“Nuestra plaza”, del colectivo M.A.F.I.A., ganó el concurso “Gente de mi ciudad”
La calle como lugar de resistencia
El retrato de una familia manifestándose el 24 de marzo es el primero que obtiene un colectivo en el certamen que el Banco Ciudad organiza desde hace dieciocho años. “La foto llama a volver a apropiarnos del espacio público, que es nuestro”, dicen los ganadores.
Los protagonistas de “Nuestra plaza” son Javier, Micaela y su pequeña hija, Celeste.Los protagonistas de “Nuestra plaza” son Javier, Micaela y su pequeña hija, Celeste.Los protagonistas de “Nuestra plaza” son Javier, Micaela y su pequeña hija, Celeste.Los protagonistas de “Nuestra plaza” son Javier, Micaela y su pequeña hija, Celeste.Los protagonistas de “Nuestra plaza” son Javier, Micaela y su pequeña hija, Celeste.
Los protagonistas de “Nuestra plaza” son Javier, Micaela y su pequeña hija, Celeste. 

El jurado del concurso “Gente de mi ciudad” recibió, en la última edición, casi 8 mil fotos. Tras la instancia de preselección, fue unánime la decisión sobre el primer premio: lo obtuvo “Nuestra plaza”, del Movimiento Argentino de Fotógrafxs Independientes Autoconvocadxs (M.A.F.I.A.), por el retrato de una joven familia manifestándose el 24 de marzo, que en su momento fue muy compartido y celebrado en las redes sociales. “Para nosotros es una foto importante, sobre todo en esta coyuntura, en la que estar en la calle está cada vez más complicado. Es una imagen que muestra otra perspectiva, otra energía”, definió a PáginaI12 uno de los integrantes del colectivo. Hasta el 12 de noviembre, los trabajos ganadores, otros destacados y las menciones especiales se podrán ver en una muestra en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti (Avenida del Libertador 8151).

Los protagonistas de la bella y poderosa imagen son Javier, Micaela y su pequeña hija, Celeste. Todos llevan pañuelos celestes en la cabeza. Además, la pareja se cubre con una manta rosa estampada. El está en cuero, ella amamanta a la beba; se nota que hace calor. El sostiene la caña de una bandera. “Se movió mucho la foto. Fue hermoso, porque en la marcha no entablamos un vínculo con ellos: fue un retrato de tantos. Pero, a partir de la circulación, nos empezaron a llamar para hacer notas y contactarlos a ellos. Javier hizo una nota con Diario Registrado. Fue una alegría, porque además de estar contentos con la foto, lo escuchamos a él y nos cayó bárbaro”, detalló el fotógrafo. En aquella entrevista, Javier contó que tiene 21 años, que es changarín, militante de Seamos Libres y vive en el barrio Néstor Kirchner, de Lomas de Zamora. 

“Ahora la calle es un lugar de resistencia. No es casual que se la esté criminalizando, que se esté metiendo miedo. Sentimos que se quiere generar que la gente no salga, que no se encuentre, que deje de reclamar y de preguntarse por Santiago Maldonado, de reivindicar las cosas que haga falta. La foto del 24 de marzo aporta una mirada esperanzadora, con más luz. Celebra el encuentro, el estar juntos, la resistencia. Llama a volver a apropiarnos del espacio público, que es nuestro”, expresó el integrante del Movimiento, quien prefirió que no aparezca su identidad. En funcionamiento desde hace casi cinco años, M.A.F.I.A. firma sus trabajos con estas siglas y no con nombres y apellidos. Un dato importante es que, por primera vez en la historia de este concurso, organizado y promovido hace 18 años por el Banco Ciudad, el primer premio lo consigue un colectivo.

M.A.F.I.A. es un grupo de siete personas que publica sus fotografías en redes sociales y en medios, como Anfibia y Le Monde Diplomatique. “Trabajamos de manera horizontal. No son muchos los ámbitos que acepten colectivos. En el caso de este concurso en particular, veníamos hinchando bastante para que nos dejaran presentarnos. Encaramos una militancia activa para que se abran espacios para colectivos y se fomente su participación”, agregó el entrevistado.

Los ganadores, que reciben un premio en efectivo, se dieron a conocer a fines de septiembre. En orden, estos son los otros trabajos premiados en la XVIII edición: “Llueva en mí”, de Constanza Portnoy; “Recicladores de la 31”, de Diego Spiteri; “Ruedas”, de Justina Soulas; y “El mayordomo de la torre”, de Adrián Suárez. Los ejes temáticos del certamen son geografía de la ciudad y aspectos o costumbres sociales comunes a la identidad porteña. El jueves pasado, tras el acto de premiación, quedó inaugurada la muestra que expone, en el C.C. Haroldo Conti, las fotos ganadoras, las menciones y otros materiales. Según un comunicado, el concurso busca “estimular, premiar la creatividad y propiciar producciones artísticas independientes”.

El jurado estuvo integrado por Viviana Damelia, Marcela Heiss, Nicolás Janowski, Carlos Bosch, Rafael Calviño, Miguel Harte y Helen Zout. Heiss es, además, la impulsora de esta iniciativa a fines de los noventa y su organizadora. “La foto ganadora es casi bíblica. Resume muchísimas cosas. No hubo dudas con este primer premio, y rara vez pasó eso”, dijo a este diario. Sobre los materiales recibidos, analizó: “Este año, particularmente, hubo muchísimas fotos de marchas en plazas. Es algo para destacar. Muchas manifestaciones sociales. Y recibimos muchas en blanco y negro”.

“Entre las premiadas hay diversidad. Como el primero, el tercer premio es claramente social”, agregó Heiss. La foto de Spiteri muestra a un hombre transportando cartones en la villa 31. Un hombre sin brazos ni piernas debajo de la lluvia; un niño al que no se le ve el rostro, recostado sobre dos ruedas; y un mayordomo de espaldas contemplando la ciudad desde una torre son las otras imágenes distinguidas.