericanos, la estigmatización de los jóvenes musulmanes en países de Europa como Francia, Inglaterra o la misma España hasta la estigmatización y criminalización de los jóvenes del conurbano bonaerense en Argentina. A su vez, está dividida en dos ejes: uno internacional, denominado “Black Lives Matter. La construcción de la negritud”, que contará con una variada selección de cortos y largometrajes de ficción y documentales. Entre estos se destacan el film colombiano X500, de Juan Andrés Arango que habla de la juventud migrante, la construcción de la identidad propia y la violencia del entorno urbano; el documental Generation revolution, de Cassie Quarless y Usayd Younis (quienes estarán presentes en Argentina), que muestra las poderosas historias de una nueva generación de activistas black & brown en Londres; Jakson, acerca de la práctica del aborto en la juventud afroamericana y I´m not your negro, de Raoul Peck, basado en el manuscrito de James Baldwin, que recorre la historia del movimiento afroamericano en los Estados Unidos y que fue nominado al premio Oscar al mejor documental 2017. El eje local de la sección “Las vidas negras importan” es “La construcción de la villeritud” y se focalizará en la construcción del concepto desde el cine argentino, mostrando las emblemáticas películas Tire dié, de Fernando Birri, y Crónica de un niño solo, de Leonardo Favio, a las que se suman Pibe chorro, de Andrea Testa; Umbral, de Claudio Perrin; Guachines y Qué puede un cuerpo, de Cesar González.

Además de las proyecciones y sus secciones anuales, esta edición contará con una retrospectiva de Billy Woodberry, docente e investigador de la UCLA, quien fue parte en los 70’ del movimiento de cine independiente negro LA Rebellion y es uno de los referentes más importantes del Black Cinema. La muestra ofrecerá las películas de Woodberry como realizador pero también como mentor de nuevas voces. A sus obras autorales se suman los films: Ashes & Embers, de Haile Gerima, donde Woodberry actúa; Red Hollywood, de Thom Andersen y Noël Burch, donde Woodberry es narrador, y Spirit of Rebellion: Black Cinema at UCLA, un documental que relata desde adentro las historias de las/los directores que formaron parte del Black Cinema. Woodberry dictará también una Masterclass sobre Black Cinema para estudiantes de cine (16 de septiembre).

El festival contará en esta edición con una nueva Sección denominada “El mundo precarizado, migración y trabajo”, curada especialmente por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires y la Central de los Trabajadores de la Argentina (CTA). Entre las principales actividades especiales a desarrollarse durante la muestra se encuentran la conferencia “Con mis manos negras hago cine”, en la que participarán los cineastas Cassie Quarless y Usayd Younis (UK), Billy Woodberry, el músico y director francés Abd Al Malik y los mencionados César González y Diana Mc Carty. En la charla “Producción de Cine del Sur” expondrán los productores Pablo Rovito y Verónica Cura, el cineasta y senador Fernando “Pino” Solanas, y el mítico productor suizo Pierre Alain Meier (productor de films de Rithy Pahn, Djibril Diop Mambety y de Solanas, entre otros). Por su parte, Diana Mc Carty coordinará una mesa abierta sobre cyberfeminismo decolonial.

* Programación completa, sedes y horarios: cinemigrante.org

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