El moyanismo, sectores de la CGT y las CTA marcharán el miércoles contra el proyecto del Gobierno
Una movilización contra la reforma
Pese a la decisión de los senadores del PJ de postergar el tratamiento, un sector del sindicalismo resolvió marchar al Congreso para manifestar su rechazo total a las tres reformas que propone el gobierno de Mauricio Macri.
Pablo Moyano, Sergio Palazzo y Hugo Yasky participaron ayer del encuentro en la Federación Gráfica.Pablo Moyano, Sergio Palazzo y Hugo Yasky participaron ayer del encuentro en la Federación Gráfica.Pablo Moyano, Sergio Palazzo y Hugo Yasky participaron ayer del encuentro en la Federación Gráfica.Pablo Moyano, Sergio Palazzo y Hugo Yasky participaron ayer del encuentro en la Federación Gráfica.Pablo Moyano, Sergio Palazzo y Hugo Yasky participaron ayer del encuentro en la Federación Gráfica.
Pablo Moyano, Sergio Palazzo y Hugo Yasky participaron ayer del encuentro en la Federación Gráfica. 

La decisión del bloque de senadores del PJ-FpV de postergar el tratamiento del proyecto de reforma laboral no detuvo la protesta sindical. El próximo miércoles el moyanismo, una serie de regionales de la CGT, las dos CTA, la Corriente Federal de los Trabajadores y organizaciones sociales se movilizarán hasta la sede del Senado para manifestar su rechazo total, además de la laboral, a la reforma previsional y fiscal que el gobierno acordó junto a los gobernadores y que los senadores del peronismo más amigables con el oficialismo avalaron con una mínima modificación en el cálculo de la actualización de los haberes jubilatorios.

Ayer, este sector se reunió en la sede de la Federación Gráfica Bonaerense y decidió concentrarse en la plaza del Congreso el próximo miércoles a partir de las 15 para “rechazar los proyectos de ley que representan un feroz ajuste sobre los trabajadores, jubilados, pensionados, beneficiarios de programas sociales, pymes y economías regionales”. Los dirigentes gremiales también reclamaron, a través de un corto documento, que los legisladores de ambas cámaras “no convaliden con su voto este despojo a los sectores populares”.

Participaron del encuentro por la CFT, además del dueño de casa Héctor Amichetti, Sergio Palazzo (bancarios), Walter Correa (curtidores), Vanesa Siley (judiciales). Pablo Moyano no sólo estuvo como secretario adjunto de Camioneros sino también como secretario Gremial de la CGT y lo acompañaron dirigentes de sindicatos cercanos como canillitas y peajes, entre otros. En tanto que por la CTA de los Trabajadores estuvo Hugo Yasky y representantes de la CTA Autónoma que conduce Pablo Micheli, quien se encuentra en el Vaticano participando de un encuentro de sindicatos internacional. También estuvieron dirigentes de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT) y Daniel Catalano de ATE Capital. 

El dato relevante es que también participaron, y serán parte de la marcha, las regionales de la CGT de Tierra del Fuego, Río Negro, San Martín, San Lorenzo, la de Merlo, Moreno y Marcos Paz y la de Zona Norte, estas tres últimas de la provincia de Buenos Aires. También anunciaron su presencia el Movimiento Obrero Santafesino y el de Rosario que hace unos días estuvieron reunidos con la senadora electa Cristina Kirchner. Es probable que se sumen otras organizaciones sindicales como la UOM Quilmes cuyo referente es Francisco “Barba” Gutiérrez, a la sazón secretario de Interior de la CGT.

La masividad de la movilización, que para el senador Miguel Pichetto representa la ausencia de una posición homogénea por parte de la central obrera y que por eso suspendió el debate de la reforma laboral, también servirá a modo de acicate para la conducción de la CGT, a quien le reclaman que desconozcan incluso las modificaciones acordadas con el gobierno en el texto de la reforma laboral. La protesta también puede servirles a este sector para que el triunvirato que integran Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, retomen el cuarto intermedio del Comité Central Confederal (CCC) para que allí se elabore un plan de lucha.

Por ahora, los triunviros confirmaron que el lunes se reunirá la mesa chica de la CGT en la sede de UPCN que podrían convocar al Consejo Directivo, el espacio que tiene la autoridad para decidir que se reinicie el CCC. Por ahora, desde el Vaticano, Schmid y Daer se concentraron en rechazar la reforma previsional y sobre todo la nueva fórmula para calcular la movilidad jubilatoria que aportó Pichetto.