El gobierno argentino le informó a Brasil que ingresaron al país unos 40 bolsonaristas condenados a más de diez años de prisión por el asalto a los tres Poderes, en Brasilia, en enero de 2023. Se trata del listado de los que entraron legalmente a la Argentina, pero, según parece, el total de los que ingresaron al territorio nacional son 86 o aún más. Significa que unos 50 se metieron a la Argentina de forma irregular, en baúles de autos, con documentos falsos o cruzando por distintas vias sin pasar por Migraciones. La nómina de esos 40 fue enviada por el gobierno de Luis Inacio Lula Da Silva al Superior Tribunal Federal de Brasil (STF) y todo indica que la Corte Suprema de ese país librará órdenes de captura internacionales y pedidos de extradición. 

Algunos de los prófugos bolsonaristas pasean por Plaza de Mayo, alardean con su presencia, y le dan notas a los medios de su país. La lógica indica que se ingresa ahora en un largo proceso en el que el gobierno de Javier Milei pondrá todos los obstáculos posibles para que los seguidores de sus amigos, Jair y Eduardo Bolsonaro, continúen en la Argentina sin ser molestados.

La cuestión de los prófugos brasileños tiene distintos niveles:

  • A Brasil se le informó cuántos y quiénes son los que ingresaron oficialmente a la Argentina. Unos 40.
  • La cifra no incluye los que entraron de manera clandestina.
  • En principio, una cifra creíble se acerca a 100, del total de 143 que huyeron de Brasil. Como adelantó Página/12 en exclusiva, Brasil le preguntó a la Argentina cuántos de los 143 prófugos cruzaron hacia nuestro país. 
  • El diario Clarín mencionó 86, que son los que habrían pedido refugio a la Comisión Nacional de Refugiados (Conare). En esa cifra no estarían más o menos 10 que entraron a la Argentina y después se fueron. Por lo tanto, la cifra real de los prófugos que llegaron a Argentina serían cerca de 100.
  • Brasil se mueve con la cifra informada por la Cancillería, esos 40, porque no puede preguntar cuántos pidieron refugio. Según la ley argentina el pedido de refugio es confidencial.

El asalto a los tres Poderes, el 8 de enero de 2023, equivaldría en la Argentina a un asalto a la Casa Rosada, el Palacio de Justicia y el Congreso. Los bolsonaristas pretendían desconocer el resultado electoral por el cual Lula había derrotado a Bolsonaro, algo que habían anticipado casi todas las encuestas. Aún así, copiando el asalto al Capitolio protagonizado por los adherentes a Donald Trump, los ultraderechistas se lanzaron a una tentativa de golpe de estado. El Supremo Tribunal ya condenó a unos 200, con penas superiores a los 10 años de prisión. A la mayoría, como medida cautelar, se le pusieron tobilleras electrónicas, pero una parte de los 143 que huyeron rompieron esas tobilleras y cruzaron por las distintas vias. Hay prófugos también en Uruguay y Paraguay, según parece.

Cuando una persona pide refugio a la Conare, se le concede una especie de refugio provisorio, mientras se lleva adelante el trámite. La Conare tiene cinco intergrantes: uno de Cancillería, uno de Interior, uno de Justicia, uno de Desarrollo Social y uno del desaparecido Inadi. Y, además, cuenta con miembros con voz y sin voto de organismos no gubernamentales, como el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados o alguna ONG dedicada al tema. 

En realidad el gobierno -de acuerdo a la ley- podría expulsarlos in límine, porque la norma establece que existe esa posibilidad cuando esos extranjeros hayan participados de actos contra la paz. Es evidente que los bolsonaristas encajan en esa definición. Sin embargo, parece evidente que Milei no se inclinará por esa alternativa por su sintonía ideológica con Bolsonaro.

Todo hace pensar que el proceso será largo, larguísimo, y se le dará vuelvas y más vueltas. Habrá pedidos de asilo, judicialización, y un camino largo. Políticamente largo.