Eduardo Valdés aseguró que debe construirse un puente entre el PJ y el kirchnerismo para volver a ser gobierno
Solo unidos triunfaremos

“Con Perón no nos alcanza, pero con Néstor y Cristina tampoco”, apuntó el diputado del Parlasur y dirigente del Partido Justicialista en la Ciudad de Buenos Aires, Eduardo Valdés, parafraseando al ex presidente Néstor Kirchner. Con esas palabras lanzó un nuevo llamado a la búsqueda un programa común para el arco peronista de cara a las elecciones de 2019. Una cohesión necesaria dado que, según el dirigente, para enfrentar a Cambiemos va a ser necesario “construir ese puente entre quienes se referencian en Perón y no en Cristina y Néstor, y los que se referencian en Cristina y Néstor y no en Perón”.

“No nos podemos dar el gusto de masacrarnos entre nosotros si el pueblo está sufriendo”, dijo durante su convocatoria a la unidad durante el programa “Incorregibles”, de FM Boedo. Además, Valdés agregó que "si vemos que el pueblo está sufriendo tenemos que plantearnos objetivos que podamos cumplir porque en 2019 tenemos que ser alternativa de poder, alternativa de gobierno. Tenemos que ver por qué perdimos las últimas tres elecciones porque no podemos perder la próxima”. De este modo se refirió Valdés, quien desde 2015 es miembro del Parlamento del Mercosur por el Frente para la Victoria, a las tres elecciones consecutivas en las que el bastión peronista que representa la provincia de Buenos Aires se quedó sin la victoria. Las derrotas de 2013, 2015 y 2017: la primera ante Sergio Massa, la segunda frente a María Eugenia Vidal y Mauricio Macri, y la tercera ante Esteban Bullrich en las legislativas del 22 de octubre último.

Designado embajador ante el Vaticano por Cristina Fernández en 2014 en reemplazo de Juan Pablo Cafiero, Valdés puntualizó: “Me parece que no hay peronismo sin kirchnerismo, ni kirchnerismo sin peronismo. Pero tenemos que ampliar la cancha, ver cómo buscamos a quienes no compartieron los últimos años el espacio con nosotros. Al menos ese es el desafío que yo me impongo”.

Eduardo Valdés propuso como modelo a seguir el proceso de fusión que tuvo lugar en la Ciudad de Buenos Aires en las últimas elecciones, “donde hubo un gran diseño de las Paso”. Por otro lado, fue muy crítico del cruce de mensajes públicos: “Si insulto en público, no puedo dialogar en privado”, dijo Valdés. “A veces hacer un silencio público para después hacer diálogos reservados entre las personas que tenemos ganas de tuitearla públicamente es mucho más importante”, expresó en una probable alusión a la carta abierta publicada el miércoles pasado por Aníbal Fernández en la que planeó sus cuestionamientos a quienes secundaron a CFK en las PASO y en las últimas parlamentarias. En ese texto ex Jefe de Gabinete criticó que la estrategia electoral de Cristina Fernández haya optado por eludir al peronismo y que no defendiera a los ex funcionarios que quedaron detenidos sin condena, Julio De Vido y Amado Boudou. En esta línea Valdés recomendó: “No creo que ayude mucho pelearnos con quienes tenemos que reconvocar para lograr un objetivo. Hay tiempo para dialogar en privado y después hacerlo público”.

Según el dirigente peronista porteño, “hoy más que nunca se necesita que los dirigentes del Justicialismo tengan un diálogo abierto con la sociedad, no me gusta la pelea de sección electoral contra sección electoral porque no me gusta el peronismo bonaerense reducido a una sección electoral, sea la Tercera, la Primera; como tampoco me gusta en la Ciudad el peronismo reducido a comuna 1 contra comuna 5. Tenemos que articular un discurso que integre a la sociedad”.

“No tengo duda de que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner es quien más ha hecho por los jubilados”, destacó para luego añadir que, sin embargo, "la tercera edad no nos votó en la última elección ¿qué está pasando con nuestro discurso, nuestra forma de practicarlo y con la incidencia mediática en la tercera edad? Eso lo tenemos que analizar y tenemos que poner dirigentes que puedan ser escuchados por esos sectores”.

Por otra parte, el diputado del Parlasur le reclamó al Gobierno nacional que no presione para que salga la reforma laboral antes de que asuman los nuevos legisladores. “No me gustaría que se manche de nuevo la institucionalidad democrática por hacer todo a las corridas como paso en aquel año 2000 porque no quieren que esté tal o cual senador en el recinto”, dijo Valdés, quien en la misma línea que el dirigente gremial Pablo Moyano, comparó la reforma laboral que impulsa la alianza Cambiemos con la tristemente célebre Ley Banelco -Ley 25.250-. “Una ley de estas características tiene que tener su tiempo de discusión, tenemos antecedentes más que suficientes para decir que esto no se puede hacer a las corridas, estamos discutiendo los derechos laborales”, concluyó.