El consumo masivo cayó 14,5 por ciento interanual en mayo y 3,1 por ciento respecto al mes anterior, anotando así la sexta caída consecutiva desde diciembre de 2023. Según el relevamiento de la consultora especializada Focus Market, el deterioro del consumo fue menos pronunciado que en los meses anteriores pero empezaron a detectarse conductas especulativas en base a precios que son características de ciclos muy recesivos. Asimismo, la inflación en mayo fue de 2,4 por ciento mensual en este rubro, liderada por los segmentos de bebidas, cosmética y golosinas.

“Las paritarias comienzan a ser positivas frente a la variación de precios de la economía desde abril y en mayo el congelamiento de tarifas de servicios públicos, más medicina prepaga, dieron un poco de oxígeno al bolsillo de los argentinos, que pudieron derivar un poco más de su ingreso a la compra de bienes básicos”, señaló Damián Di Pace, director de Focus Market. De esta forma, entendió que la caída en el consumo del 14,5 por ciento interanual en mayo haya sido menos intensa que en meses anteriores.

En abril el consumo masivo perdió 20,4 por ciento; en marzo, 19 por ciento; en febrero, 13,4 por ciento en febrero; en enero, 18,3, y en diciembre había retrocedido 8,4 por ciento contra igual mes del año anterior.

La consultora realiza un relevamiento de ventas en 756 comercios en todo el país a través del sistema Scanntech, es decir, un lector de código de barras. Así, advirtió que la cantidad de unidades por ticket aumentó 1,6 por ciento intermensual en mayo, hasta 4 productos por ticket, lo cual es una señal positiva (si bien en la comparación interanual este indicador sigue 9,4 puntos debajo).

A su vez, respecto de las especulaciones por precio, Di Pace señaló: “La percepción de los argentinos es que ante una caída del consumo, el precio pagado hoy puede ser menor mañana, ya que se puede conseguir a un menor nivel de precio las diferentes categorías de familia de bienes por oferta, promoción y descuento”. Este es un argumento propio de períodos recesivos, más aún, propios del fenómeno de deflación que caracteriza a esos períodos: retrasar consumo hoy porque mañana esos productos estarán más baratos. Este comportamiento, desde ya, agrava la recesión.

Cabe mencionar que también las ventas minoristas pymes medidas por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) retrocedieron 7,35 por ciento interanual en mayo, repitiendo la caída registrada en abril y acumulando en lo que va del año una retracción de 16,2 por ciento. 

Las deflaciones en el rubro de alimentos se observaron en productos como el azúcar con una baja en el precio del 3,6 por ciento, las harinas un 0,8 por ciento y los aceites de 0,6 por ciento, según Focus Market enfocando en los principales cinco centros comerciales. La desaceleración en la variación de precios en el rubro de consumo masivo empezó a registrarse a partir de marzo, de acuerdo a esta consultora. Algunos productos disminuyen por las ofertas o promociones y otros a correcciones puntuales.

Para el total de la canasta de consumo masivo relevada por Focus Market en mayo la inflación fue de 2,4 por ciento mensual, siendo el grupo de las bebidas el que registró el mayor aumento de precios 9,1 por ciento. En segundo lugar se ubicaron los artículos de cuidado del calzado con un aumento de 7,8 por ciento, seguido de cosmética 7 por ciento, golosinas 6,5 por ciento y cuidado capilar, de la ropa y lácteos 6,2 por ciento

El estudio mostró también que la performance en las ventas según el tamaño de punto comercial varía. “El formato de tienda grande presenta una mayor caída de consumo contra mes el anterior con un 5,1 por ciento de variación (un ticket promedio de 6.552 pesos y 4 unidades por ticket), mientras que en los supermercados de tamaño mediano retrocede solo un 0,2 por ciento (con un ticket promedio de 5.113 pesos y 3,5 unidades por ticket)”. En los locales de cercanía la reposición de artículos actúa por goteo a medida que aumenta el ingreso disponible para comprar, pero pierde efecto en las grandes superficies, donde las compras ganan por promoción, ofertas y descuentos.

Finalmente, respecto del consumo en el mes en curso, el director de la consultora sostuvo que “si bien el aguinaldo debería generar un alivio al bolsillo para los argentinos, mientras el año pasado el stockeo en el supermercado y la colocación de sus pesos a 30 días en un plazo fijo era la opción más elegida, hoy está entre la decisiones menos valoradas para el uso del salario anual complementario”, de modo que podría continuar la merma en la caída del consumo masivo.