Rossi adelanta la posición que asumirá el bloque del FpV-PJ a partir del 10 de diciembre
“Vamos a hacer una oposición severa ideológicamente”
El santafesino que conducirá la principal bancada de la oposición adelanta que buscará acordar con los otros bloques opositores un freno a las reformas que impulsa el Gobierno. Advierte que los diputados no pueden avalar cambios que perjudican al pueblo que representan.
Rossi afirmó que la vicepresidencia de Diputados le corresponde a Gioja en representación de la oposición.Rossi afirmó que la vicepresidencia de Diputados le corresponde a Gioja en representación de la oposición.Rossi afirmó que la vicepresidencia de Diputados le corresponde a Gioja en representación de la oposición.Rossi afirmó que la vicepresidencia de Diputados le corresponde a Gioja en representación de la oposición.Rossi afirmó que la vicepresidencia de Diputados le corresponde a Gioja en representación de la oposición.
Rossi afirmó que la vicepresidencia de Diputados le corresponde a Gioja en representación de la oposición. 
Imagen: Alberto Gentilcore

Agustín Rossi volverá a presidir el bloque de diputados del Frente para la Victoria (FpV-PJ) tras el recambio legislativo del 10 de diciembre. El diputado santafesino sostiene que su bancada contará con “más de 65” legisladores y defenderá la continuidad de José Luis Gioja en la vicepresidencia de la Cámara baja –que Cambiemos quiere para el oficialismo– “en representación institucional de toda la oposición”: “Queremos ser una oposición responsable institucionalmente y una oposición severa ideológicamente” para construir “una alternativa democrática” distinta al macrismo, sostiene. Rossi apuesta a acordar propuestas comunes con todos los bloques de la oposición para “tener capacidad de bloqueo” a las reformas de Gobierno que “perjudican a los trabajadores y el pueblo argentino” y “generar iniciativas parlamentarias propias”, y que el Congreso no esté atado solo a la agenda oficialista como sucede ahora. 

“Como hicieron históricamente los gobiernos de derecha, ajustan sobre el más débil, en este caso a los jubilados y pensionados”, dijo a PáginaI12 sobre la reforma previsional de Cambiemos, que llega a la Cámara baja con media sanción del Senado. “Los diputados somos representantes de los pueblos de las provincias, claramente perjudicados por esta reforma.  Espero que cada uno de los diputados, independientemente del bloque al que pertenezcamos, tengamos clara consciencia de para qué nos han elegido”, afirmó para diferenciarse de los senadores que votaron la reforma jubilatoria.

–Antes fue jefe de la bancada de Gobierno y ahora del principal bloque de oposición. ¿Cómo toma esta nueva etapa?

–Estoy plenamente consciente de la responsabilidad que me toca asumir. Vamos a ser el bloque opositor más importante, de hecho en términos individuales seguimos siendo el bloque que más diputados tiene, más que el PRO, la UCR y la CC. Lógicamente que como Cambiemos el oficialismo tiene números superiores a nosotros. Trataremos de darle representación institucional a todos aquellos argentinos que no comparten este modelo de país. 

–¿Cómo se posicionará el bloque frente al Gobierno?

–Nosotros debemos ser una oposición responsable institucionalmente, porque debemos defender el Congreso y en eso estamos totalmente comprometidos. Y queremos ser una oposición severa ideológicamente porque creemos que en la Argentina tiene que haber una alternativa democrática que esté conformada por aquellos que expresemos un proyecto distinto del que representa Cambiemos.

–¿Cómo se plantean para frenar el paquete de reformas?

