El intendente -Andrés Watson- junto al ministro de Infraestructura y Servicios Públicos bonaerense -Gabriel Katopodis- presentó este mediodía a las familias del barrio el flamante establecimiento destinado a la atención integral de las infancias en calle 1552, entre 1523 y 1525. 

El Jefe Comunal valoró “la gestión encabezada por el gobernador Axel Kicillof, ocupada de manera permanente en mejorar la calidad de vida a la ciudadanía”. En ese instante, anunció: “La Provincia asumió el compromiso de culminar los cuatro CDI paralizados por el presidente Javier Milei”. 

La máxima autoridad distrital ponderó “la generación de espacios acordes para los primeros pasos en las trayectorias pedagógicas”. Priorizó “la igualdad de oportunidades, sin importar ninguna condición” y marcó como “primordial continuar en la ampliación de derechos para todos y todas”. 

El integrante en el gabinete provincial relató el devenir de una obra que “a partir de diciembre del año pasado, por determinación del actual gobierno nacional, quedó frenada al 70%”. “El destino indicaba una estructura vacía, usurpada, abandonada. Una ilusión de vecinos y vecinas que no podría concretarse. Sin embargo, decidimos su finalización. Porque ustedes lo merecían”, sumó. 

La coordinadora de la institución, Sara Benítez, agradeció a las autoridades por “hacer realidad el sueño que inició mi mamá quien, mientras colaboraba en la zona, observó la necesidad de tener un jardín de infantes”. “Fue una lucha diaria, constante, que con el tiempo dio frutos. Los pequeños y las pequeñas de ayer crecieron para ser las madres y los padres de hoy”, expresó. 

No había bullicio, solo miradas de sorpresa: tanto los juegos como las aulas cobraron vida al recibir a los y las protagonistas, las razones por las cuales edificar el inmueble. De escoltas, los seres queridos que retrataban en cada video o imagen un recuerdo muy especial. 

Perla tenía agarrado a su mano a quien describió como “mi bebé”. “Me sentí orgullosa. Después de casi dos décadas, volví a pasar este momento”, narró la mujer conmovida por apostar a agrandar su familia.  

Sonia consideró “lo mejor” empezar en un nuevo sitio, principalmente por su chiquita, que “estaba muy ansiosa, levantada desde las cinco de la mañana por la felicidad”. 

Estipularon una matrícula con 70 cupos en un edificio con una superficie total de 290 m² que contempló: lactario, una sala de deambuladores y otra para niñeces de 2 a 4 años; administración, cocina, depósito, sanitarios diferenciados y patios. 

Previeron reanudar las construcciones en Pico de Oro, Bosques Norte, Pista de Trote e Ingeniero Allan, en el predio de “Convivencia”.

Estuvo la secretaria de Desarrollo Social -Laura Vivas- junto al titular de Obras, Servicios Públicos, Ambiente y Planificación Urbana -Diego Trejo-.