–Trataremos de trabajar en conjunto con los bloques opositores para tratar de conjugar posiciones comunes sobre estos temas. En la mayoría de ellos nosotros tenemos una mirada crítica, fundamentalmente en lo que es la reforma previsional, que perjudica al conjunto de los argentinos y los trabajadores y no solo directamente a los jubilados y pensionados, a quienes reciben la Asignación Universal por Hijo, los que tienen pensiones no contributivas, a los ex combatientes de Malvinas. La fórmula de movilidad que plantean le va a ser perder todos los años poder adquisitivo a las jubilaciones. También genera problemas al conjunto de los trabajadores porque con esto de que sea opcional la jubilación a los 70 años se va a generar una situación que llegado los 60 ó 65 años la tasa de sustitución, es decir la referencia entre el pasivo y el activo (entre el último salario y la asignación jubilatoria), va a se tan baja, alrededor del 50 por ciento, que nadie va a querer jubilarse y va querer trabajar hasta los 70 años. Lo que además genera una complicación mayor para el empleo juvenil, que seguramente va a aumentar porque los puestos de trabajo van a estar ocupados otros 5 y 10 años más.                

–Una situación que para el sistema previsional se agrava con la reforma impositiva que reduce los aportes patronales.

–Está claro que hay un desfinanciamiento del sistema provisional, con la baja de los aportes previsionales y la baja del 10 por ciento del Impuesto a las Ganancias a las empresas y no compensado con el traspaso de lo recaudado por el Impuesto al cheque a la Anses. Y la solución, como hicieron históricamente los gobiernos de derecha, es ajustar sobre el más débil, en este caso a los jubilados y pensionados. 

–¿Cómo podrá articularse esa resistencia en la Cámara baja si en el Senado quienes responden a gobernadores peronistas y ex aliados kirchneristas –como santiagueños y misioneros– votaron la reforma alineados en el acuerdo con el Gobierno?

–Me parece que hay que tener una mirada puesta en la manda constitucional. Los senadores son representantes de las provincias, los diputados de los pueblos de las provincias. A mi criterio, el discurso de que ‘mi gobernador firmó un acuerdo fiscal que favorece a mi provincia’, tiene mucho menos fuerza en un diputado que en un senador. Como diputados tendremos que asumir que representamos a los pueblos de las provincias, que como dije anteriormente, están claramente perjudicados por esta reforma. Espero que cada uno de los diputados, independientemente del bloque al que pertenezcamos, tengamos clara consciencia de para qué nos han elegido. 

–No será fácil con un peronismo divido en al menos en tres bancadas distintas y una de ellas, el Bloque Justicialista, alineado con los gobernadores.

–Debemos hablar con todos los bloques opositores. Se trata de ver de qué manera podemos lograr los acuerdos con todos aquellos con los que tengamos miradas similares, para tener ante determinadas iniciativas la posibilidad de tener capacidad de bloqueo y en otras de generar iniciativas  propias. 

–¿Cuántas bancas conservaría el FpV-PJ?

–Arriba de 65, aunque todavía hay algunos compañeros diputados que restan definir si van a ser parte de nuestro bloque o no.

–¿Cómo ve que el esfuerzo que hacen en la Cámara baja para mantener unido el bloque no se replique en el Senado, donde la llegada de Cristina Kirchner a una banca podría terminar con la fractura de la bancada?

–Habrá que ver qué es lo que pasa en el Senado, no he escuchado opiniones ni hechos que certifiquen eso. No me quiero adelantar, no soy senador y tampoco tengo información certificada de lo que pasa allí.  

–En Diputados Cambiemos considera que le corresponde también la vicepresidencia primera de la Cámara y quiere desplazar de ese lugar a su bloque ¿Qué harán?

–Durante dos años la vicepresidencia primera la ejerció José Luis Gioja, en representación de nuestro bloque y de todos los bloques opositores. Me parece un equivocación enorme que Cambiemos quiera quedarse con la presidencia y la vicepresidencia primera. Si se respetara a rajatablas el reglamento de la Cámara estaríamos en condiciones de solicitar la presidencia del cuerpo. Sabemos que esto no es así, que no corresponde a la realidad política en la que Cambiemos debe continuar presidiendo la Cámara, esto no lo cuestionamos. Pero por lo que significa la representación institucional corresponde que Gioja, que es nuestro candidato, siga ocupando ese lugar y es lo que nosotros vamos a defender.